Bogotá trata de disipar los miedos de los alcaldes que se oponen a las zonas de concentración de las FARC

El Gobierno de Colombia ha intentado disipar los miedos de los dirigentes de algunas comunidades en las que se ubicarán las zonas de concentración de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que estarán abiertas un máximo de 180 días desde la firma definitiva de la paz, un tiempo en el cual la guerrilla deberá haberse desecho de todas las armas.
LA VOZ LIBRE