EL DERECHO A LA NINFOMANÍA DE JUANITA VIALE Y MI SIEMPRE LATENTE MISÓGINA ADICCIÓN AL SEXO

Screen Shot 2016-07-05 at 13.58.11

HOY MAS TEMPRANO, MI AMIGA GABY GALATI EN MILANO CENTRALE

Hace unos días, Gaby Galati proponía un debate postergado y necesario en este blog. El disparador fue el modo en el que Franco Lindner se refería al ascenso de Juliana Awada en base a ‘levantes’, infidelidades y como dice su marido Mauricio, ‘hechizos’. De alguna manera, Galati denunciaba un marco de referencia (en términos relativos) misógino al referirse de manera leve a hombres en una situación similar. Por mi parte,  ayer, usé la ninfomanía de Juanita Viale (esta vez vinculada al Pocho Malvezzi) para revivir la llama de ese debate titulando el post más leído de ayer con un ‘no es puta, sino que se lo pide el cuerpo’. La reacción no se hizo esperar y el lector Vir personalizó su disconformidad diciendo: ‘Cañete usa el término puta con un tinte misógino’ como si no contuviera en sí mismo el germen de su propia misoginia.  De manera menos personalizada, en Twitter, el lector Ripvanwencke dijo: ‘Por lo de ayer de Juanita debo decirte que la banco a muerte, no es fácil ser tan puta en una sociedad como esta y no esconderlo’. A esto podría responderse que algunos parecen poder más que otros y que esa ‘desfachatez’ es una suerte de espejamiento de las mismas desigualdades de oportunidades que transformaron a una chica sin talento ni formación en una (ejem!) estrella. El lector Lucio, por su parte, dice: ‘Yo la aplaudo… Qué problema hay? Es adulta, guapa, y se come adultos y guapos… Porque es madre no debería hacerlo? Porque es mujer? Quizás debería ser más discreta pero por el resto, que problema hay?? Ya quisiera yo comerme también los chongos que se ha comido Juanita!’

Mauricio-Francisco-Juliana-Victor-Sokolowicz_CLAIMA20160226_0286_28

Bueno, la verdad es que yo tras un par de años de abstinencia empecé a comerme algunos chongos argentinos que están tan buenos o mejores que los de Juanita cuya ninfomanía, al fin de cuentas, no está muy lejos de mi siempre latente adicción al sexo. Sin ir más lejos, la primera vez que tuve sexo con un chico en Buenos Aires hace un par de semanas, lo hice como un modo de palear que me habia infligido a mí mismo abriendo las puertas de mi vida a la locura de Vera Fogwill. Esto más la enfermedad de mi madre provocaron un dolor que, inmediatamente, quiero aplacar con lo que venga: comida, sustancias, sexo. En este caso, el orgasmo como paleativo (temporal) contra el duelo de alguien que uno tiene que hacer con alguien que uno quizo y ya no puede ni debe querer.  En mi caso, la adicción al sexo, como toda sustancia paleativa en mi vida, a poco de despertarse comienza a pedir pista y se acerca como un Airbus. Pero esta vez la resistí como pude y decidí sentí el dolor. En honor a la verdad, durante semanas no sentí nada y estuve muy bajo de energía. Sin embargo y como la vida es yin y yang conocí a un par de chicos con quienes el final de sexo no trajo el silencio y la incomodidad sino la charla, la diversión y otro posible encuentro bajo la luz del día.  Es que cuando uno sabe donde colocar la angustia, uno atrae mejor gente y fijense que uso la palabra ‘mejor’.  Punto y aparte.

Screen Shot 2016-07-04 at 23.11.06

Los que salen a defender a Juanita Viale y Juliana Awada en su derecho de garcharse todo lo que camina lo hacen desde dos puntos de vista. El primero tiene que ver con lo que podríamos llamar ‘el punto de vista feminista’ que presume que a un hombre no se lo trataría de la misma manera si tuviera conducta parecida. El otro punto de vista es el que yo llamaría ‘libertario’ y dice que un adulto es dueño de su cuerpo y puede hacer con él lo que le plazca siempre que esto ocurra en el contexto de vínculos consentidos. Sin ir más lejos, nuestro derecho está construido sobre este precepto liberal y no es sino el reflejo de una concepción moderna del Hombre según la cual el hombre está conformado por un cuerpo y una mente, dos cosas que cuida mediante la vida sana y, eventualmente, la medicina.

unnamed

Sin embargo, para coger yo tengo dos limites. No cojo con tipos que se drogan (en pos del cuidado de mi cuerpo y mi mente, desde ya) ni tampoco con tipos que están ‘de trampa’. Esto último lo hago para preservar mi espíritu porque, entre otras cosas, me calienta preservar mi espíritu y coger con aquellos que reconocen tener uno.  Pero qué es esto? No era que los hombres y las mujeres eramos sólo ‘cuerpo y mente’. En realidad, antes de la revolución liberal del último siglo, había una concepción que podríamos llamar ‘tradicional’ y es a esta a la que yo adscribo. La misma dice que el hombre no esta dividido solamente en cuerpo y mente sino que también tiene espiritu. Mientras los primeros son aspectos que conciernen al individuo en tanto tal, el espíriitu nos conecta con lo universal. Ese es el aspecto que nos hace bien cuando el otro está bien. Esto nos permitiría sacar el debate de si Juanita coge o no coge y si tiene derecho a hacerlo o no a otro tipo de consideraciones que tienen que ver con cómo coge, con quien o quienes y cómo usa esa información. Dicho de otro modo, con nuestras relaciones y actitudes, qué mundo construimos.

Un chico con el que a veces me veo me escribió ayer para decirme que le había ido bien en un exámen (sí, ya sé…es más jóven) y que quería hacer algo no sexual conmigo. Nada más erótico que un pedido asexual tras el sexo. Es que la forma y la materia no están divorciadas sino que se constituyen a través del deseo de ser materializada, en el primero caso y de ser formada, en el segundo. Estamos hablando de Amor con mayúsculas? Probablemente no. No lo sé y no se si este es el punto. En todo caso estamos hablando de vivir amablemente.

Ahora bien, hay algo del modo en que Juanita Viale usufructua comercialmente su ninfomania como un atributo de su fama que no le hace bien a mi espiritu. Tengo varios amigos varones heterosexuales que se cogen todo lo que camina y hay casos en los que otras variables comienzan a aparecer como adicciones, enfermedades o gente que depende de otra gente para vivir y pronto comienzan los justificativos y el archiconocido latiguillo de que el otro es un adulto y sabe lo que hace. Es tan así? Debemos aprovecharnos de la confusión ajena?  Todos sabemos lo compleja que es la vida, lo que queremos es ser atraídos y enamorarnos de gente que vale nuestra pena y a mi, si fuera hetero, ni Juana ni Juliana me levantaria el pito.  J A T

 

 

LA MUESTRA EN EL BELLAS ARTES SUPONÍA SER SOBRE OROZCO, RIVERA Y SIQUEIROS PERO TERMINÓ SIENDO UN HOMENAJE DE LOS CURADORES ‘MILITANTES’ A UNO DE SUS ANTECESORES

QUEDAN DOS LUGARES PARA NUESTRO GRAND TOUR A SEVILLA Y MADRID

loveartnotpeople