EN BAKERY NININA DE PALERMO SOHO EL RISTRETTO VIENE CON CARA DE CULO Y TARDA MÁS DE 40 MINUTOS

unnamed-1

Una vidente una vez me recomendó hacer yoga. Vos bloqueas la energia en ciertas areas de tu cuerpo, espetó a modo de diagonistico. Y algo de cierto debe haber porque desde que lo practico me siento mejor y en este viaje a Buenos Aires he decidido tomarme un respiro de mi practica franciscana de autoflagelacion para, al menos, por esta vez, intentar no usar a mi ciudad natal como latigo autoflagelante. Faltando una hora para la clase en un lugar Palermitano recomendado por una amiga, decidi volver a mis viejos habitos y causarme un poco de daño y, para ello, me encontraba en el lugar indicado. Palermo es el lugar en el que el horror del sadismo de los mozos llega a niveles importantes.

unnamed-2

El lugar elegido por mi esta sobre la calle Gorriti y se llama ‘Bakery Ninina’. De entrada, supe que nada con ese nombre y ese look en Palermo puede contener el germen de la felicidad ni mucho menos del placer. El lugar es un calco de esas ‘bakeries’ neoyorquinas con tapa de azulejos blancos y font de la decada del treinta. Las mozas son las tipicas criollitas que constituyen un puente entre el ethos de la ESMA y los tiempos Kirchneristas y ahora post-Kirchneristas.

unnamed-3

Lo primero que me sorprendio fue la presencia de muchos turistas que seguramente reconocen en la arquitectura y decoracion de este tipo de local un lugar en donde algo puede llegar a ser previsible en la ciudad en la que eso es mala palabra. Ni hablar de poder encontrar un lugar en el que el café sea bien preparado en Buenos Aires. Aqui el café, a decir verdad, tenia buena pinta pero para llegar a descubrirlo hay que esperar mas tiempo de lo que tarda una comida o un vuelo de Londres a Edimburgo.

unnamed-4

La primer noticia que tuve de esto fue la queja de la señora de la mesa vecina quien, al momento de mi arribo (y uso lenguaje de aeropuerto a proposito) habia esperado 40 minutos para tomar un café. Al plantearle la queja en forma de inquietud con el cuidado que la psicologia de las criollitas requiere, se encontró con una reprimenda de parte de la joven que opero como una decapitacion de la que la clienta nunca se pudo recuperar, tal vez, porque habia sido hecha con argumentos poco o nada filosos.

unnamed

El primero de ellos incluyo la logica de los procesos. Al respecto, la criollita dijo: ‘Bueno, es que hoy venimos atrasados con… la cafeteria’. Debo confesar que las expectativas del efecto que causaria este lenguaje de expendedora mayorista en el hartazgo de la cliente fue exagerado. Personalmente creo que la fragilidad del argumento tuvo que ver con que la criollita se encontro sin la excusa ‘normativa’ habitualmente esgrimida en estos casos. El problema con el argumento del ‘atraso de la cafeteria’ es que funciono mas como confesion de parte que como excusa y esto fue aparente tanto para la perjudicada como para la generadora del perjuicio.

Desde ya, todo esto vino acompañado con lo que Saussure llamaba ‘acto ilocucionario’ segun el cual lo que se dice no es lo que se dice hasta que se conocen las condiciones de su diccion. En este caso, el como lo que se dijo fue dicho fue, tal vez, más insultante que el contenido de lo dicho al punto de solidarizarme con mi vecina quien se limito a tomar el café y retirarse con un: ‘Hasta luego’ que supe entender, debido a mi solidaridad previa, como un gracias.

Ida mi vecina, la criollita no tuvo mas alternative que atenderme y como un tiburon arremetio contra mi mesa para, en vez de morder, arrojar el menu sin siquiera mirarme. Decidi pedir lo mas chico del menu a modo de queja. Dije: ‘un ristretto’ a lo que respondio con un: ‘Azucar u alevia’ (o algo por el estilo). Cuando pregunte que era esa ‘alevia’, en cuestion, me miro con cara condescendiente y me educo en las variantes sureñas de los ‘edulcorantes naturales’. Le dije que lo tomaba amargo y eso fue lo ultimo que vi de ella durante los siguientes cuarenta minutos de mi…a este punto… estadia. Si bien el ristretto es una bebida que funciona como tentenpie instantaneo para despertarse en medio del dia (algo asi como una linea de cocaina desde los noventas), en ‘Bakery Ninina’, el efecto del mismo es deplazado por la espera al dealer. En otras palabras, alli, el Ristretto equivale al efecto de su causa.

Ya era hora de irme y para acelerar el proceso me levanter y fui a pagar en la caja en donde otra criollita, mucho mas linda y simpatica, me pregunto como estuvo el Ristretto, casi orgulosa de pronunciarlo como si estuviera lista a ofrecerme su Amistad por el solo hecho de haber decidido pedir una bebida que pusiera a prueba (y asi en Gloria) la especializacion cafeteria (en camara lenta) del lugar. Lo cierto es que el ristretto estuvo muy bien y se lo dije pero agregue: ‘esperar cuarenta minutos es un poco mucho, verdad?’. No se si no me entendio pero aun obsesionada por Ristretto en tanto objeto dijo mirando al medio de mi frente: ‘si, los ristrettos son cortitos’. Y le tuve que decir que si y a respirar por la nariz descalzo me fui. J A T

loveartnotpeople