DENUNCIAN GRAN RITUAL MASÓNICO EN EL OBELISCO

ESTE BLOG HIZO, EN SU MOMENTO, REFERENCIA A LAS ASOCIACIONES VISUALES ENTRE LA CIRCUNCISION Y LO HECHO POR LEANDRO ERLICH EN EL OBELISCO. SIN EMBARGO, MIENTRAS LANP PUSO ENFASIS EN LOS ASPECTOS PENEANOS DEL ARTISTA, ESTOS DOS DROGONES SE VAN AL TERRIBLE CARAJO CON SUS ELUJUBRACIONES CONSPIRATIVAS. WHO ARE THESE PEOPLE? J A T

SI QUERÉS LEER MI RESEÑA ORIGINAL, ES ESTA…

Screen Shot 2016-04-01 at 02.16.54.png

Con la inelegancia de arrivista que sólo siente el recuerdo de la humedad entre sus piernas al tomar un avión y soñar con dejar, al menos momentaneamente, la Argentina, Alicia ‘La Chorra Paqueta’ de Arteaga comienza su ‘crítica’ de la obra site-specific de Leandro Erlich diciendo del artista lo siguiente: ‘Desde Shanghai hasta Nantes, desde Seúl hasta La Habana, sus obras se exhiben en los principales museos del mundo, integran colecciones públicas y privadas, y tiene por lo menos seis galerías que lo representan urbi et orbi’. Urbi et orbi? Como Francisco?

Screen Shot 2015-09-21 at 22.24.54

Lo cierto es que Leandro Erlich no es un artista ni bueno ni exitoso por un razón fundamental. Sus instalaciones funcionan al nivel más bajo del mundo del arte al encontrar su fuente de valor artístico en ‘la participación del público’ a partir de la fascinación ‘óptica’. La relación entre esto y el ilucionismo es demasiado delgada como para llamarlo ‘artista exitoso’. En palabras del artista y del inefable curador del MALBA respecto de su ‘intervención en dos actos’ (sí, leyeron bien!) en el Obelisco porteño (bajo el título ‘La Democracia de los Símbolos’): “Es mi obra más ambiciosa, porque implica salir del museo y generar algo en el orden urbano, y por la complejidad técnica de la instalación. Me gusta trabajar en la perfección para contar una historia y generar una sorpresa. Más allá de la ilusión, me gusta sacudir lo cotidiano. Me interesa que el público se involucre, participe y mire las cosas desde otro lugar”, dice Erlich. “Se trata de democratizar los espacios y hacer que la historia sea revisitada por todos”, entiende Pérez Rubio. Esto, viniendo del curador español del Museo construido en espacio de los vecinos de Buenos Aires en el que hay que pagar entrada….por lo menos, sorprende!

Screen Shot 2015-09-09 at 02.07.26

Respecto a ese ‘hacer que la historia sea revisitada por todos’? Es la democracia, entendida en su acepción más populista, de ‘la experiencia del visitante de la Ciudad de los Niños’ fuente de valor artístico de la obra y el proyecto? Es esto suficiente? En el auto-ensalsamiento de Erlich hay una frase que me interesaría explorar y es cuando dice: ‘me gusta trabajar en la perfección’. Es esto verdad? Radica en ‘el virtuosismo de la perfección’ y su espiritu manifiestamente populista, los componentes de su reclamo artistico? O, simplemente, no debemos poner bajo la lupa el concepto de ‘virtuoso’ para lanzarnos de manera hedonista en los brazos de las masas infantilizadas y facilmente fascinables? Es Erlich la respuesta Tinelliana a una sociedad (tanto nacional como internacional) adormecida y entregada al espectáculo bajo y el turismo elemental?

Es Alicia de Arteaga quien hacienda uso de esas ensaladas retóricas Free Shopperas que la caracterizan, dice al respecto: ‘La sorpresa es parte de la obra y una estrategia con la que el artista nacido en 1973 establece guiños cómplices con el espectador, porque quiera o no está obligado a desmontar el truco de la ilusión y convertirse en cómplice del creador. El trompe l’oeil (engaña ojo) resulta un artificio de seducción irresistible que lo ha convertido en un argentino universal, el más internacional y demandado de la última década’. Aquí hay que hacer varias consideraciones ya que el titulo de su articulo refiere a una frase con la que Erlich se defiende su evidente fragilidad conceptual al decir: ‘No es magia, ni tampoco es ilusión. Es arte!’. Ah, sí? Mirá vos? Porque lo decís vos y el diario La Nación? Veamos…

juan-van-der-hamen

El argumento de Alicia de Arteaga del ‘trompe l’oeil’ sólo puede referirse a aquello que se logra mediante el ‘virtuosismo’ de la pintura. Es la pintura mimética holandesa del siglo XVII, por sólo dar un ejemplo, en donde se puede usar la maravilla de lo que engaña al ojo como fuente de valor artístico. En la Antiguedad Clásica tenemos la competenica entre los pintores griegos Zeuxis y Parrashios en donde el ganador es el que pinta una cortina que es tan realista que el publico la quiere correr. Dicho de otro modo, ‘el trompe l’oeil’ solo da valor artistico cuando viene de la mano del virtuoso pintor  ya que si ese fuera el caso todo el cine y toda la fotografía serían ‘trompe l’oeils’. N’est-ce pas? Qué decir de la magia o de los efectos especiales en donde Erlich encaja con más comodidad que en el mundo del arte.

La elección del Obelisco por parte de un artista que busca reconocimiento como artista serio es un acto desesperado y ya que es él el que habla del Obelisco como símbolo, sería conveniente ponerlo en el contexto de la produccion y la realidad de este artista. Lo que quiero decir es que hacer un acto de ilucionismo en el Obelisco porteño es un golpe bajo populista orientado a ‘hacerse famoso’. Pero por qué quiere hacerse famoso? Es el paso necesario para un artista que quiso transformarse en millonario en el mercado internacional y no lo logró? Por qué no replegarse sobre su arte? Está recibiendo presiones desde adentro de casa? Recordemos que su suegra es la Chanchorena!

curvature-2-nyspecialists

El Obelisco, en tanto monumento, es un falo que se remonta a la antiguedad egipcia y romana. Ese falo marcó un punto de union entre la madre tierra y el sol que la calienta e insemina. Mediante el obelisco se dá forma a la materia inerte femenina. El problema de Erlich es que se casó con Luna Paiva (hija de la Chanchorena). Ella se embarazó de Iara para asegurarse que Erlich no volviera con una de las Vampirachas con quien había salido y quien ya, a esa altura, estaba mejor colocada. El problema de esta gente es, evidentemente y teniendo en cuenta el objeto en cuestión…  el sexo. Ante tanta presion social el sexo se apaga y para colmo cuando se enciende, el falo de Erlich no solo es judío sino cómicamente curvo (como es bien sabido entre las groupies de las galerias porteñas). Al sacar la punta del Obelisco, Erlich lo circundidó y así, lo hizo judío. El Obelisco según Erlich es su propio pene. En realidad, el pene grande y recto que siempre quiso tener pero que Dios no le dió.

J A T

MIRA LA ULTIMA PASTELA DEDICADA A BATATO BAREA


LOVEARTNOTPEOPLE