AMALIA AMOEDO Y SU VISION DE SÍ MISMA COMO ALGO INEXISTENTE EN LA REALIDAD, SALVO POR LA BIJOUX

amalia_amoedo_1_1_.jpeg

Amalia Amoedo, nieta de Amalita y heredera del imperio de su difunta tía, tiene algo positivo para el mundo del arte local y eso es dinero y capacidad de mecenazgo. Los artistas, por lo general, hablan bien de ella porque es simpática y con su museo familiar y poder económico colabora con sus pares para también garantizarse un lugar entre ellos. El problema es que, como artista, la vision de Amoedo oscila entre la escenografía y un tipo de simbologia que es impuesta como un acto de autoridad (‘porque yo puedo’) sobre el espectador. Dicho en otros terminos, en sus objetos Amoedo nos impone una lectura sin darnos la mas minima posibilidad de re-elaboracion. Esta inclusion de sus colegas (mediante mecenazgos varios) y exclusion del publico (dandole la espalda) nos llevan a preguntarnos por qué hace arte esta señora?

Sin ir mas lejos, hace una semana se inauguró su última muestra ‘Vestales’ en la Wynwood  Gallery de Miami. Alli dos esculturas de unicornios en diferentes colores fueron colocadas en la galleria con una carpa de circo en el medio. Algunos de los unicornios tiene bijouterie y todos son dorados y vienen con peluca. Son autorretratos?  Desde ya, esto genera un tipo de confusion que solo puede ocurrir cuando objetos de costosa manufactura son presentados de manera kitsch sin ningun valor conceptual. Digo esto porque, según la gacetilla de prensa, ‘la artista explora temas intimos con los que ha venido luchando desde hace tiempo’ y agrega: ‘Los unicornios representan los signos del zodiaco y sus poderes cosmicos’. La referencia a las ‘vestales’ (sacerdotisas de Vesta, diosa de la tierra en la mitologia romana) refuerza un tipo de lectura esoterica que no podría ni debería excluir una lectura de los unicornios como los apóstoles o los meses del año. Para el curador de la muestra, la disposición de los doce unicornios ‘inyecta en el espacio una esencia de pureza y virtuosidad’. Sin embargo, no hay nada que visualmente nos permita concluir que ‘una esencia de pureza y virtuosidad’ es inyectada. Mas bien lo que estos unicornios dorados con pelucas variopintas transmiten es un uso irrestricto de ciertos elementos infantiles como el circo y el unicornio transformados mediante la prepotencia del dinero en reclamos grandilocuentes de sabiduría. Esta muestra hace agua por donde se la mire y lo que voy a decir a favor de la Amoedo es que bajo unos kilitos y le queda bien. J A T

MIRÁ LA CAÑECHAT CON ROLI BELINDA


LOVEARTNOTPEOPLE