MAURICIO WAINROT SE ATRINCHERA EN LA DIRECCION DE ASUNTOS CULTURALES DE CANCILLERIA Y AL NO HABER SIDO NOMBRADO CON RANGO DE ‘EMBAJADOR’ BLOQUEA LA FIRMA DE PASAJES Y BECAS PARA ARTISTAS

5f7942a816d4a30f9362738f457b6e91

El paso del coreógrafo Mauricio Wainrot por la Dirección de Asuntos Culturales de Cancillería es prueba fiel del modo en el que los argentinos estamos concibiendo la responsabilidad de un cargo público, es decir, como una oportunidad de acicalar nuestro maltrecha autestima. Por supuesto, en el camino nuestros líderes (en este caso, referentes culturales) se llevan todo puesto sin importarles el daño causado a aquellos a quienes suponen proteger.

Digo esto porque la designación de un artista, y no de un diplomático de carrera, en un cargo como la Dirección de Asuntos Culturales de Cancillería se orienta a de-burocratizar y garantizar el acceso directo y sensible de los artistas argentinos al mundo. Esto no es lo que ocurre con Wainrot quien, dicho sea de paso y como he sido informado, está enojado conmigo por decir que fue designado como un pago lateral a no haberse quejado  frente al virtual cierre del Complejo de Teatros Porteños. Dicho de otro modo, con la designación de Embajador a cargo de los Asuntos Culturles, se aseguraron que alguien que hubiera podido brindar una voz con cierto valor moral (por su paso, durante décadas, por la Direccion del Ballet Contemporáneo del San Martin) se callara.

Pero algo le salió mail y esto fue que, no sin cierta lógica y en epocas de supuesta austeridad, Macri se viene negando a darle el rango de Embajador a Mauricio Wainrot ya que el cargo no lo amerita. Esto significa que como Director del Ministerio de Relaciones Exteriores, Wainrot cobra ‘solo’ 50,000 pesos, ‘verdaderas migajas’, al menos, según él, en una Cancilleria privilegiada por los sueldos y la carrera. Digo que estas son para él migajas porque al negarse a ser designado Director e insistir en ser designado –por decreto- como Embajador (lo que fue rechazado por Marcos Peña tres veces), su Dirección no puede tramitar nada. Todos los pasajes de artistas, becas y esquemas de cooperación están frenados y sobre ellos avanza un astuto Avelluto. Si Wainrot llego a la administración publica para ser llamado ‘Señor Embajador’ o cobrar un sueldo y esto no le fue respetado que renuncie y de paso a alguien que este dispuesto a hacer el trabajo en las condiciones dadas. J A T

FALTAN DOS DIAS..

Screen Shot 2016-06-09 at 19.41.20

loveartnotpeople