¿Cómo debemos educar a nuestro hijo para que la tecnología no le perjudique?

¿Cómo debemos educar a nuestro hijo para que la tecnología no le perjudique?

Pasamos muchas horas conectados al móvil y desconectados del mundo que nos rodea. Somos la generación que más nos “comunicamos” digitalmente y menos lo hacemos “analógicamente”.

Hablamos por el whatsapp horas y horas, escribimos textos inacabables dando y pidiendo explicaciones pero luego somos incapaces de establecer una conversación constructiva, enriquecedora y asertiva. Prestar nuestra atención en una sola cosa es una tarea muy difícil, estamos en diez sitios a la vez, y nuestros hijos también.

Todo son prisas, aprendizajes cortos y poco profundos, todo va muy rápido y todo se vuelve confuso. Estamos en todas partes menos donde tenemos que estar, que es en el aquí y ahora.

Mamá deja ya el móvil. 

A cuántos de nosotros nuestra/o hijo/a de tres años o incluso antes nos ha pedido “mama deja ya el móvil” y nos ha reclamado nuestra atención, la cual se encontraba absorta en contenidos menos interesantes que el hecho de ver jugar a nuestro/a hijo/a y observar como se divierte. Ya no digamos en divertirnos juntos sin las malditas pantallitas.

Generación 2.0 o nativos digitales

Nuestros hijos son una de las generaciones más nativas digitales por el momento.

Des de que nacen ya los papás, las mamás, los tíos…..Están filmándolos con el móvil, haciéndoles fotos…  A los papás esto de la tecnología nos ha sorprendido sin tener ni recibir mucha pedagogía y educación al respeto y nos ha enganchado de tal manera que a veces no sabemos cuándo parar.

Más adelante estos niños verán sus primeros dibujos des de la tele,  des de la tablet, el móvil, los cuales les daremos nosotros, etc….Pasarán horas con la tablet haciendo dibujos con programas diseñados con esta finalidad. Poco a poco sus vidas y las nuestras se verán a través de un móvil y muchas veces no sabremos donde poner el límite.

Como siempre el límite está dónde cada uno crea que debe ponerlo, ya que sinó llegará el día en que nuestra comunicación y nuestra relación se verá demasiado afectada y puede ser que en  un sentido negativo.

Libros, juego, papel, colores y otras cosas analógicas

Por otro lado es bueno que convivan lo analógico con lo digital, todo suma. Nuestros hijos tienen que saber convivir con los libros físicos y los digitales. Es bueno que sepan buscar información y sobretodo que aprendan, mediante nuestra ayuda, a desechar la que no les aporta nada positivo. Que aprendan a ser críticos con lo que reciben, con lo que ven y se les enseña, tanto venga del mundo físico o digital.

 

¿Cuál es nuestro papel?

El de siempre, el de educadores, guías, y fomentadores de la reflexión en cuanto a los contenidos de los mismos. También a dosificarnos a nosotros mismos con las pantallitas( por ejemplo poner unos horarios en casa) para poder estar más pendientes y al 100% de lo que sí importa, nuestra relación con los nuestros.

Si nuestros hijos nos ven constantemente con un móvil ellos acabarán de la misma manera porque es  lo que han aprendido.

Es mejor que nos vean leyendo un libro, leerlo juntos o pasar un buen rato haciendo manualidades.

El móvil en la mesa  sí o no?

Pondríamos en la mesa mientras comemos con la  familia  la agenda del trabajo, la guía telefónica, un libro, los deberes, el teléfono de casa, la tele, etc….  Entonces  por qué  ponemos un artilugio el cual está compuesto de todo esto y más.  El cual además nos resta comunicación con nuestros hijos y familia.

¿A caso pretendemos que cuando tengan catorze años nos lo expliquen todo si nunca hemos fomentado tal diálogo y comunicación? Con qué autoridad le diremos entonces que quite el móvil de la mesa o que mientras se come no se mira el móvil?

Qué podemos hacer:

  1. Fomentar la reflexión:  De contenido, apelando a los principios y valores que seguimos teniendo. La moral y la ética tienen que prevalecer siempre en el mundo digital y en el analógico
  2. Fomentar la autogestión: Del tiempo, del uso, nuestros hijos y nosotros mismos tenemos que autoregularnos el uso de las pantallas, de internet,….. Saber temporizar el uso del móvil, que no se haga “amo y señor” de todo nuestro tiempo!
  3.  Fomentar la comunicación: Enseñar que la comunicación es prioritaria y que cuando nos comunicamos con el otro, mirándolo a los ojos, abrazándolo, etc…nos sentimos humanos, cercanos parte de una tribu!
  4. Trabajar la responsabilidad: De lo que decimos, opinamos, lanzamos a las redes, de lo que dejamos cuando nos pasamos tantas horas “conectados” al mundo digital y desconectados del mundo más circundante.
  5. Enseñar la espera y el saber  esperar: Hoy en día lo queremos todo y ya. Eso nos hace impertinentes, impacientes y muy exigentes, pero nada compasivos, no empatizamos mi tiempo es más importante que el tuyo!
  6. Enseñar la funcionalidad que tiene la frustración: Nos hace más resistentes, si un niño no sabe qué es la frustración no sabrá asimilar un “no”, la “no aceptación”
  7. Saber vivir sin tantos estímulos: Es muy importante estar sin estímulos, dejar descansar nuestra mente,  no inputs!!!
  8. Rebajar nuestro nivel de dispersión y fijar nuestra atención! Hacer una cosa y bien, no querer  estar en todas partes y en cambio no estar  ninguna del todo bien.

Elisabeth Rusiñol Mirapeix

Psicóloga psicoterapeuta y coach

 

 

 

 

 

 

 

 

El contenido de este post ¿Cómo debemos educar a nuestro hijo para que la tecnología no le perjudique? es propiedad de Nosotras.

Nosotras