Remedio natural contra el insomnio: El té de banana y canela

Remedio natural contra el insomnio: El té de banana y canela

El insomnio es un mal que afecta a muchos hoy en día: las preocupaciones, el estrés y un sinfín de factores hace que muchas veces nos sea difícil conciliar el sueño, lo que repercute negativamente en nuestras vidas. Para estos casos de insomnio, existe una gran variedad de remedios naturales, uno de ellos es el preparar un té a base de banana y canela.

Preparación: el remedio natural consistirá en la preparación de un té. ¿Qué necesitas? una banana, 1/2 cucharadita de canela y un litro de agua. Paso a paso: toma la banana, quítale la cáscara, corta los extremos y partéla en varios trozos. Pon el agua a hervir y cuando llegue al punto de ebullición, agrega la banana en pedazos. Lleva el fuego a mínimo y deja que cueza unos diez minutos.

Luego, retira del calor y deja enfriar. Finalmente, cuando esté en la temperatura óptima para consumir, pasa por un colador y añade la canela. La recomendación es consumir una taza a diario, una hora antes de ir a la cama. Haz todas las noches durante una semana, y luego descansa. Si los problemas de sueño persisten, consulta al médico.

teplatano

¿Qué aporta la banana?

Como quizás ya hayas oído, la banana se recomienda para conciliar el sueño por su aporte de triptófano, un aminoácido esencial que mejora la conexión entre los neurotransmisores para dormir bien. Además, es rica en potasio y magnesio, dos minerales esenciales para el cuerpo y su correcto funcionamiento. Su consumo se ha vinculado además a la reducción de calambres musculares y a la tensión generalizada (dos factores que pueden mermar la calidad y cantidad de sueño).

¿Y la canela?

Se trata de una especia utilizada con fines curativos desde antaño, cuyas principales bondades se deben a su compuesto activo llamado eugenol (que también le da su sabor tan característico) y que, entre otros beneficios, ayuda a regular la glucosa en sangre y mejora el flujo sanguíneo, lo que también propicia un mejor descanso.

Imágenes: natursan.net

El contenido de este post Remedio natural contra el insomnio: El té de banana y canela es propiedad de Nosotras.

Nosotras

Las personas con insomnio crónico sufren alteraciones cognitivas

Las personas con insomnio crónico sufren alteraciones cognitivas

reloj
image-362808

Falta de atención o problemas de memoria son algunos de los síntomas que presentan las personas que sufren insomnio crónico

UCM/DICYT Cuando la dificultad para iniciar o mantener el sueño dura tres meses o más –aunque las condiciones ambientales sean favorables para dormir–, la persona padece insomnio crónico. Los pacientes con este trastorno presentan alteraciones cognitivas leves, principalmente, en tareas de atención complejas, en el proceso de consolidación de la memoria durante el sueño y en algunos aspectos de las funciones ejecutivas.

 

Es la principal conclusión de un estudio de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) en el que los investigadores han revisado decenas de artículos científicos publicados en los últimos años sobre las alteraciones cognitivas observadas en este trastorno.

 

“Estas alteraciones pueden comprobarse con pruebas neuropsicológicas, aunque en todos los pacientes no son lo suficientemente intensas para afectar significativamente a su vida cotidiana”, explica Pablo Medrano, investigador del departamento de Psicobiología de la UCM y autor principal del trabajo, publicado en Revista de Neurología. “Solo los insomnes que habitualmente duermen menos de seis horas tienen déficits cognitivos significativos”, puntualiza Medrano.

 

El estudio es la primera revisión en castellano que analiza las anomalías neuropsicológicas asociadas con este trastorno del sueño. En su desarrollo influyen tanto factores biológicos como psicosociales. Se estima que en un 21-57% de los casos el insomnio es hereditario, en particular, en el modo de afrontar el estrés. Si las emociones se interiorizan y no se expresan adecuadamente, aumenta el riesgo de sufrirlo.

 

“Las personas con tendencia a interiorizar las emociones, perfeccionistas y que presentan un aumento de activación psicofisiológica en situaciones estresantes son más propensas a sufrir insomnio”, indica María José Ramos, investigadora del mismo departamento de la UCM y coautora del trabajo.

 

Sin embargo, los científicos matizan que no solo influyen los genes. “La existencia de vulnerabilidad genética no desemboca siempre en insomnio. Es la conjunción de esta y la presencia de determinados factores psicosociales lo que provoca que se manifieste este trastorno del sueño”, puntualiza Ramos.

 

Causa y consecuencia de la depresión

 

Numerosos estudios han abordado la relación entre la depresión y el insomnio, analizando si la ansiedad y la depresión son causa o consecuencia de este trastorno. “El insomnio puede ser tanto causa como consecuencia de la depresión”, mantienen los autores de la UCM.

 

La reducción crónica de la cantidad de sueño y su mala calidad suelen provocar alteraciones del estado de ánimo pero no siempre, puesto que en el desarrollo de la depresión influyen múltiples factores.

 

Por otra parte, los trastornos afectivos afectan a la calidad del sueño, de tal manera que la ansiedad y la depresión son factores de riesgo de insomnio. “La relación entre insomnio y depresión es bidireccional”, concluyen los investigadores.

 

Referencia bibliográfica
 

Pablo Medrano-Martínez, María J. Ramos-Platón. “Alteraciones cognitivas y emocionales en el insomnio crónico”, Revista de Neurología 2016, 62 (4) 170-178.

Este artículo es un contenido original de Valencia noticias

Valencia Noticias

Los niños valencianos padecen transtornos por el “insomnio digital”

uso-celulares-insomnio-0
image-293950

Valencia noticias Agencias Los nuevos compañeros de cama nos quitan el sueño. Y eso que son fieles y puntuales como un reloj suizo. Desde que hemos metido el portátil entre las sábanas y el teléfono, autónomo e inteligente, debajo de la almohada somos sujetos insomnes, pero no de aquellos atormentados que daban vueltas toda la noche pensando en sus cosas y contando ovejas. El insomnio es ahora una actividad colectiva, en red, multitarea, cosmopolita y transoceánica. Pasamos nuestras noches en vela con gente que trabaja al otro lado del océano.

Nos perdemos demasiadas cosas mientras dormimos. O tal vez no haya ni ese pensamiento previo, y solo nos ponemos a hacer cosas y se nos pasa el tiempo. O nos dormimos y a media noche nos despierta un mensaje, o quedamos para jugar en red a las dos de la madrugada porque al otro lado del mundo son las ocho de la tarde. El 52,7% de los niños valencianos con trastornos de sueño tiene insomnio por quedarse hasta altas horas de las noche viendo la televisión, jugando con ordenadores o tabletas o enviando Whatsapp con el móvil a los amigos.

Así, se desprende del informe de los pediatras de la Red Centinela Sanitaria de la Comunitat Valenciana, que ha registrado información sobre 365 niños de entre 3 y 14 años con trastornos del sueño, según los datos consultados por Europa Press.

Al respecto, el neurofisiológico del Hospital Universitario Doctor Peset, el doctor Pau Giner, ha explicado que el uso de estas nuevas tecnologías hasta altas horas de la noche está causando entre los niños y menores un insomnio por esta higiene inadecuada o conductal. De hecho, ahora el 10-15% de las consultas en las unidades de sueño a menores y entre un 50 y 60% en los adolescentes son por este “insomnio digital” algo que hace 10 años no existía.

El doctor Giner ha explicado que los bebés deben dormir hasta 20 horas, que se van reduciendo hasta las 11 y 12 horas a los 6 años mientras que los adolescentes deben dormir 10 horas como mínimo. Sin embargo, el cambio de costumbres y el uso de las nuevas tecnologías hace que cada vez duerman menos.

“Hace unos años sería impensable que una película de dibujos comenzara a las 22.00 horas y terminara a la 13”, ha constatado. Sin embargo, los hábitos han cambiado, los padres llegan más tarde a casa, se cena más tarde, y los niños se acuestan tarde con las nuevas tecnologías. Además, la luz de la pantalla de televisiones y ordenadores también les altera.

El resultado es que acaban sufriendo un insomnio y por las mañanas no pueden levantarse, está más irritables y llegan a dormirse en clase, ha señalado a Europa Press. De hecho, son los profesores los que suelen alertar a los padres del problema.

En un principio, ha explicado que en el 90% de los casos basta con introducir una correcta higiene conductual para resolver el problema y sólo en las situaciones más graves se debe recurrir a los tratamientos farmacológicos.

Así, señala a los padres que hay que introducir en los niños una rutina para irse a la cama: acostarse siempre a la misma hora, a los pequeños darles un vaso de leche, lavarse los dientes y leerles un cuento. Esta rutina es la que les ayuda a conciliar el sueño. A los adolescentes aconsejan que no tengan nunca el móvil en la habitación para asegurarse que no se queden mandando mensajes a sus amigos a escondidas. “Hemos visto casos de jóvenes que se quedan enviando Whatsapp hasta las 2.00 horas de la madrugada y deben despertarse a las 7”, ha señalado.

Asimismo, la red centinela ha comprobado que el 32,7% de los niños y el 30,5% de las niñas sufre pesadillas, malos sueños que se recuerdan, y el 16,4% terrores nocturnas, cuando los menores se despiertan chillando y muy asustados gritando sin ser conscientes. Se trata de trastornos “normales” hasta los 5 años pero si más allá continúan hay que estudiar por qué se producen. Al respecto, ha aclarado que en muchos casos son consecuencia de ver series violentas o de los juegos violentos en las videoconsolas.

De hecho, el 42% de los casos se refiere el uso de aparatos eléctricos antes de dormir y en uno de cada cuatro las condiciones de la habitación no son las adecuadas. Además, el 45% comparte la habitación para dormir con otras personas, el 60% con hermanos y el 40% con los padres.

HABITACIONES INDIVIDUALES

En ese sentido, ha señalado que no es recomendable que los niños duerman con los padres más allá de los tres años y que lo ideal sería poder tener una habitación individual aunque si se debe compartir con hermanos hay que vigilar que cumplan con una higiene conductal adecuada para que “los malos hábitos por lo general del hermano mayor no influya en los pequeños”.

Las consecuencias son que en la mitad de los casos se presentan síntomas ansiosos y en un 32% irritabilidad. En el 37% de estos niños se refieren quejas somáticas tipo cefaleas o dolor abdominal y en el 30% dificultades de atención y concentración. Un bajo nivel socioeconómico (20%) y un mal funcionamiento familiar (19%) son los factores de riesgo más importantes entre estos niños ya que, señala, influye en el sueño que no haya un buen ambiente y haya gritos entre los padres.

Además, en estos casos el estilo de crianza más frecuente es el democrático (40%) seguido del permisivo (25%). Al respecto, indica que al igual que hay que darles una buena educación alimentaria y no dejarles comer lo que quieran, porque comerían sólo patatas fritas y hamburguesas, también hay que trasladarles una buena educación del sueño. Por ello, hay que inculcarles la rutina del sueño y no vale el “haz lo que creas”, estilo democrático, o “haz lo que quieras”, el permisivo.

Valencia Noticias

Consejos contra el insomnio

Consejos contra el insomnio

Si últimamente estáis teniendo insomnio debéis conocer cuáles son los peores hábitos que podéis tener para manteneros en vigilia por las noches, sin poder dormir. El descanso no es solo un periodo de placer para el cuerpo sino que, aún más, es una necesidad fisiológica que se debe respetar para mantener en buen funcionamiento el cuerpo y todos sus órganos y sistemas.

El comer justo antes de ir a la cama no está para nada recomendado: se aconseja cenar al menos unas dos horas antes de irse a dormir, ya que de lo contrario, la digestión podría distraer y dificultar el hecho de conciliar el sueño, al tiempo que se incrementa el riesgo de sufrir pesadillas. Además, puede llevar a indigestión, pesadez, acidez y otros síntomas molestos que no harán más que manteneros despiertas por un buen rato.

Otro mal hábito que está mellando el óptimo descanso es el retrasar la hora de sueño: sea por cuestiones de trabajo, por ocio o por la familia, el andar cambiando los horarios de sueño tampoco ayudan a tener un buen descanso. Será importante el tener y respetar un patrón de sueño cada día.

insomnio

Si estás teniendo problemas para dormir por las noches, tampoco se aconseja hacer siestas: el dormir durante el día más de una hora provoca un desarreglo que luego afectará el descanso nocturno. Lo mejor será que no os durmáis durante el día o bien no hacerlo por más de 20 minutos.

Por las noches, no consumáis bebidas con cafeína: en este sentido, recordad que no se trata solo de no beber café si tienes insomnio, sino tampoco té o bebidas cola, todas opciones con aporte también de esta sustancia que es estimulante y tiende a dejaros más despiertos y en alerta. Si gustáis de beber algo caliente antes de ir a la cama, opta por alguna infusión natural, sin cafeína.

También se aconseja liberar tu cuarto o entorno de descanso de todo aparato o dispositivo electrónico: según estudios, la luz y descargas que emiten estos elementos tienen un efecto negativo sobre el cuerpo y podrían ocasionar problemas para dormir bien, desde dolores de cabeza, mayor ansiedad y alteración del patrón de sueño.

Finalmente, tampoco debéis dejar alguna luz encendida en la habitación, ya que podría actuar a nivel inconsciente sobre la segregación de melatonina por parte del cerebro, y propiciar entonces el insomnio. La luz actúa como una señal de estímulo sobre las actividades cerebrales. Antes de dormir, deberéis asegurarte de apagar todas las luces de la habitación y poner cortinas oscuras para que no se filtre la luz exterior a través de las ventanas.

Imágenesviralistas.com

El contenido de este post Consejos contra el insomnio es propiedad de Nosotras.

Nosotras