Santos garantiza la autoridad de los alcaldes de las zonas de concentración de las FARC

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha garantizado este miércoles la autoridad de los alcaldes que gobiernan en los municipios donde se ubicarán las zonas de concentración de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), proceso aprobado tras la firma del alto el fuego bilateral que llevará al desarme de la guerrilla.
LA VOZ LIBRE

Bogotá trata de disipar los miedos de los alcaldes que se oponen a las zonas de concentración de las FARC

El Gobierno de Colombia ha intentado disipar los miedos de los dirigentes de algunas comunidades en las que se ubicarán las zonas de concentración de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que estarán abiertas un máximo de 180 días desde la firma definitiva de la paz, un tiempo en el cual la guerrilla deberá haberse desecho de todas las armas.
LA VOZ LIBRE

Amparo Marco en la concentración de vespas y lambrettas

Amparo Marco en la concentración de vespas y lambrettas
image-383084

La alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, ha participado en la 7ª Concentración de vespas y lambrettas que se celebra durante el fin de semana en la ciudad de Castellón y en la que se han inscrito más de 500 personas. Marco ha visitado la concentración de motos de la plaza Santa Clara y, conduciendo una vespa, ha recorrido junto a cientos de motoristas las calles más céntricas de Castellón hasta llegar a las instalaciones de Tetuán XIV.

La entrada Amparo Marco en la concentración de vespas y lambrettas aparece primero en Valencia Noticias.

Valencia Noticias

CONCENTRACIÓN DE PELOTUDOS EN ‘EXPERIENCIA DE MECENAZGO COMUNITARIO’ EN CENTRAL PARK, BARRACAS

arte-2202274w620

En una nota que sólo puede haber firmado Maria Paula “La Bruta de la Nación’ Zacharías, se refiere a la más grande concentracion de pelotudos de una ciudad que viene atravesando, posiblemente, una de las peores crisis culturales de su historia. Desde ya, me refiero a Buenos Aires.

Bajo el (perdón por repetir el término pero en este caso su aplicación es casi científica) pelotudo título de ‘El Central Park porteño: vecindario artistico en Barracas’, la inefable Zacharias encuentra terreno fértil para desplegar su incontinente boludez para, sin solución de continuidad, contarnos que ‘un edificio de 60,000 metros cuadrados fue colonizado por artistas que encontraron en él nuevos hábitos de trabajo y una vida comunitaria’ (sic). Lo interesante del caso -y qué pena habérmelo perdido por estar en Roma- es que…el martes abre sus puertas al público.

La propiedad de la manzana es de un tal Gustavo Fernandez quien sigue los pasos de su padre, quien, oportunamente, le abriera las puertas del desocupado predio a Perez Celis dándole espacio de taller a cambio de una obra ‘que se volvió ícono en el barrio’. Sin embargo, y por más icono que se la plantee, yo nunca escuché hablar de semejante símbolo barrial. Por supuesto, el supuesto mecenas que era Fernandez (padre) aceptó, casi sin dudarlo, la ‘gentileza’ de su ‘artista pobre’ Perez Celis y en lugar de pagarle por sus molestias (como fuera el caso de los verdaderos mecenas del siglo XVII que no sólo albergaban a los artistas sino que también los alimentaban) confirmó una transacción que le da al proyecto un tufillo a ‘devoluciones de favores’ y politiquería que puede tener como trasfondo la apreciacion del valor inmobiliario.

Sin embargo, el que un grupo de artistas se concentre en un espacio limitado es una buena oportunidad para ver qué piensan. Al respecto Gustavo Fernandez define la utilidad de su edificio como un ‘depósito’ donde ‘guardar la muestra Yeso – que se vió en la Colección Fortabat’. El supuesto depósito fue, así, transformado en ‘coleccion permamente’ y esto le permite a artistas, como Ernesto Arellano, decir cosas como: ‘A veces todos trabajamos en la obra de uno y después cada cual trabaja en lo suyo. Es muy fluido’. Si este es el nivel de intercambio de ideas de semejante grupo de pejertos empiezo a pensar que este nucleamiento ameritaria una buena desratización, o mejor dicho, que un grupo de okupas hicieran un verdadero uso ‘creativo’ de las instalaciones con fines realmente ‘comunitarios’

Uno podría creer que este tipo de espacios son distribuidos entre los artistas jóvenes que no tienen como financiarse sus propios espacios pero, oh sorpresa, un funcionario del gobierno nacional y ex apparatchik de la Fundacion Antorchas (a la que terminó defondando) como Marino Santa María, dice Zacharías: ‘llegó a este lugar para separar su obra en dos talleres: en el de siempre en la calle Lanin sigue pintando y en este hace los murales mosaico que dan vida (sic) a varias estaciones de subte’ y que constituyen, en si mismo, una incompatabilidad manifiesta de los deberes de funcionario publico. A falta de uno, Marino Santa Maria tiene sueldo estatal, encargos con dinero publico y, oh maravilla, dos talleres gratis. Agreguemos un Gran Premio Nacional y listo el pollo. El caso de Sanchez Fantino parece ser mas justificable ya que trabaja en un mural de 10 metros por cuatro para la villa 21 con latitas de bebidas recicladas que compraba a cooperativas.

Otro de los artistas que participan de este espacio es un artista que, segun sus galeristas, es exitoso comercialmente. Me refiero a Eduardo Hoffmann, quien no debería necesitar de este tipo de ‘mecenazgo’ o, mejor dicho, que debería dar algo verdaderamente sustancial a cambio de este espacio para hacerlo verdadermente comunitario. Al respecto, Eduardo Hoffman dice una boludez del tamaño de: ‘Yo trabajo con el taller abierto pero a veces lo cierro: es como hacer el amor con la puerta abierta. Hasta que punto se puede ser interrumpido y no morir en el intent?’. Cerca la puerta tranquilo, papi, que ni me interesa ver como garchas…

Pero, de pronto, oh sorpresa! Eugenio Cuttica quien es descripto por  Maria Paula Zacharias como ‘un dandy con pañuelo en el bolsillo del saco, perfectamente combinado’ y goza del mecenazgo de Fernandez con un taller de 400 metros cuadrados y dice que se lleva muy bien con CASI todos los artistas. Por su parte, el más reciente ocupante es el amigo y maestro de Mike Amigorena, Emilio Fatuzzo, quien está alojado en lo de otro amigo de Esmeralda Mitre, Eugenio Zanetti quien debe usar parte de sus instalaciones para compartir ‘masculinidades’ en sus búsquedas de ‘solo machitos’ en Manhunt.

Más que una comunidad esto es un espacio que los artistas usan, seguramente a cambio de obra y de valorización de la zona sin fines del todo claros. La calidad artística es nula y todo, absolutamente todo es rosca y más rosca. Esto no es un programa de mecenazgo sino taller regalado para los que ya tienen y mucho. Todos los enunciados por Zacharias tienen mas de cincuenta mil dólares en el banco y esto da la pauta del parroquialismo y endogamia de los modos de distribución de los recursos en Buenos Aires, incluso, los gratuitos. Pero, de pronto, atención…hablando de rosca…. No nos olvidemos de la ‘artista’ que representa al cupo femenino en este… Central Park. Me refiero a Kiwi, Sara Stewart Brown, propietaria de un multimillonario condominio en Miami y de una tienda de arte quien se ve necesitada de ‘mecenazgo’ para tambien compartir espacio con ‘gente de la talla de Cuttica, Hoffman, Antonio Segui….es un honor’ (sic). Los porteños estan muy pero muy pero muy pelotudos. J A T

SI NO ESCUCHASTE MI PASO POR EL PROGRAMA DE LA BRUTA DE MARIA PAULA ZACHARIAS, ESTA ES TU OPORTUNIDAD:

loveartnotpeople

CONCENTRACIÓN DE PELOTUDOS EN ‘EXPERIENCIA DE MECENAZGO COMUNITARIO’ EN CENTRAL PARK, BARRACAS

arte-2202274w620

En una nota que sólo puede haber firmado Maria Paula “La Bruta de la Nación’ Zacharías, se refiere a la más grande concentracion de pelotudos de una ciudad que viene atravesando, posiblemente, una de las peores crisis culturales de su historia. Desde ya, me refiero a Buenos Aires.

Bajo el (perdón por repetir el término pero en este caso su aplicación es casi científica) pelotudo título de ‘El Central Park porteño: vecindario artistico en Barracas’, la inefable Zacharias encuentra terreno fértil para desplegar su incontinente boludez para, sin solución de continuidad, contarnos que ‘un edificio de 60,000 metros cuadrados fue colonizado por artistas que encontraron en él nuevos hábitos de trabajo y una vida comunitaria’ (sic). Lo interesante del caso -y qué pena habérmelo perdido por estar en Roma- es que…el martes abre sus puertas al público.

La propiedad de la manzana es de un tal Gustavo Fernandez quien sigue los pasos de su padre, quien, oportunamente, le abriera las puertas del desocupado predio a Perez Celis dándole espacio de taller a cambio de una obra ‘que se volvió ícono en el barrio’. Sin embargo, y por más icono que se la plantee, yo nunca escuché hablar de semejante símbolo barrial. Por supuesto, el supuesto mecenas que era Fernandez (padre) aceptó, casi sin dudarlo, la ‘gentileza’ de su ‘artista pobre’ Perez Celis y en lugar de pagarle por sus molestias (como fuera el caso de los verdaderos mecenas del siglo XVII que no sólo albergaban a los artistas sino que también los alimentaban) confirmó una transacción que le da al proyecto un tufillo a ‘devoluciones de favores’ y politiquería que puede tener como trasfondo la apreciacion del valor inmobiliario.

Sin embargo, el que un grupo de artistas se concentre en un espacio limitado es una buena oportunidad para ver qué piensan. Al respecto Gustavo Fernandez define la utilidad de su edificio como un ‘depósito’ donde ‘guardar la muestra Yeso – que se vió en la Colección Fortabat’. El supuesto depósito fue, así, transformado en ‘coleccion permamente’ y esto le permite a artistas, como Ernesto Arellano, decir cosas como: ‘A veces todos trabajamos en la obra de uno y después cada cual trabaja en lo suyo. Es muy fluido’. Si este es el nivel de intercambio de ideas de semejante grupo de pejertos empiezo a pensar que este nucleamiento ameritaria una buena desratización, o mejor dicho, que un grupo de okupas hicieran un verdadero uso ‘creativo’ de las instalaciones con fines realmente ‘comunitarios’

Uno podría creer que este tipo de espacios son distribuidos entre los artistas jóvenes que no tienen como financiarse sus propios espacios pero, oh sorpresa, un funcionario del gobierno nacional y ex apparatchik de la Fundacion Antorchas (a la que terminó defondando) como Marino Santa María, dice Zacharías: ‘llegó a este lugar para separar su obra en dos talleres: en el de siempre en la calle Lanin sigue pintando y en este hace los murales mosaico que dan vida (sic) a varias estaciones de subte’ y que constituyen, en si mismo, una incompatabilidad manifiesta de los deberes de funcionario publico. A falta de uno, Marino Santa Maria tiene sueldo estatal, encargos con dinero publico y, oh maravilla, dos talleres gratis. Agreguemos un Gran Premio Nacional y listo el pollo. El caso de Sanchez Fantino parece ser mas justificable ya que trabaja en un mural de 10 metros por cuatro para la villa 21 con latitas de bebidas recicladas que compraba a cooperativas.

Otro de los artistas que participan de este espacio es un artista que, segun sus galeristas, es exitoso comercialmente. Me refiero a Eduardo Hoffmann, quien no debería necesitar de este tipo de ‘mecenazgo’ o, mejor dicho, que debería dar algo verdaderamente sustancial a cambio de este espacio para hacerlo verdadermente comunitario. Al respecto, Eduardo Hoffman dice una boludez del tamaño de: ‘Yo trabajo con el taller abierto pero a veces lo cierro: es como hacer el amor con la puerta abierta. Hasta que punto se puede ser interrumpido y no morir en el intent?’. Cerca la puerta tranquilo, papi, que ni me interesa ver como garchas…

Pero, de pronto, oh sorpresa! Eugenio Cuttica quien es descripto por  Maria Paula Zacharias como ‘un dandy con pañuelo en el bolsillo del saco, perfectamente combinado’ y goza del mecenazgo de Fernandez con un taller de 400 metros cuadrados y dice que se lleva muy bien con CASI todos los artistas. Por su parte, el más reciente ocupante es el amigo y maestro de Mike Amigorena, Emilio Fatuzzo, quien está alojado en lo de otro amigo de Esmeralda Mitre, Eugenio Zanetti quien debe usar parte de sus instalaciones para compartir ‘masculinidades’ en sus búsquedas de ‘solo machitos’ en Manhunt.

Más que una comunidad esto es un espacio que los artistas usan, seguramente a cambio de obra y de valorización de la zona sin fines del todo claros. La calidad artística es nula y todo, absolutamente todo es rosca y más rosca. Esto no es un programa de mecenazgo sino taller regalado para los que ya tienen y mucho. Todos los enunciados por Zacharias tienen mas de cincuenta mil dólares en el banco y esto da la pauta del parroquialismo y endogamia de los modos de distribución de los recursos en Buenos Aires, incluso, los gratuitos. Pero, de pronto, atención…hablando de rosca…. No nos olvidemos de la ‘artista’ que representa al cupo femenino en este… Central Park. Me refiero a Kiwi, Sara Stewart Brown, propietaria de un multimillonario condominio en Miami y de una tienda de arte quien se ve necesitada de ‘mecenazgo’ para tambien compartir espacio con ‘gente de la talla de Cuttica, Hoffman, Antonio Segui….es un honor’ (sic). Los porteños estan muy pero muy pero muy pelotudos. J A T

SI NO ESCUCHASTE MI PASO POR EL PROGRAMA DE LA BRUTA DE MARIA PAULA ZACHARIAS, ESTA ES TU OPORTUNIDAD:

loveartnotpeople

Concentración de estrenos con el V Festival de Talleres de Teatro Clásico y el Festival Tercera Setmana que acoge Sala Russafa

El Péndulo | Redacción.- En Sala Russafa, junio es sinónimo de Teatro Clásico, ya que desde hace cinco años el centro cultural cierra cada temporada con un festival de talleres dedicado a reivindicar a los autores, temáticas, estilos y revisiones de piezas clave en la historia de las artes escénicas.

Del 3 de junio al 10 de julio, la V edición del Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa que incluirá el estreno de cinco piezas para adultos y el reestreno de una obra para público familiar.

La primera es ‘Soñando Lorca’ (3-5 de junio), una propuesta creada y dirigida por Iria Márquez que abre una ventana a la vida de las mujeres y hombres soñados por el autor granadino. La propia Márquez firma este espectáculo en el que se entrelazan las tramas de ‘Doña Rosita la soltera’, ‘Yerma’ y ‘Bodas de Sangre’.

Componentes del espectáculo ' class=
image-365977

Componentes del espectáculo ‘Soñando Lorca’.

El punto de partida es que, tras la muerte del poeta, sus personajes tienen la posibilidad de revivir uno solo de los días de su existencia. Pasando de la mañana a la noche, de la ilusión a la desesperanza y de la vida a la muerte, se va componiendo un retablo de vidas desoladas que reflejan la España de mediados del siglo XX, una sociedad castradora donde las limitaciones del rol de la mujer y de las relaciones matrimoniales han creado una herencia que el espectador podrá reflexionar si aún está vigente y cuán lejos queda de la plena libertad.

El montaje es fruto del trabajo realizado durante 8 meses en  uno de los dos talleres de interpretación para no profesionales impartido en Sala Russafa y le dan vida Roma González, Anabel Gonmerlo, Alicia Lozano, Amparo Sospedra, José Enrique Pérez, José Pérez, Laura Yáñez, Sara Soler, Viqui Cervera, Joana Börsch, Lucía Galdón,  Susana Almendros y  Jorge López.

Cartel de ' class=
image-365978

Cartel de ‘Julio César’.

La segunda pieza que conforma la programación del V Festival de Talleres de Teatro Clásico se dirige al público familiar. Se trata de ‘¡Gatacienta!’ (5 de junio) un nuevo acercamiento al cuento popular ‘La Cenicienta’ desde un punto contemporáneo y muy gatuno.

En 2013 se estrenó la pieza escrita por Amparo Vayá y Chema Cardeña que ahora se reestrena, adaptada para ser interpretada por los alumnos de 6 a 12  años del Taller de Teatro para Niños del centro cultural. Nuevos papeles y tramas conforman a esta  revisión del cuento clásico en la que la protagonista es una gatita muy curiosa y feliz, poco  dispuesta a renunciar a su libertad y a sus amigos para casarse con Gatopríncipe. La propia Vayà dirige este montaje en el que 12 actores alevines dan vida a multitud de gatitos y ratoncitos, una divertida comedia especialmente recomendada para espectadores entre 4 y 10 años.

Homenaje a Shakespeare en su centenario con dos piezas más oscuras: ‘Julio César’ y ‘Macbeth’

El Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa continúa en junio con el estreno de dos piezas que rinden homenaje a uno de sus pilares básicos, William Shakespeare, cuando se cumplen 400 años de su fallecimiento.

La primera es ‘Julio César’ (9-12 junio), una de las obras más potentes del autor británico. Chema Cardeña estrena un montaje en el que propone un curioso juego de sexos, haciendo un guiño a la época isabelina y jacobina, cuando se estrenó originalmente la obra. Entonces, las mujeres tenían prohibido subir al escenario y los actores interpretaban tanto papeles femeninos como masculinos. Esta vez será al contrario y, en una obra en que predominan los hombres, César, Antonio Bruto Octavio o Casio cobrarán vida con la voz y la sensibilidad de las actrices. Mientras que los hombres interpretarán a las escasas féminas de una trama que recrea la conspiración contra el dictador así como la política y la sociedad donde se desarrolla, la Antigua Roma. Un reflejo de la lucha psicológica que se establece cuando entra en conflicto el honor, el patriotismo y la amistad.

El montaje, producido por Sala Russafa, es fruto del trabajo en uno de los talleres de interpretación para profesionales dirigido por Cardeña. Y le dan vida Rocío Ladrón de Guevara, Irene González, Lucía Poveda, Rocío Domènech, María Pérez, Patricia Sánchez, Mónica Zamora, Ruth Palones, María Asensi, Alejandra Beltrán, Sara Bonet, Juanki Sánchez y José Torres.

Cartel de ‘Lil·liput’.
image-365979

Cartel de ‘Lil·liput’.

La segunda pieza con la que se homenajea a Shakespeare es ‘Macbeth’ (23-26 junio), una de sus tragedias más oscuras. En una Escocia donde acaba de instaurarse la cristiandad, la brujería y magia permanecen en el ambiente. En un contexto de enfrentamientos tribales, el matrimonio Macbeth lucha por conseguir y mantener el poder en una fascinante trama en la que se desarrollan la ambición, el asesinato y una fuerte tensión entre la libertad y el destino. Cardeña también dirige este montaje, fruto del trabajo del segundo taller de interpretación para profesionales. Y en esta ocasión suben a las tablas Abraham García, Gracia Sánchez, Toni Guillot, Miguel de Aguilar, Robert Cerdán, Joan Daròs, José Torres, Juan Sastre, Juanki Sanchez, Érika Molina,  Elia Sanmartin y Andrea Sisternes.

Ya en julio, la programación del Festival se completará con dos obras más, el estreno de un nuevo montaje de ‘Un enemigo del Pueblo’ (1-3 de julio), el clásico de Ibsen, y la muestra del taller de Teatro-Danza Inclusivo con el espectáculo ‘¿Diez y ocho?’ (10 de julio). Un grupo de trabajo del que surgió hace unos meses Entrelazados, compañía residente del centro cultural en la que participan componentes con y sin diversidad funcional.

El Festival ‘Tercera Setmana’, el grupo de improvisación Qué Farem? Y la entrega de los Premios del Público de Sala Russafa completan la programación de junio

En junio regresa a Sala Russafa Què farem?, un grupo de improvisación especializado en crear de la nada situaciones hilarantes, llenas de humor absurdo y con un punto crítico. Robe Boné, Ana Lacruz, José Manuel Soriano y Alba Latorre vuelven al centro cultural de Ruzafa con ‘¿Algún dramaturgo en la sala?’ (11 de junio), una desternillante propuesta que precisamente estrenaron allí la pasada temporada y en la que, con la ayuda del público, construyen sobre la marcha una serie de ‘sketches’ en los que se destripa el mundo de la farándula y la aventura de salir al escenario sin texto, saltando al vacío de la escena sin red, trampa ni cartón.

Quienes bien saben de salir a escena son L’Horta Teatre, veterana compañía valenciana que recientemente ha celebrado su 40 aniversario. En junio visitan Sala Russafa dentro del nuevo festival de artes escénicas ‘Tercera Setmana’, que nace de la mano de la AVETID, Asociación de Empresas de Artes Escénicas del País Valenciano.

Componentes del espectáculo ' class=
image-365980

Componentes del espectáculo ‘Macbeth’.

L’Horta Teatre estrenará en Valencia su nuevo espectáculo dirigido al público familiar, ‘Lil·liput’ (18 de junio, función en valenciano y 19 de junio, función en castellano). Una propuesta creada y dirigida por Roberto García que traslada a los pequeños espectadores a una isla, un universo sonoro que se va construyendo mediante un curioso concierto ofrecido por Pau Blanco, el propio García y con la ayuda del público asistente.

Utilizando objetos cotidianos reciclados va surgiendo la banda sonora de Lil·liput, un mundo diminuto, muy especial y que, en muchos aspectos, es reflejo del nuestro. Música, poesía y humor van entretejiendo un viaje en el que los espectadores, además de participar, podrán aprender valores como la actitud responsable con el medio ambiente. Y descubrir que una botella de detergente o un vaso de plástico tienen mucho que decir, si sabes cómo hacerlos sonar.

La programación se completa con la entrega de los Premios del Público de Sala Russafa (5 de junio) que cumplen 5 años. Una iniciativa con la que se da voz y voto a los espectadores para que escojan las propuestas que más les han gustado de la programación ofrecida por el centro cultural, excluyendo las producidas o coproducidas por Sala Russafa o por Arden Producciones, compañía ligada a la dirección del teatro.

Durante toda la temporada, tras cada representación, el público puede participar puntuando de 0 a 10 el espectáculo que acaba de ver y depositar su voto en una urna. Al acabar la temporada se recopilan las papeletas de votación y se hace una media de la nota obtenida por cada propuesta. Las mejor puntuadas son las que conforman el palmarés de unos premios en los que colaboran la Cartelera Levante, Makma, Picadilly, C.C. Nuevo Centro, Edicions Bromera, Mondo Sonoro y el Restaurante Lamaldo. Cada uno apadrina una de las categorías de estos galardones que reconocen al Mejor Espectáculo Valenciano, al Mejor Espectáculo Nacional, al Mejor Espectáculo de Danza, al Mejor Espectáculo para Niños y Niñas, al Mejor Trabajo Escolar y Mejor Colegio de los colegios asistentes a la campaña escolar y al Mejor Directo Musical.

Además, el propio público recibe un premio al Mejor Espectador que viene de escoger al azar una entre todas las votaciones recibidas. En este caso, el ganador recibe una entrada para el estreno de la siguiente temporada y una cena en La Maldo. En el resto de premios, los patrocinadores aportan el galardón que no es más que un pequeño símbolo del merecido homenaje a unos profesionales de las artes escénicas que en la Comunidad Valenciana carecen de reconocimientos institucionales desde la desaparición de los Premios de la Generalitat y de los Premis Abril, otorgados por la profesión.

La entrada Concentración de estrenos con el V Festival de Talleres de Teatro Clásico y el Festival Tercera Setmana que acoge Sala Russafa aparece primero en Valencia Noticias.

Valencia Noticias

Cinco jugadores del CAU Valencia convocados a la concentración de la selección española sub 20

S19 CAU 2
image-344842

Para preparar y definir el equipo que jugará el Campeonato del Mundo

Los jugadores del CAU Rugby Valencia Luis Cantí, Guillermo Domínguez, Vicente del Hoyo, Guillermo Vicente y José Ángel Ortega han sido convocados a la concentración de la selección española sub 20, que tendrá lugar en Jaca del 24 de marzo al 3 de abril. Asimismo, también han sido convocados Álvar Gimeno y Pere Fernández, jugadores formados en el CAU Valencia y que actualmente militan en el CR Cisneros y VRAC Valladolid respectivamente.

Esta concentración servirá para preparar y definir el equipo que jugará el Campeonato del Mundo sub 20, que tendrá lugar entre el 14 de abril y el 2 de mayo de este año en Harare (Zimbabwe).

Valencia Noticias

Santos convocará sesiones extraordinarias en el Congreso para legalizar zonas de concentración de las FARC

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha anunciado este viernes su intención de convocar sesiones extraordinarias en el Congreso para legalizar las llamadas zonas de concentración donde serían alojados los guerrilleros desmovilizados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ante un posible fin del conflicto armado.
LA VOZ LIBRE