10 ideas geniales para cabrear (mucho) a tu pareja

A todos nos gusta picar a nuestra pareja de vez en cuando. Nada de bromas pesadas, sino algún que otro pique. Si no sabes cómo hacerlo, nosotros hemos buceado por ti en las redes para encontrar estas formas geniales de molestar a tu pareja.

laughing-together-signs-youre-with-the-right-person

Ese mote cariñoso

Es ya costumbre que cuando llevas un tiempo con tu pareja, tienes que llamarle con un mote cariñoso. Y la verdad es que no es algo que moleste, pero es que hay algunos que tienen delito. Aparte del mítico “cari”, hay otros motes que te podrían sorprender. Desde “burruño”, hasta “cuchicuchi”. La verdad es que no son los peores que nos hemos encontrado. 

De hecho, en Internet ronda alguna lista que sí que tiene delito, porque incluye términos como “Curripichuela”, “Gusiluz”, “Petuchina” o “Zarzaparrilla”. Si en medio de una pelea, llamas así a tu amorcito, se dice que el grito que te pega diciendo “ni curripichuela ni leches” se podría medir con la escala Ritcher. 

547adb28956797af6bb701b17fa6b04e

Videojuegos

Igual eres una de esas novias a las que no le importa que su novio se pase horas jugando a videojuegos. Es más, seguramente te gusta porque eres de las que se acurruca y deja pasar la tarde disfrutando del momento. Pero si quieres picar a tu pareja, e incluso más, empieza a moverle el mando en el momento más inesperado. 

Al principio te llamará la atención, en plan: “oye, no hagas eso”. Y si sigues, te espera un “para, joder”. Pero si continúas haciéndolo y él está muy concentrado, probablemente puedas incluso desencadenar una pelea. Porque hay veces que ellos están mucho más sensibles que nosotras a la hora de interrumpirles en sus hobbies. 

maxresdefault

Bromas para despertar

Esto ya es algo que puede más que molestar a tu pareja, sobre todo si es de esas personas de malos despertares. Puedes hacerlo de forma suave, molestando a latas horas de la noche con un “¿Estás despierto?”, repetidas veces. O también puedes idear formas mucho más crueles. 

Por ejemplo, el de la foto no parece que vaya a acabar bien, pero si tu pareja es más buena que el pan, y no estás consiguiendo molestarla nunca, es hora de ver cuánta sangre tiene a la hora de despertarse, porque es uno de los momentos clave y más vulnerable de una persona. Por tanto, la mejor manera es con un ruido fuerte, desde dejar caer libros pesados al suelo, o explotar un globo cerca de él o ella. Ahí verás el verdadero “yo” de tu pareja.

140437_i_am_trapped_in_a_closet_by_sweet_reality_xo1

Sustos

Los sustos también son una buena forma de picar a tu pareja. Pueden ser de cualquier tipo. Por ejemplo, de ponerse detrás de él o ella, sin hacer ruido, tocarle el hombre, y estar a diez centímetros de tu cara. O por ejemplo, esconderte en cualquier esquina de tu casa, y pegar un salto cuando pase. 

Lo que no te aconsejamos es que te escondas en armarios o despensas, porque igual se percatan antes de tu presencia y confundirte con un ladrón, para después llamar a la policía, o peor, darte una paliza de muerte antes de darse cuenta de que solías ser su novia o novio. Así que con esta bromita, mejor no llegar demasiado lejos, porque nunca sabes cómo va a reaccionar tu pareja con un susto de miedo. 

201108-omag-couple-annoyed-600x411

Repetir lo que diga

Cuando somos niños, somos los seres más molestos que existen. Lo tenemos en la sangre. Es por eso, que podemos emplear alguna de esas técnicas que usábamos de niños para molestar a los mayores. Una de esas técnicas era, por ejemplo, el hacer rabiar repitiendo lo que acaba de decir la otra persona, con voz ñoña. 

“Te digo que no hagas eso”, y repetimos con esa voz insoportable que podría cabrear hasta el mismísimo demonio. O incluso si quieres tomarle el pelo, puedes repetirlo sin darle ese tono sarcástico, para comprobar cuándo se da cuenta de que le estás tomando el pelo. 

broma-en-la-cama-rsm

Esos pies fríos

Las mujeres solemos ser de tener los pies fríos. Por eso, lo mejor que podemos hacer es aprovecharlo para irritar a nuestra pareja. Una de las mejroes formas para hacer esto es, efectivamente, en la cama. De esas noches que estáis acurrucados, os dais las buenas noches, y a dormir. Pues si le pones los pies en la espalda, como en el dibujo, ya verás que risas te puedes echar. 

Y es que a veces los pobres nos dan pena: encima que nos llevamos toda la manta, luego se lo pagamos poniéndole dos témpanos de hielo en toda la espalda. Eso para los días de invierno viene genial para el humor, desde luego.

Rear view of a young woman looking into a wardrobe

Hacerla dudar

Esto va más por aquellas mujeres que se pasan horas y horas delante del armario y diciendo “no tengo nada que ponerme”, para terminar poniéndose eso que siempre termina poniéndose. Si tu pareja es de esas y quieres hacerla rabiar, tienes varias opciones, pero la que más nos gusta, sobre todo si tú no tienes ganas de ir a ese evento es la siguiente.

Una vez ya está del todo lista, y haga la pregunta de rigor de “¿te gusta, cariño?”, tienes que mostrarte dubitativo. Al final dices, poco convencido: “Sí, pero…bueno, da igual, mejor vámonos”. Entonces ella se quedará con la copla y te dirá: “¿Qué pasa, qué es lo que está mal?”. Y le preguntas si de verdad quiere llevar esos zapatos, o esa bufanda, porque no pega demasiado con el conjunto. Ella dudará, yes posible que se vaya a dar otra vuelta al armario. Y así hasta el fin de los tiempos.

Se dice que aún hay maridos esperando a que pasen esos “cinco minutos más”.

large

Cosquillas

Cosquillas: la mejor manera de pasarlo mal y bien al mismo tiempo. A todos nos gustan las cosquillas, pero son toda una debilidad, porque no nos dejan capacidad de reacción. Si se alargan mucho, podemos pasarlo incluso mal, pero en su justa medida podría incluso llegar a ser un juego preliminar. 

Si lo que de verdad quieres es molestar a tu pareja, puedes decirle algo así como: Uy, ahora tienes más cosquillas en este nuevo michelín. La cara de cabreo no se le suavizará por los siglos de los siglos, y tú tendrás que pagarlo. Incluso puede que te sientes peor y arrepentido, porque el cabreo puede llegar a ser monumental.

joke1

Estrujar los mofletes

Esto puede ser ya el colmo de los colmos. Y molestará tanto a chicos como a chicas. Eso de que te estrujen los cachetes de la cara puede ser realmente molesto, pero como es nuestra pareja y es muy mona, pues nos encanta hacerlo. Al final, es cuestión de repetición, y llegará un momento en el que se canse, porque es molesto.

Y si además pones esa “voz de bebé”, es decir, esa voz que pones cuando ves a un bebé, o a un cachorro, puede resultar incluso más molesta. Si quieres molestar de verdad a tu pareja, hazlo delante de sus amigos, o de su familia. La bronca que vais a tener al llegar a casa por esta tontería, puede ser incluso exagerada.

La entrada 10 ideas geniales para cabrear (mucho) a tu pareja aparece primero en Ocio.

Ocio