Así benefician los tratamientos estéticos en la tercera edad

Valencia Noticias | Redacción.- La medicina estética es aquella rama de la medicina mediante la cual frenamos los signos de envejecimiento o los eliminamos en el caso de que estén ya presentes. Estos signos consisten en la pérdida de densidad y elasticidad de la piel, la pérdida de grasa que se encuentra debajo de la misma y que hace que los volúmenes se inviertan y en lugar de estar en el tercio medio de la cara pasen a estar en el tercio inferior.

Otro efecto beneficioso es la influencia sobre el estado de ánimo.
image-343420

Otro efecto beneficioso es la influencia sobre el estado de ánimo.

Por otra lado, parte de la musculatura aunque pierde masa aumenta el tono llegando a ser un hipertono que endurece mucho las facciones. También la medicina estética va muy ligada a la medicina antienvejecimiento con la que se puede conseguir más salud proporcionando mayor calidad de vida.

Otro efecto beneficioso es la influencia sobre el estado de ánimo: cuando te ves mejor tienes más ánimo y esto influye directamente en la salud tanto mental como física. La pérdida del sentido del humor y la tristeza provocan un estrés que repercute directamente sobre nuestra inmunidad, haciéndonos más sensibles a las infecciones y enfermedades.

Vivimos una época en la que los métodos de rejuvenecimiento que se emplean carecen de efectos secundarios, por lo que con toda tranquilidad se pueden aplicar a cualquier edad.

Les comentaré que una paciente de 80 años me daba las gracias ya que debido a su buen aspecto, el traumatólogo que la atendió tras caerse y romperse un pie decidió realizarle una intervención quirúrgica reparadora, permitiéndole de nuevo volver a deambular con libertad.

¿Existen contraindicaciones? Como ya he comentado, cuando se elige bien el tratamiento no existen riesgos, al contrario que en la cirugía plástica ya que ésta siempre será una intervención quirúrgica con los riesgos que ella conlleva.

El arsenal de materiales en la actualidad es muy extenso y de gran calidad, con lo que se evitan multitud de riesgos. En épocas anteriores los materiales eran sintéticos, con las consecuencias que el tratamiento con estos productos conllevaba. Esto es ya historia y el mayor riesgo es la aparición de algún hematoma que se resuelve rápidamente.

Por la Dra. Pruden Ridaura, miembro de Saluspot y especialista en medicina estética, nutrición y dietética en el Centro Estético Doctora Ridaura.

Valencia Noticias

Una investigación muestra que las familias con un alto nivel adquisitivo se benefician más de la inversión pública en educación superior

UV_Villar_Hernandez_Web
image-292127

Una investigación de la Universitat de València muestra que las familias con un alto nivel adquisitivo se benefician en mayor medida de la inversión pública en educación superior en el ámbito español. Los resultados del trabajo elaborado por los profesores del Departamento de Sociología y Antropología Social Alícia Villar y Francesc J. Hernàndez se han publicado en la revista ‘Archivos de Ciencias Sociales’.

Los investigadores consideran que este desajuste del gasto público y el tejido social es posible debido a la estructura de la financiación de la educación superior. De este modo, “nuestras conclusiones apuntan a que el consumo de educación superior para las familias de niveles de ingresos superiores está más subvencionado porque les exige una cuota relativamente menor que a la de otros niveles educativos”, exponen los autores. La investigación se basa en los datos de las últimas series anuales de la Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF), en concreto, del periodo 2006-2014, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística.

Villar y Hernàndez señalan que el aumento de la heterogeneidad en el estudiantado es un hecho que ha traído a la universidad nuevos retos de actuación y es un fenómeno que se está evidenciando desde hace años. “El impacto de la crisis y el aumento de las desigualdades sociales están incidiendo en la matrícula universitaria, en los indicadores de permanencia, y también, en las dificultades para continuar los estudios, especialmente debido al incremento de las tasas universitarias desde 2012, que ha imposibilitado para algunos estudiantes y sus familias asumir el sobrecoste, sobre todo en segundas y posteriores matrículas y, en particular, en aquellas titulaciones donde los estudiantes alargan los años de estudios para graduarse. Es necesario conocer bien estos perfiles para poder intervenir”, argumentan los profesores.

La crisis aumenta las desigualdades educativas
Villar y Hernàndez, de la Facultat de Ciències Socials, aseguran que desde el inicio de la crisis económica, que se puede datar en 2008, el gasto en educación es el que más ha crecido, en más de un 30% para el conjunto del Estado, a la vez que no se ha reducido en ninguna de las comunidades autónomas. Aun así, esta crisis no solo ha evidenciado “un incremento de las desigualdades sociales”, en opinión de los investigadores, sino que “ha provocado un aumento de las desigualdades educativas en términos de probabilidad de acceso a los estudios superiores y, por lo tanto, de la obtención de titulaciones que legitimarían posiciones superiores en la pirámide social”.

En último término, los profesores del Departamento de Sociología y Antropología Social destacan que a partir del curso 2012-2013, el porcentaje de gasto asumido por el estudiante del sistema público universitario del Estado español se ha incrementado significativamente como consecuencia de la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 14/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo. De hecho, este crecimiento ha sido de hasta un 66% en el caso valenciano.

Las universidades valencianas, un 50% más caras
“Desde el curso 2009-10 hasta el 2014-15, el precio del crédito universitario en las universidades valencianas ha subido en más de un 50%, cifra que representa un aumento anual de un 8,5%”, explican Villar y Hernàndez, que consideran que hay que hacer un seguimiento “continuo, sistemático y longitudinal a la composición social del estudiantado, para no quedarnos en el terreno de las intuiciones”. “Hay que estudiar científicamente la universidad en sí misma, como objeto de estudio. Solo así, a modo de observatorio universitario, podremos disponer de información válida para guiar políticas educativas ajustadas y eficaces”, añaden los autores.

Alícia Villar es profesora del Departamento de Sociología y Antropología Social de la Universitat de València. Ha publicado en revistas, como ‘Policy Futures in Education’, ‘Revista Lusófona de Educação’ o ‘Revista de la Asociación de Sociología de la Educación’, de la cual es actualmente vicedirectora. Es coautora de los libros ‘Didáctica de la Pantalla III. La universidad en el cine’ (Alzira: Editorial Germania, 2013), ‘Educación y Género. Propuestas para pensar y repensar los géneros’ (Valencia: Tirant lo Blanch, 2014) y ‘Educación y biografías. Perspectivas pedagógicas y sociológicas actuales’ (Barcelona: Editorial UOC, 2015). Ha hecho estancias de investigación en Portugal y Alemania, y ha sido Erasmus Teacher en la Universidad de Coimbra (Portugal).

Por su parte, Hernàndez ha dirigido la ‘Revista de la Asociación de Sociología de la Educación’ (2007-2012) y ha publicado en revistas, como ‘Policy Futures in Education’, ‘Revista Lusófona de Educação’ o ‘Política y Sociedad’, por ejemplo. Entre sus últimos libros se encuentran ‘Teorías sobre sociedad, familia y educación’ (Valencia: Tirant lo Blanch, 2010), ‘Sociología de la educación’ (Madrid: McGraw-Hill, 2011), ‘Estructura social y educación’ (Valencia: Tirant lo Blanch, 2014) y ‘Educación y biografías. Perspectivas pedagógicas y sociológicas actuales’ (Barcelona: Editorial UOC, 2015). Ha hecho estancias en varias universidades de Alemania, Brasil, Colombia, Irlanda, México y Uruguay.
Villar Aguilés, A.; Hernàndez i Dobon; F.J. (2015). ‘¿Las familias con mayor poder adquisitivo resultan beneficiadas de la inversión pública educativa? Un análisis sobre presupuestos familiares y educación superior’. ‘Arxius de Ciències Socials’, número 32.

Valencia Noticias