ARGENTINA FESTEJA SU BICENTENARIO CON UN ACUERDO CORPORATIVO CON LA REACCIONARIA CLASE MEDIA PARA PERPETUAR SU ADOLESCENCIA (A COSTA DE LOS POBRES)

interpretacion-Tucuman-bloquecitos-Nora-Iniesta_CLAIMA20160524_0359_28

La lectora Sol acaba de expresar su alegria porque el Macrismo este considerando como reemplazante de Dario Loperfido en el Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires al ex Presidente del Instituto Nacional de Cinematografia y amigo mio, Jose Miguel de Onaindia, en los siguientes términos:

‘A Onaindia lo amo. Lo tuve de profesor de derecho constitucional en la.facultad de derecho en la UBA. Resulta que teníamos un parcial y dps días antes me peleo con un novio y estaba re mal y no pude estudiar nada. El día del parcial voy a la clase y evidentemente sentí que me iba a entender porque lo agarre afuera de la clase y le dije : “Doctor estoy muy mal. Me pelié con mi novio y no pude estudiar nada para el parcial” . Y me dijo con la mejor onda del mundo: “No se preocupe. En el próximo parcial da todo junto”. Les cuento que esto en la UBA no existe. Si no estudias te bochan y a.otra cosa. Así que lo re banco porque se que es empático y humano’

Giotto_di_Bondone_-_Last_Judgment_(detail)_-_WGA09230

En primer lugar, creo que Onaindia es, entonces, parte del problema y no de la solución. Creo, además, que la lectora Sol pone luz sobre el que yo creo es el mayor de los problemas culturales de la Argentina. Este podría resumirse como la institucionalización de un tipo de autoridad que es reconocida en tanto tal porque garantiza la perpetuación de lo que podríamos llamar la adolescencia de los argentinos a partir de la producción constante de ficciones que los ayudan a convencerse (aun cuando todos sospechan que esto no es asi) de que son adultos y relevantes. El lugar de la institución en la Argentina pasó a ser el de una cáscara vacía que le habla a un ciudadano que ya no existe, sencillamente, porque involucionó. Dicho de otro modo, los ideales de la Generación de los 80 son inaplicables a este nivel de abulia y pelotudez y si se quiere sostener el proyecto de país, hay que repensar las instituciones pero para eso la clase media tiene que decidirse a dejar de mentirse a si misma con el dinero de los pobres porque un día los pobres se van a cansar y aquello que todos temen, va a terminar ocurriendo.

Lo cierto es que la Argentina se ha transformado en un gran acuerdo corporativo entre la reaccionaria clase media, los sindicatos, el Estado, los partidos politicos, los centros de estudiantes y, como si esto fuera poco, los medios y la intelectualidad en el que todos se garantizan un cierto margen de respeto por las prebendas logradas (plantas permanentes, contratos mal concursados en las universidades, la ilusion de ‘M’hijo el dotor’, conchavos multiples, pensar que se esta haciendo lo que se deberia tener que hacer, visibilidad en la opinion publica, quedar bien con la boluda de turno que se peleo con el novio y se cree profesional y seria) a cambio de sostener una gran mentira. Desde ya, sostener esa gran mentira tiene un costo y ese costo lo pagan los pobres. Despues la clase media se rasga las vestiduras porque hay desnutricion infantil en el Chaco. A donde se creen que se desvia esa guita? A la corrupcion politica? No, se desvía al financiamiento del silencio (al menos por cuatro años) de aquellos que no deberian soportar la corrupcion ni por un instante y al financiamiento de imbeciles que se creen que subsidiary a Aerolineas Argentinas en sus viajes a New York y pagar en 20 cuotas es la justa otra cara de la moneda de tener que pagar 140 dolares por un pantalon de Ay Not Dead. Algo está muy pero muy mal en este país. J A T

SUMATE A NUESTRO GRAND TOUR SEVILLANO Y MADRILEÑO DE FINES DE SEPTIEMBRE

loveartnotpeople