ES LA PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA QUE LA BIBLIOTECA NACIONAL ES SITIADA POR LA POLICÍA FEDERAL

unnamed-1.jpg

Por The Ox

Hoy, 28 de marzo de 2016, la Policía Federal Argentina destinó más de 50 policías en el espacio de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno, de la que fuera director, entre otros, Jorge Luis Borges. Nunca durante la gestión de Borges fue necesaria presencia policial alguna. Es más, la Policía Federal, ejerciendo su tradición ignorante, ni se animó a acercarse a la Biblioteca. No sea cosa que tuvieran que leer, un sacrificio que va contra su raíz institucional más elemental.

unnamed-4.jpg

El gran misterio que todos los medios enarbolan entorno a los recientes despidos en la Biblioteca es el número de empleados. Mis fuentes aseguran que son 1000. Por ende, los despidos, o desplazamientos laborales (les cobro por el derecho de autor por tal eufemismo), rondan el 33%. O sea, un tercio de la mano de obra. Los despidos implican 240 asalariados bajo la forma de “locaciones de servicios” y “planta transitoria”, más 35 “talleristas” al discontinuarse los servicios culturales gratuitos de la Biblioteca, conjuntamente con los 60 empleados “jubilables” que serán jubilados sin derecho a seguir trabajando como usualmente se hacía. De toda esta masa, 80 corresponden al Museo de la Lengua, que tenía 120 empleados. A Grimson, Director por concurso, al igual que la actual directora provisoria, le dejaron 3 empleados. O sea, que mire a la pared hasta que se canse. Se puede argumentar que toda esta gente ocupaba cargos públicos como resultado de una manera perversa de poner en funcionamiento un artefacto del Estado (artefacto cultural). Pero esto se enmarca dentro de una política de funcionamiento del Estado mismo, perverso, que no viene del kirchnerismo sino que se remonta al regreso de la democracia misma. Vale decir, la forma de contratación ha sido una deformación de la legislación laboral, de manera aberrante.

unnamed.png

En este marco, los trabajadores despedidos están con un mes de preaviso sin obligación de concurrir a la Biblioteca. Concurren igual (a no hacer nada), por presión sindical, para negociar las reincorporaciones en una mesa que se inicia mañana en el Ministerio de Modernización (Clicks Modernos, ¿recuerdan el álbum?). Una forma sindical de poner paños fríos. Los trabajadores sospechan, más que sospecharlo lo saben, que tanto UPCN como ATE negociaron las listas, entregando cabezas aquí y allá, en un toma y daca. Un truco con porotos con forma de gente. Son sindicatos establecidos en base a eso. Después negocian 40 ñoquis en una provincia perdida, total, con eso ingresan a las arcas la guita fresca para la política.

Pero más allá del círculo perverso del empleo público, acá está el misterio de la vaca sagrada. Me refiero a Manguel, el supuesto Director de la Biblioteca a importarse para el cargo después de julio de este año. Asumirá como una princesa, pero, ¿asumirá? Las fuentes europeas a las que tuve acceso, y que tienen vínculos con su círculo, aseguran que no viene. O sea, señores, la princesa intelectual con castillo con más de 40.000 libros en la campiña francesa, no asume. Es larga la lista anterior al anuncio de Avelluto por semejante logro: la lista de intelectuales afincados en Argentina que eludieron espantados el ofrecimiento de dirigir la Biblioteca. De todas formas, la sangría sigue.

unnamed-3.jpg

El reconocido escritor Marcos Mayer publicó lo siguiente en Facebook: “A mediados de febrero, cuando vino a tasar instalaciones y personas, el vayaasabersecuándo director de la Biblioteca Nacional, Alberto Manguel convocó a Guillermo Saavedra con quien codirijo Estado crítico, la revista online de la BN. En ese encuentro se hallaba presente la directora interina Elsa Barber. Entre otras cosas, le preguntaron a Guillermo por los vínculos de la revista con Carta Abierta, por el contenido de los cinco números que habían salido hasta entonces y por los costos. Así, puso de la mejor manera en práctica los tres pilares de la gestión en cultura y medios de este gobierno, intolerancia, ignorancia y maccartismo.”

Convengamos que Carta Abierta fue a La Cámpora lo que un campamento de menores de 5 a un ejército prusiano con sed de venganza. Horacio González fue funcional, pero funcional al fracaso kirchnerista. Combatirlo, buscar sus raíces donde dejó su función estatal, es darle una categoría de víctima que no merece. Tampoco su calidad intelectual fue relevante, ni antes ni ahora. Digamos que Cambiemos necesita un enemigo y busca en la mugre a ver si una ojota sucia les sirve…

No hay modelo. Pero tampoco existe esperanza por el destino de la cultura. Con la policía federal dentro de la Biblioteca realizaron un homenaje a Juan Carlos Onganía, Oscar Ivanissevich y la Triple A. Los libros no son malditos, malditos son los censores.

Sufran, no dejen de sufrir, es el destino argentino.

Addenda: Nótese el comunicado interno de la Biblioteca Nacional donde el fantasma “que no firma” (los empleados no saben quién es el que elabora semejantes comunicados), desliga a la institución de la presencia policial. Son tiernos, como bebé a la parrilla…

Addenda 2: La cana dentro del espacio laboral es como tener al cura en tu pieza cuando te calentaste con tu jermu.

MIRÁ LA CAÑECHAT CON LEOPOLDO BRIZUELA


LOVEARTNOTPEOPLE