GERMÁN GARMENDIA, UNA PERFECTA ALEGORÍA DE CHILE COMO PATIO TRESERO, LLEVA LA ANTORCHA OLÍMPICA JUNTO A CALU RIVERO

En esos infames doscientos metros en Foz de Iguazu, Calu Rivero se encontró ,casi por casualidad (como si las casualidades existieran en la vida de esta muchacha) con el Youtuber Chileno German Garmendia quien, tambien shockeantemente, llevaba, habia llevado, al menos por doscientos promocionales metros y posiblemente filmando para alguno de sus programas de Youtube (HolaSoyGerman y Juega German) la antorcha olímpica. Digo que esto abre una serie de consideraciones porque la pregunta necesaria en el marco de este blog es qué hacen dos ‘players’ de los social media (esto es, del sofa y la cama, respectivamente) mezclandose en el saludable mundo del deporte olímpico. Digo esto porque Calu Rivero representa a la anorexia como parámetro de belleza y German Garmendia congela a los niños de latinoamerica frente a sus I-Pads reemplazando, especificamente, todo aquella que las Olimpiadas representan; es decir, vida al aire libre y jugar con sus amiguitos. Estan son épocas de cinismo y ambición desatada. Las estrategias parecen venir de arriba y sobrevienen al éxito, no a la inversa.

BfmGOf8CMAAvSh_

Yo tuve noticias de German Garmendia atraves de mi editor de Random House y de Vera Fogwill cuyo hijo es, lo que podriamos llamar, un ‘fan’. Tanto él como millones de otros coetáneos encienden sus ojos cuando el nombre ‘Germán’ es pronunciado. Garmendia vino a Buenos Aires a presentar su libro en ocasión de la Feria del Libro pero todo resultó en una virtual Feria del Libro paralela con guardias de seguridad y la obligación de todo el que se le acercara de comprar, al menos, dos libros. Este muchacho mueve millones solo atraves de la simpatia que genera en estos menores y sus desplazamientos están corporativamente regimentados. A primera vista, la fórmula del éxito de Garmendia es similar a la de Rubius. Edición rápida, ritmo vertiginoso, oraciones sin verbos y falta, casi total, de contenido. La nada misma articulada como discurso elevado al rango de proyecto mediático y editorial. Sin embargo, qué lo hace diferente de otros cultores de la nada como, por ejemplo, Marcelo Tinelli. Creo que la respuesta a esto nos puede permitir entender la vigencia (mucho menor en términos relativos) de, por qué no, Calu Rivero y esto, a su vez, transformara a ese encuentro en Foz de Iguazu en una suerte de cumbre cultural de un nuevo tipo de sociedad cuyas expectativas son mucho mas bajas que la de nuestros abuelos.

Vera Fogwill, como madre responsable de un hijo fascinado por una estrella de Youtube comparte la fascinacion de su hijo aunque tambien sentia algo de recelo por este joven metiendose hasta en la cama de su hijo. Sin ir mas lejos, la ultima voz que su hijo escucha antes de dormir es la de este muchacho en su I-Pad. En su ‘Draw My Life’, German Garmendia nos cuenta quien es y que visión de la vida representa y es esa visioón la que comparte con un universo de niños latinoamericanos de clase media precarizada cuyos padres no se animan a trasladar sus deseos de éxito como dos generaciones atrás. German Garmendia es el paladín de una generación, migrante, sin raíces y sin especialización que para hacer algo en la vida va a tener que resignar mucho de sí en pos de un ideal de independencia que es pura ilusión.

5363d3f7f226a

Muerto su padre, cuando aún era niño, su madre lo llevó de viaje y desde ahí no paró de mudarse. Esta vida peripatetica lo hace no poder establecer lazos afectivos permanentes. Su mundo es el del afecto (sexo?) express. En sus propias palabras: ‘Nunca tuve una persona en la vida el suficiente tiempo como para llegar a encariñarme’. Uno de los mejores años de su vida, según su ‘Draw My Life’ fue cuando estuvo ‘trainspotting’ y vandalizando pero en versión de clase media latinoamericana, es decir, la nada misma. Un día se enamoró y le escribió una canción al objeto de su amor. Es es el momento en la grabación en la que toma aire, se frena y dice: ‘Qué idiota!’. Esta es la generación para la que el romance es ‘sentimental bullshit’. Luego armó una banda y dejó el colegio porque estudiar significa, según sus propias palabras, pasar el resto de sus días en una oficina. Desde ya, no hay ningún tipo de referencia aqui al estudio de la muúsica o de las artes como modo de sistematización de su propio talento. Luego, aburrido, subió algo a Youtube y desde allí nunca paró. En otras palabras, German Garmendia representa los ideales de la generación Post-Gran Hermano en la que el fracaso y la vagancia pueden convertirse, mediante la planificación y el trabajo sistemático, en éxito rotundo.

Esto no lo coloca muy lejos de Calu Rivero quien si bien es llamada actriz, no lo es y si bien es llamada, modelo, no tiene ni la altura ni el físico para serlo. Si las mujeres argentinas se identifican con la Rivero es porque les permite pensar, al menos por un tiempo, que ellas no son tan feas, despues de todo. Si los padres de los niños seguidores de German Garmendia los incentivan a seguir a su idolo es porque temen que sus hijos se frustren en un continente carente de talento en donde el unico modo de exito parece ser el fracaso. El que ambos lleven la antorcha Olimpica, simbolo del esfuerzo en pos de la excelencia es la gran paradoja de un momento culturalmente

SI NO VISTE MI CHARLA CON PABLO MOTTA, EL ARTISTA VANDALIZADO POR MILO LOCKETT, ESTA ES TU OPORTUNIDAD

loveartnotpeople