ABUSAR EMOCIONALMENTE DE MI MAMÁ COMO FORMA DE AMOR FILIAL

13507204_10157055902530652_7696201025735049976_n

BY GUILLE COPEZ

El otro día, mientras hacíamos (una hora de) tiempo, con mi mamá, para escuchar la sentencia y prognosis del médico especialista cuya intervención, le prolongará la vida a mi mamá y también, dicho sea de paso, mi estadía en Buenos Aires, pude comprender, al menos en parte, cierta razón en las acusaciones de abuso que Vera Fogwill hiciera sobre mi para con mi madre. Digo esto porque de pronto la mujer cuya vida está, diga lo que diga la ciencia, en juego, estaba, en esos momentos preocupada por mi estado de ánimo cuando, en realidad, hubiera debido ser a la inversa. No conforme con la situación fuí por más haciendo una suerte de berrinche implosivo que en ese contexto es lo que más me acerca a la Arcadia de mi relación filial. Fue en ese momento en el que mi cuenta que mucha de la culpa y extorsión que yo ventilo, en forma de acusación, está dentro mío al punto de haberse cristalizado en el modo en el que yo le pongo el pecho a la adversidad.

910bc319b6e8c49bea96356821c6c59d

Todo esto es mucho más complejo y contradictorio de lo aparente ya que el modo en el que yo parezco mantener la vigencia de la arcádica relación con mi madre es invocando un pasado que ya no está y que, posiblemente, nunca existió y cuyo duelo todo hijo realiza cuando sus padres dejan de ser la fuente y oráculo de todas las soluciones. Cuando la relación ‘natural’ se invierte, nosotros hacemos el duelo de nuestros padres pero como ante toda muerte, primero viene la negación y luego la bronca. Es en esa bronca donde yo me siento cobijado por el amor. Es esa bronca encendida por la culpa en la que yo hice mi nido. Así de paradójico. Es posible que una observadora sagaz como Vera Fogwill advirtiera eso y se equivocara al reclamar un amor que no le correspondia ni siquiera, si ella, como quizá pensó, fuera la nuera. El amor que la nuera reclama del hijo de su madre nunca es justo y si, para colmo, el hijo es gay, el callejón no tiene salida.

Pero los traumas deben atravesarse y nunca evadirse. Fue entonces, durante esa hora de espera y en medio de este scrum emocional que mi amiga Gaby me mandó un mensaje de Whassap preguntándome cómo estaba. Le conté lo que me pasaba y la imposibilidad de ponerme emocionalmente a disposición de mi mamá por la simple razón de que no podía poner a un lado mi bronca, es decir mi Ego. Gaby fue tajante y dijo: ‘Rodrigo, abrazala ya y no la sueltes hasta que sientas’. Mi reaccion inmediata fue de rechazo y pensé: ‘Qué ridiculés’. Sin embargo, las palabras ‘Hasta que sientas…’ explotaron muy pero muy cerca del centro de opraciones. La decoración despojada y fría del lugar no ayudaban a un encuentro de ese tipo. Le dije: ‘No sé si puedo’. Lo de Gaby ahí fue una orden y dijo; ‘No pienses y hacélo’. Y lo hice. Al principio fue retórico. Mis brazos formando una ‘A’ agarrando las costillas de mi madre. Ella sorprendida y lista para usar un cuerpo que comienza a rechazarla para rechazarme. Si bien yo intelectualmente entendia la necesida de sentir, mi mamá fue quien primero lo sintió físicamente y no me soltó.  Duro tres segundos de reloj y creo que hasta las piramides se reconstruyeron en ese lapso. Luego vino el diagnostico y la certeza de que mi tarea aquí recien empezaba.

Lo cierto es que yo no sé como manejar mis sentimientos. Cuando surgen suben como lava y es ahī cuando tengo que frenarlos, descreyendo. La locura de Vera es muy funcional para mi tradicional mecanismo de rechazo a los amigos.  Su daño no tiene que ver con el hecho en sí sino en ese incipiente trabajo de abrirme al amor de otros. Una isla que quiere irse a su isla lo antes posible. Proximo ciudadano britanico, tanto literal como metaforicamente es el aislamiento. El Cañetexit que, como en el caso de mi pais de adopcion, esperemos que nunca ocurra. J A T

SI NO VISTE MI CHARLA CON EL ARTISTA VANDALIZADO POR MILO LOCKETT, ESTA ES TU OPORTUNIDAD

loveartnotpeople