Fotos xxx de mi Ex novia en pelotas

Fotos xxx de mi Ex novia en pelotas Mi exnovia me lecanta la pija para que la vuelva a cojer! Aprendan de ella! La trola me manda fotitos amatute por celular, se saca selfies en pelotas y me las manda por whatsapp porno para calentarme la verga. La trola está hermosa, tiene unas tetas redonditas […]
Zamureando.com

‘CON LO QUE ROMPIERON LAS PELOTAS LA LALI Y LA MARTINEZ, POR LO MENOS DEBERÍAN CASARSE’

0013683509

TEXTO DE OMG

Con lo que rompieron las pelotas con estos dos y su noviazgo del orto por lo menos deberian casarse, hacer trámites y perder tiempo un buen rato para compensar la molestia. Sumado a esto están todos esos paparazzi que no tienen un carajo que poner y quieren sacarle aceite a las piedras.

Screen Shot 2016-03-31 at 02.50.42.png

Ahora en ciudad.com, tras la falta de contenido van a empezar a poner a la hija de tinelli otra vez con sus poses clichés producto del aburrimiento social al que está sometida.

Rifle sanitario paea todos y todas.

MIRÁ LA CAÑECHAT4 DEL ESPECTADOR COMO CYBORG QUE ESTÁ TANTO EN YOUTUBE COMO EN VIMEO


LOVEARTNOTPEOPLE

Rebecca Dayan en pelotas en la piscina

Rebecca Dayan en pelotas en la piscina

Otra nueva famosa que vamos a conocer, se llama Rebecca Dayan, una modelo que nos ha dejado varias fotos de ella enseñando las tetas.

En las primeras fotos vemos como posa en topless y le vendria mucho mejor unos pechos mas grandes.

Las mejor foto es cuando esta en la piscina completamente desnuda y hasta le vemos algo los pelos del coño.

Fotos de Rebecca Dayan 01
Fotos de Rebecca Dayan 02
Fotos de Rebecca Dayan 03
Fotos de Rebecca Dayan 04
Fotos de Rebecca Dayan 05

Las mas guapas y sexys famosas internacionales desnudas

Otra vez Krysia Ksiezyk en pelotas!!

Otra vez Krysia Ksiezyk en pelotas!!

Al igual que la primera vez hemos podido ver a la famosa Krysia Ksiezyk posando completamente desnuda. No tiene ningun reparo en posar tal como vino al mundo, pero mucho mas jugosa.

Nos ha enseñado tanto sus tetas que son hermosas de tamaño aunque no sean firmes y su chocho medio depilado.

Esta joven se ve bastante tierna y seria un placer compartir una noche con ella.

Fotos de Krysia Ksiezyk 01
Fotos de Krysia Ksiezyk 02
Fotos de Krysia Ksiezyk 03
Fotos de Krysia Ksiezyk 04

Las mas guapas y sexys famosas internacionales desnudas

La preciosa Marissa Everhart en pelotas!!

La preciosa Marissa Everhart en pelotas!!

Una sesión de fotos divina de Marissa Everhart en pelotas, sin nada de ropa para tapar ese delicioso cuerpo que tiene esta hermosa rubia.

Ha posado siempre de pie, en algunos momentos de espaldas para que podamos ver ese tremendo culo y sus bonitas piernas.

De frente podemos ver ese tierno y depilado chocho que tiene. Aunque su gran punto favorable son sus grandes y firmes tetas que nos vuelven locos, como nos gustaria disfrutar de unos pechos tan jugosos.

Fotos de Marissa Everhart 01
Fotos de Marissa Everhart 02
Fotos de Marissa Everhart 03
Fotos de Marissa Everhart 04
Fotos de Marissa Everhart 05
Fotos de Marissa Everhart 06

Las mas guapas y sexys famosas internacionales desnudas

La sexy Liziane Soares en pelotas!!

La sexy Liziane Soares en pelotas!!

Impresionante las fotos que vais a ver hoy con una chica espectacular que se llama Liziane Soares.

Esta rubia es guapa de cara y tiene un cuerpo divino, vemos que al principio lleva una lenceria muy erotica que lentamente se ha quitado para excitarnos.

Lo primero que vemos son sus dos grandes y firmes tetas que ahora mismo deseariamos tener nuestra cara entre ellas.

Al final se ha quedado en pelotas, enseñando su chocho depilado y un gran culo. Un cuerpo sensacional y curiosa la marca del bikini que destaca mucho con su cuerpo moreno de tomar el sol.

Fotos de Liziane Soares 01
Fotos de Liziane Soares 02
Fotos de Liziane Soares 03
Fotos de Liziane Soares 04
Fotos de Liziane Soares 05
Fotos de Liziane Soares 06
Fotos de Liziane Soares 07
Fotos de Liziane Soares 08
Fotos de Liziane Soares 09

Las mas guapas y sexys famosas internacionales desnudas

Alyssa Arce en pelotas!

Alyssa Arce en pelotas!

En una vista muy cercana vemos las bragas que lleva Alyssa Arce a punto de bajarselas, pero en el resto de fotos la vemos siempre sin ropa.

La vista que mas aparece es ella enseñando sus grandes tetas que estan para comerselas, pero tambien hay una imagen de ella tumbada en el que podemos verle su culo.

Aunque no se ve bien de cerca, pero ya se nota que tiene un trasero bien jugoso.

Fotos de Alyssa Arce 01
Fotos de Alyssa Arce 02
Fotos de Alyssa Arce 03
Fotos de Alyssa Arce 04
Fotos de Alyssa Arce 05
Fotos de Alyssa Arce 06
Fotos de Alyssa Arce 07
Fotos de Alyssa Arce 08

Las mas guapas y sexys famosas internacionales desnudas

Daniela Giraldo en pelotas en la ducha!

Daniela Giraldo en pelotas en la ducha!

Que grandes pivones hay por el mundo, siempre estamos buscando nuevas famosas y continuamenet encontramos bellezas dispuestas a posar desnudas.

Hoy conocemos a Daniela Giraldo, una joven con un cuerpo bastante delicioso. Aunque no vemos grandes planos sus tetas son pequeñitas.

Pero tiene un culo tremendo, lo vemos en casi todas las fotos y el trasero de Daniela esta para darle un buen repaso.

Fotos de Daniela Giraldo 01
Fotos de Daniela Giraldo 02
Fotos de Daniela Giraldo 03
Fotos de Daniela Giraldo 04
Fotos de Daniela Giraldo 05
Fotos de Daniela Giraldo 06
Fotos de Daniela Giraldo 07
Fotos de Daniela Giraldo 08

Las mas guapas y sexys famosas internacionales desnudas

Jordy Murray en pelotas!!

Jordy Murray en pelotas!!

Hoy vamos a conocer una joven muy preciosa que se llama Jordy Murray, una belleza que nos ha dejado nas fotos muy deliciosas.

La vemos paseando por la naturaleza completamente desnuda, tal como vino a este mundo, sin nada de ropa.

A su belleza hay que añadirle un cuerpo bastante fino, con un culo bastante potente y unas tetas normalitas pero muy firmes.

Fotos de Jordy Murray 01
Fotos de Jordy Murray 02
Fotos de Jordy Murray 03
Fotos de Jordy Murray 04
Fotos de Jordy Murray 05

Las mas guapas y sexys famosas internacionales desnudas

Magnifica Micaela Schaefer en pelotas!

Magnifica Micaela Schaefer en pelotas!

Divina como siempre Micaela Schaefer, chicas como esta nos alegran el dia solo con su presencia en fotos, si fuera en persona no podemos ni imaginar la alegria.

Hoy nos ha vuelto a maravillar con su forma de posar tan erotica, aun llevando algo de lenceria que le da un toque muy sensual ha posado completamente desnuda.

Como siempre sus tetas nos ponen muy calientes, unos pechos tan formidables como los suyos tanto en tamaño como en firmeza son para enmarcarlos.

En esta ocasion hasta ha posado con el coño desnudo, que cuerpo tan espectacular tiene Micaela.

Fotos de Micaela Schaefer 01
Fotos de Micaela Schaefer 02
Fotos de Micaela Schaefer 03
Fotos de Micaela Schaefer 04
Fotos de Micaela Schaefer 05

Las mas guapas y sexys famosas internacionales desnudas

8=B – En Forma de Pendejas de Fotolog en Bolas [OFICIAL]pendejas en pelotas

Videoclip Oficial de la canción “En Forma de Pendejas de Fotolog en Bolas” compuesta por 8=B lanzado en su gordis EP (2012) www.ochoigualbe.com.
Video Rating: 5 / 5

Hermosa Paz Vega En Pelotas imágenes

Fotos de Paz Vega en pelotas imágenesI encontradas:Mirá estas Paz Vega en pelotas images:

001_Athletic
Paz Vega en pelotas
Analizando las distintas temáticas de una obra que se ha compuesto de una serie de colecciones que se irán defiendo en las próximas semanas

Temáticas

Desde los primeros cuadros, que el pintor define como “primitivos” (1948 a 1964), aparece una lógica evolución de la primera acuarela de 1948 a la actualidad, tanto en la evolución de la propia pintura, materiales utilizados e ideas llevadas a cabo, destacando el papel arroz, la serigrafía o la investigación en los murales realizados en los exteriores e iglesias de Bilbao a Vitoria. De esta manera, a lo largo del siguiente Post, enumeramos una serie de contenidos que nos acercan al resumen y síntesis de un artista especializado en todo lo que ha tocado y llevado a cabo. Premio Nacional de Pintura en 1958, la Exposición de Bilbao, en la Sala Arthogar (noviembre de 1960), fue el paso a una serie de eventos que lograron centrar la atención de los medios de comunicación en un artista que dejó una serie de claves de su arte. De aquella época y etapa, por medio de las lecciones en la Escuela Cervantes y al lado de José de Lorenzo Solís, junto a otros coetáneos como José María Cundín, Ergüin enseñaba bodegones, paisajes de exterior, primeros retratos y una voluntad en la descripción del País Vasco, su estudio de la Calle María Muñoz, o bien, aquellas impresiones de los viajes realizados a Castro Urdiales, Castilla y, en especial, a Cuenca y Toledo, sin dejar de lado los campos de la meseta, que calificó de “mares sin agua”, por su luz, llanura, extensiones y cambios de temperatura.

Buscando la facilidad en el proyecto, después del análisis de más de 30.000 fotografías, 3.000 documentos personales y la realización de una serie de listas que analizan las diapositivas del pasado, los vídeos de la actualidad y la configuración de un dossier de prensa, nos encontramos con la puesta en marcha de una recopilación de toda la obra (inventario) y la posibilidad de poner los puntos sobre las “íes” a todos los procesos, como la opción de destacar las temáticas de una carrera profesional que se inició en 1948, se consolida en 1958 y consigue llegar a la crítica, público y medios de comunicación en los primeros eventos de 1960 hasta 2013.

Iñaki García Ergüin se especializó, personalizó y profesionalizó en la realización de paisajes exteriores (Castro Urdiales, Toledo, País Vasco, Cuenca, Lanzarote, etc), retratos por encargo (personalidades, desconocidos, etc), o bien en los siguientes temas:

-Toros:

La plaza de toros, su ambiente, las fincas dedicadas a la crianza de los toros bravos, la pasión en un arte y espectáculo, así como la posibilidad de conocer a los toreros, la tauromaquia desde dentro, y las relaciones consolidadas con el tiempo lograron la atención del pintor, que ha sentido admiración por la fiesta, sus elementos y sus tertulias, como las distintas apariciones en el Club Cocherito de Bilbao, Café Lepanto o el Café Metrópoli. Además, las figuras de Pedro Gutiérrez Moya (El Niño de la Capea), Francisco Camino Sánchez (Paco Camino), Juan Antonio Ruiz (Espartaco) o Manuel Benítez “El Cordobés” han sido personalidades que han motivado a Ergüin en la elaboración de algunos cuadros con respecto al mundo del toreo.

Quizás, como explica, “el día que conocí a Marcial Lalanda me di cuenta de lo duro que es un arte que forma parte de un espectáculo arriesgado”. En palabras de Ernest Miller Hemingway, “Lalanda puede enfrentarse con cualquier toro y con todos ellos puede hacer un trabajo hábil y sincero. Como torero completo y científico es el mejor que hay en España, es el maestro indiscutible de la lidia actual” (Muerte en la tarde, 23 de septiembre de 1932).

Asimismo, por medio de la amistad que Ergüin mantuvo con Alejandro Cabrera, conocido como “El Niño de la Prensa” y personaje célebre de la ciudad de Bilbao en los ochenta y noventa, Alejandro formó parte de un cuadro llevado a cabo en 1981 y que llevó el título de “Alejandro torero”. Las conversaciones sobre toros, toreros y la fiesta en general fueron muy bien consideradas, debido a los conocimientos de Cabrera en este terreno en los distintos foros.

Para más información:
www.garciaerguin.es/anoro-la-tradicion-seria-en-la-plaza-…
www.garciaerguin.es/taurina/
www.aplausos.es/noticia/12309/Eventos/Bilbao-muestra-las-…
www.plazatorosbilbao.com/carteles-toros-bilbao.asp

-Ópera Carmen:

Un proyecto que se dividió en dos. En un primer lugar, la creación de los escenarios, telas y composiciones para ambientar los distintos actos, consolidaron a Ergüin como un artista que supo pintar una ópera con detalles llamativos, estilo propio y con el respaldo de la crítica, que tuvo buenas palabras ante un proyecto que nació a principios de los noventa y consiguió hacerse un hueco en la cartelera de Sevilla, Bilbao y Génova.

De esta experiencia apareció un libro titulado Carmen, ritmo y color en la pintura de García Ergüin (José E. Perallón), que consiguió describir los procesos a la hora de pintar algunas de las composiciones que aparecieron en el musical, y nos sirvió para tener un repaso de la biografía de Ergüin y algunas anotaciones finales sobre su obra dedicada al Jazz, Cielos, Playas y paisajes de exterior, que nos aproximaron a conocer la evolución en parte de su arte.

Por otra parte, de los cuadros relacionados con la Ópera Carmen, en 1992 se expusieron en Madrid, aunque Ergüin, con el paso de los años, ha trabajado en escenas del propio musical, analizando cada pasaje y desarrollando una colección privada en la que el colorido, expresionismo de la obra y el sentido de Carmen y don José nos acerca a la propia realidad de los textos de Mérimée.

Para más información:
www.garciaerguin.es/de-ese-libro/
www.garciaerguin.es/proyecto/

-La Boheme y Manon:

En el ámbito de las óperas, Ergüin mostró un interés por los decorados, los dibujos, bocetos para cada acto y escena, participación en los procesos y destacando sus cualidades para dar a conocer una serie de obras que han acompañado otros proyectos que han tenido una representación en los principales teatros.

La buhardilla, la escenografía completa, las coristas y los propios moros con sus caras alargadas hacen que pasemos a la obra de Manon, que recoge ejemplos y ejemplos de otra de las piezas en la que el pintor se sintió “realizado y recompensado por el esfuerzo”. De esta manera, es obligada la cita de los cuadros que recogen el Hotel Transylvanie, Course Lareine, Hostelería de Amiens, El Havre o San Sulpicio realizados en 1997.

Para más información:
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/

-Toledo:

Desde los primeros viajes realizados a la capital de la cultura en 1952, 1955 y hasta 2012, Ergüin ha sentido una plena admiración por la ciudad de Toledo, su arte, historia y las distintas panorámicas, paisajes y posibilidades de una localidad que cuenta con un importante patrimonio cultural, social y donde cada calle, paseo y edificio cuenta con un pasado.

Garcilaso de la Vega, El Greco o Miguel de Cervantes Saavedra son figuras que nacieron, residieron y murieron (El Greco), o bien, se basaron en su contexto para situar una historia, unos personajes o narraciones de una interesante calidad literaria.

Ergüin buscó Toledo a lo largo de las fases del día hasta la noche (1972), la descripción de los distintos edificios (Catedral, El Alcázar, Puente de San Martín, etc) y la profundidad de sus perspectivas desde la lejanía, con el objeto de jugar con los colores, tonalidades y elementos y materiales. El 12 de enero de 2012 se realizó en la Galería de Lumbreras una exposición que llevó el título de Toledo y que resumió los cincuenta años de trayectoria profesional del pintor.

Es muy probable, aunque está todavía por confirmar, que se pueda repetir la experiencia, pero en la propia ciudad de Toledo.

Para más información:
www.garciaerguin.es/hablamos-de-toledo/
galerialumbreras.com/exposiciones/inaki-garcia-erguin-2/
infoenpunto.com/not/5653/inaki_garcia_erguin_celebra_en_l…
www.elcorreo.com/vizcaya/v/20120112/cultura/regreso-maest…

-Castilla:

Tierra de Campos es una colección que recoge los paisajes de la meseta, de Castilla La Vieja (Burgos, Soria, Segovia, Ávila, Valladolid y Palencia, aunque en 1833 aparecieron Logroño y Santander), y Castilla La Nueva (Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Madrid y Toledo), sin dejar de lado aquellos viajes realizados por Iñaki García Ergüin a Salamanca, para descubrir las fincas, su frío, el pasto de los toros y conseguir una serie de obras de gran calidad por medio del contraste de la luz, según la estación del año.

Los colores, la descripción de las iglesias, pueblos, personas, ciudadanos, campos y las explanadas fueron refugio de un artista que encontró la quietud, silencio y reflexión en unos paisajes que “eran como el mar, pero sin agua”. La investigación desde 1960 en adelante logró que Ergüin se consolidase como un experto en los campos de Castilla, por medio de un interés manifiesto y la admiración que sintió al encontrar nuevos argumentos y referencias para su pintura.

-Etapa religiosa:

El retablo de la Iglesia de San Antón de Bilbao (2003), La Cena del Señor (Parroquia de San Vicente Mártir de Abando – 2008) y El Pórtico de Gracia (Parroquia de San Vicente Mártir de Abando – 2010) son algunas de las obras más importantes en la etapa religiosa de Iñaki García Ergüin, el cual manifiesta que “asumí el reto como parte de un proyecto de gran envergadura”.

En el caso de la Iglesia de San Antón, el Retablo Mayor es un conjunto sin mazonería que consta de doce elementos: siete pinturas realizadas por el artista bilbaíno contemporáneo Iñaki García Ergüin e, intercaladas entre ellas, cinco motivos escultóricos, a saber: en la predela, dos relieves representando el Lavatorio de los Pies y la Última Cena; en el cuerpo intermedio, dos bultos redondos de San Pedro y San Pablo; y en el lugar del ático, un Cristo crucificado.

Los dos bultos y los dos relieves formaban parte de un desaparecido retablo romanista correspondiente a los últimos años siglo XVI, ejecutado por Esteban de Velasco según trazas de Martín Ruiz de Zubiate. El Cristo es una talla anterior, de la primera fase del renacimiento español. Inmediata al presbiterio, junto a la puerta de entrada, se dispone una talla en madera policromada de San Antón, gótica del siglo XV. Con respecto a La Cena del Señor, el 24 de octubre de 2008 se estrenó el Mural la “Cena del Señor” del pintor Ignacio García Ergüin en la Parroquia San Mártir de Abando (Bilbao).

El colorido, la complejidad de la escena y el mensaje de las distintas tablas supusieron un estudio pormenorizado del tema, argumento y mensaje por parte del pintor. Asimismo, en el año 2010, se realizó el Pórtico de Gracia que es la descripción de la Gracia de Dios, uno de los momentos más importantes en la religión católica, que se muestra en una manifestación que Ergüin desarrolló y describió en forma de tríptico.

Para más información:
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157631785094961/
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157630080044758/
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157630017706325/

-Jazz:

Un estilo, un movimiento, un dinamismo en el escenario, una sucesión de melodías, armonías y destellos de la Preservation Hall Jazz Band, que es un conjunto que nació a principios de los sesenta en New Orleans, Louisiana, y que tienen por objetivo recuperar el estilo del auténtico Jazz de la zona, dar la oportunidad a nuevos músicos para la interpretación de las canciones y dar conciertos por todo el mundo. A mediados de los sesenta, Ergüin conoció la realidad del Barrio Francés de Nueva Orleans, vivió allí, consiguió exponer y personalizó su pintura hacia el nuevo descubrimiento del Jazz, que fue una sonora influencia por las atmósferas, naturaleza del propio estilo musical y espectáculo generado por los músicos, que fueron más que un divertimento verlos en directo.

De la etapa dedicada al Jazz, han aparecido multitud de cuadros, referencias y trabajos que aparecen en un lugar importante en la vida de Ergüin, así como en el Bar Grill del Hotel Carlton, que recoge dos obras de una colección que ha levantado excelentes críticas para el pintor. La Exposición Preservation Hall Jazz Band, bajo el título de Pinturas negras, tuvo un recorrido a mediados de los 90 por toda España, en especial por Vitoria y Madrid. De la misma manera, en 1980, en la Sala de Exposiciones Brosolí (Barcelona), se llevó a cabo un evento para recoger las mejores obras expuestas con respecto a esta temática.

Para más información:
hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1980/11/15/pagina-30/…
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157630668763872/
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157630509735680/

-Playas:

Las Playas es una colección que ha tenido tres lugares y espacios que han posibilitado la creación de una sucesión de cuadros con respecto a un tema que recoge la tranquilidad, quietud, perspectiva, dimensión y paz desde Hendaya hasta Corralejo (Fuerteventura), pasando por Playa Blanca (Lanzarote) y las distintas playas que conoció por primera vez en 1976.

Pueblo Marinero (Teguise), Playa Blanca, Yaiza o la Playa Papagayo son localidades, lugares y sitios en los que Ergüin siguió creando y apostando por una temática en la que la luz, los colores, la aparición de pequeños elementos decorativos han acercado sus playas a países como Estados Unidos, Méjico o las distintas exposiciones que se realizaron en España. La Galería Arte y Proyección de Méjico fue una de las salas que recuerda el pintor cuando mira la vista atrás y analiza, paso a paso y de forma cronológica, su proyección internacional, que le llevó a Estados Unidos, de nuevo, a principios de los 90.

Para más información:
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157631194310554/
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157631178725480/
www.garciaerguin.es/del-inicio-a-la-madurez/
www.garciaerguin.es/lanzarote/

-Cielos:

El contraste perfecto entre los campos de Castilla y las playas de Hendaya, Lanzarote y Fuerteventura, así como una continuidad entre la tierra y el cielo, los amaneceres, atardeceres y anocheceres que son propios de la fase del día. La desaparición del sol, la aparición de la luna, un cielo con nubes, la claridad entre las nubes o la luminosidad de cada cielo en función de donde se ha realizado el cuadro son representaciones y escenas de la propia colección.

En obra grande (medidas), nos encontramos con una serie de representaciones de una etapa que cautivó a la crítica a mediados de los noventa, después del éxito de la Ópera Carmen, la participación en los telones y escenarios de La Boheme, así como los recuerdos de otros retratos ejecutados en la ciudad de Bilbao.

Para más información:
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157632319427465/
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157632165713355/

-Lonja de Bermeo:

Sus gentes, la cofradía, los barcos, el puerto, el cielo, la salida de un pesquero y la fiesta en sí, su ambiente y los retratos de los ciudadanos de una localidad que llamó la atención del pintor por su fuerza, el uso del negro y la planificación de una obra más grande de lo habitual a finales de los setenta, aunque los primeros esbozos datan de la década de los sesenta y las primeras exposiciones en las que participó en Bermeo.

Tierra de pescadores, tratamiento del pescado, pesqueros pequeños y mundo de lonja, el pintor hace un significativo repaso a una singular localidad que, con el paso de los años, ha evolucionado su mercado, puerto y barcos.

Para más información:
www.youtube.com/watch?v=fG2guK77-t0

-Athletic Club de Bilbao:

Amante del deporte en general, pero en especial del fútbol, boxeo y de los deportes vascos, García Ergüin recibió un encargo del Athletic Club de Bilbao para la realización de una serie de murales sobre el club, los jugadores y el significado del fútbol a mediados de los setenta. Ese proyecto, que con el paso del tiempo se convirtió en la primera piedra de una colaboración que se ha consolidado en el tiempo, logró la realización de una serie de murales y cuadros sobre el equipo, los valores y cultura en general, así como una significativa colección que recoge una serie de acciones de los propios partidos a los que asistió junto a los jugadores.

La alegría en la consecución de un gol, la parada de un portero, un cabezazo en el área rival o la creación del logotipo del centenario del Athletic Club de Bilbao en 1998 han formado parte de un arte consolidado, respetado y querido por la ciudad, afición, peñas y directivos del equipo.

Para más información:
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157630841531714/

-Deporte vasco:

Jai Alai (punta de cesta), Harrijasoketa (levantamiento de piedras) o Sokamuturra (toro ensogado) son algunas obras de un estilo, tema y colección que tuvo su apogeo a mediados de los setenta, debido a la acción descrita, uso del negro y movimiento de los propios cuadros, en los que aparecen varios jugadores.

Jai Alai (punta de cesta) y otros títulos introducen al testigo y visitante en un escenario que es extraordinario, no sólo por su antigüedad, sino por la propia forma en la que se juega a este deporte. En la cesta-punta, se agarra la pelota con la cesta, se toma impulso y se lanza hacia el frontón. El peso de ésta oscila entre los 200 y 600 gramos, siendo su longitud de 62 cm para los delanteros y 68 cm los zagueros. La cesta se fabrica con madera de castaño, tejida de mimbre, no obstante en la actualidad se utilizan materiales sintéticos.

La forma de la cesta curva, cóncava, alargada y estrecha es al parecer una modificación de la antigua chistera. Encaja en la mano a modo de guante (atándola con una cuerda) y va provista de una bolsa que ayuda a retener la pelota, según las informaciones consultadas.

De origen vasco, jugado en frontones, generalmente entre 54 a 60 m. La principal característica de la cesta es la de lanzar la pelota con mayor fuerza y eficacia después de recogerla y dejarla deslizar hasta su extremo, desde donde saldrá despedida contra el frontón, intentando hacer “tanto” para conseguir el mayor número de puntos. La modalidad habitual es el juego por parejas, siendo los países más especializados Francia, España, México, Filipinas y Estados Unidos.

En este sentido, García Ergüin se atrevió con el Harrijasoketa, es decir, el levantamiento de piedras propio del deporte rural vasco y que se practica en los territorios tradicionales, en el que los dos jugadores compiten por levantar un número superior de veces piedras de diferentes formas, dimensiones y pesos determinados. Uno de los harrijasotzaile campeón más célebre es Iñaki Perurena quien en 1999 alcanzó el récord de 1000 levantamientos continuos de una piedra de 100 kg en 5 h, 4 minutos y 46 segundos. Fue el primer levantador que alzó piedras de 300 o más kg, llegando en 1994 a 320 kg. Mikel Saralegi, de Leiza como Iñaki, ostenta el récord actual (329 kg), obtenido en 2001.

Para más información:
www.garciaerguin.es/deporte-vasco/

-Expresionismo:

El expresionismo es una corriente artística y movimiento cultural que surgió en Alemania a principios del siglo XX y que transformó la realidad para expresar de forma más subjetiva la naturaleza y al ser humano, dando primacía a la plasmación de los sentimientos más que a la descripción objetiva de la realidad. El viaje realizado a la ciudad de Múnich en 1963, por medio de una beca concedida por Iberduero, transformó el concepto de la pintura en García Ergüin, que aprovechó para avanzar en su evolución, adaptar aquello que le gustaba y lograr evocar un mensaje más social en sus propios cuadros, aunque respetando el origen, su interpretación de la realidad y logrando un mensaje, como apareció en determinadas críticas artísticas de finales de los sesenta.

El expresionismo, como movimiento, tendencia, corriente y forma de expresión, amplió los conocimientos del pintor en la elaboración de paisajes, narrar la Fiesta Vasca de Hendaya 1900, los trajes de época o los paisajes de la propia ciudad de Bilbao, con la incorporación de nuevos colores y el tratamiento de la luz.

-Espacios:

En el año 2000, después de haber realizado el proyecto del logotipo para la celebración del centenario del Athletic Club de Bilbao, el pintor desea plasmar nuevos proyectos creativos por medio del uso del color en la colección Espacios, que deja al interesado y público la opción de interpretar de forma libre una sucesión de imágenes, en las que nos encontramos con una línea que divide cada cuadro en función del uso de un color.

Rojo, amarillo, negro, blanco o naranja se dan cita en una obra que es actual, innovadora y sedujo a la crítica por su originalidad, y supone un paso más en la evolución de la pintura de García Ergüin.

Para más información:
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157630764123022/

-Obra sobre papel arroz:

El papel arroz, descrito como “una buena piel”, logró que el pintor se fijase en otros materiales al margen del óleo para poder crear nuevos proyectos y definir una serie de colecciones en un soporte delicado, pero con buenas sensaciones desde el punto de vista visual, y que ha sido empleado para algunas de sus colecciones más prestigiosas (Toledo, Lanzarote, etc).

-Retratos:

El análisis e interpretación son dos factores esenciales en el arte del retrato. Desde los miembros de la familia, personalidades del mundo de la política, empresarios, futbolistas, desconocidos, amigos, otros pintores y músicos, Ergüin ha recurrido al retrato, al desafío de captar el mensaje de una cara y de la figura de la propia esencia del ser humano, en una colección que se inició a mediados de los cincuenta del siglo XX.

Para más información:
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157632238216006/

Fuente de información:
-Archivos de Iñaki García Ergüin.
-Medios de comunicación.

Para más información
Ignacio García Ergüin
Web: www.garciaerguin.es
Facebook: facebook.com/garciaerguin
Twitter: twitter.com/garciaerguin
Flickr: flickr.com/photos/garciaerguin
YouTube: youtube.com/inakigarciaerguin
Google Plus: plus.google.com/108846756574271829051

Paz Vega en pelotas

008_Espacios
Paz Vega en pelotas
Analizando las distintas temáticas de una obra que se ha compuesto de una serie de colecciones que se irán defiendo en las próximas semanas

Temáticas

Desde los primeros cuadros, que el pintor define como “primitivos” (1948 a 1964), aparece una lógica evolución de la primera acuarela de 1948 a la actualidad, tanto en la evolución de la propia pintura, materiales utilizados e ideas llevadas a cabo, destacando el papel arroz, la serigrafía o la investigación en los murales realizados en los exteriores e iglesias de Bilbao a Vitoria. De esta manera, a lo largo del siguiente Post, enumeramos una serie de contenidos que nos acercan al resumen y síntesis de un artista especializado en todo lo que ha tocado y llevado a cabo. Premio Nacional de Pintura en 1958, la Exposición de Bilbao, en la Sala Arthogar (noviembre de 1960), fue el paso a una serie de eventos que lograron centrar la atención de los medios de comunicación en un artista que dejó una serie de claves de su arte. De aquella época y etapa, por medio de las lecciones en la Escuela Cervantes y al lado de José de Lorenzo Solís, junto a otros coetáneos como José María Cundín, Ergüin enseñaba bodegones, paisajes de exterior, primeros retratos y una voluntad en la descripción del País Vasco, su estudio de la Calle María Muñoz, o bien, aquellas impresiones de los viajes realizados a Castro Urdiales, Castilla y, en especial, a Cuenca y Toledo, sin dejar de lado los campos de la meseta, que calificó de “mares sin agua”, por su luz, llanura, extensiones y cambios de temperatura.

Buscando la facilidad en el proyecto, después del análisis de más de 30.000 fotografías, 3.000 documentos personales y la realización de una serie de listas que analizan las diapositivas del pasado, los vídeos de la actualidad y la configuración de un dossier de prensa, nos encontramos con la puesta en marcha de una recopilación de toda la obra (inventario) y la posibilidad de poner los puntos sobre las “íes” a todos los procesos, como la opción de destacar las temáticas de una carrera profesional que se inició en 1948, se consolida en 1958 y consigue llegar a la crítica, público y medios de comunicación en los primeros eventos de 1960 hasta 2013.

Iñaki García Ergüin se especializó, personalizó y profesionalizó en la realización de paisajes exteriores (Castro Urdiales, Toledo, País Vasco, Cuenca, Lanzarote, etc), retratos por encargo (personalidades, desconocidos, etc), o bien en los siguientes temas:

-Toros:

La plaza de toros, su ambiente, las fincas dedicadas a la crianza de los toros bravos, la pasión en un arte y espectáculo, así como la posibilidad de conocer a los toreros, la tauromaquia desde dentro, y las relaciones consolidadas con el tiempo lograron la atención del pintor, que ha sentido admiración por la fiesta, sus elementos y sus tertulias, como las distintas apariciones en el Club Cocherito de Bilbao, Café Lepanto o el Café Metrópoli. Además, las figuras de Pedro Gutiérrez Moya (El Niño de la Capea), Francisco Camino Sánchez (Paco Camino), Juan Antonio Ruiz (Espartaco) o Manuel Benítez “El Cordobés” han sido personalidades que han motivado a Ergüin en la elaboración de algunos cuadros con respecto al mundo del toreo.

Quizás, como explica, “el día que conocí a Marcial Lalanda me di cuenta de lo duro que es un arte que forma parte de un espectáculo arriesgado”. En palabras de Ernest Miller Hemingway, “Lalanda puede enfrentarse con cualquier toro y con todos ellos puede hacer un trabajo hábil y sincero. Como torero completo y científico es el mejor que hay en España, es el maestro indiscutible de la lidia actual” (Muerte en la tarde, 23 de septiembre de 1932).

Asimismo, por medio de la amistad que Ergüin mantuvo con Alejandro Cabrera, conocido como “El Niño de la Prensa” y personaje célebre de la ciudad de Bilbao en los ochenta y noventa, Alejandro formó parte de un cuadro llevado a cabo en 1981 y que llevó el título de “Alejandro torero”. Las conversaciones sobre toros, toreros y la fiesta en general fueron muy bien consideradas, debido a los conocimientos de Cabrera en este terreno en los distintos foros.

Para más información:
www.garciaerguin.es/anoro-la-tradicion-seria-en-la-plaza-…
www.garciaerguin.es/taurina/
www.aplausos.es/noticia/12309/Eventos/Bilbao-muestra-las-…
www.plazatorosbilbao.com/carteles-toros-bilbao.asp

-Ópera Carmen:

Un proyecto que se dividió en dos. En un primer lugar, la creación de los escenarios, telas y composiciones para ambientar los distintos actos, consolidaron a Ergüin como un artista que supo pintar una ópera con detalles llamativos, estilo propio y con el respaldo de la crítica, que tuvo buenas palabras ante un proyecto que nació a principios de los noventa y consiguió hacerse un hueco en la cartelera de Sevilla, Bilbao y Génova.

De esta experiencia apareció un libro titulado Carmen, ritmo y color en la pintura de García Ergüin (José E. Perallón), que consiguió describir los procesos a la hora de pintar algunas de las composiciones que aparecieron en el musical, y nos sirvió para tener un repaso de la biografía de Ergüin y algunas anotaciones finales sobre su obra dedicada al Jazz, Cielos, Playas y paisajes de exterior, que nos aproximaron a conocer la evolución en parte de su arte.

Por otra parte, de los cuadros relacionados con la Ópera Carmen, en 1992 se expusieron en Madrid, aunque Ergüin, con el paso de los años, ha trabajado en escenas del propio musical, analizando cada pasaje y desarrollando una colección privada en la que el colorido, expresionismo de la obra y el sentido de Carmen y don José nos acerca a la propia realidad de los textos de Mérimée.

Para más información:
www.garciaerguin.es/de-ese-libro/
www.garciaerguin.es/proyecto/

-La Boheme y Manon:

En el ámbito de las óperas, Ergüin mostró un interés por los decorados, los dibujos, bocetos para cada acto y escena, participación en los procesos y destacando sus cualidades para dar a conocer una serie de obras que han acompañado otros proyectos que han tenido una representación en los principales teatros.

La buhardilla, la escenografía completa, las coristas y los propios moros con sus caras alargadas hacen que pasemos a la obra de Manon, que recoge ejemplos y ejemplos de otra de las piezas en la que el pintor se sintió “realizado y recompensado por el esfuerzo”. De esta manera, es obligada la cita de los cuadros que recogen el Hotel Transylvanie, Course Lareine, Hostelería de Amiens, El Havre o San Sulpicio realizados en 1997.

Para más información:
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/

-Toledo:

Desde los primeros viajes realizados a la capital de la cultura en 1952, 1955 y hasta 2012, Ergüin ha sentido una plena admiración por la ciudad de Toledo, su arte, historia y las distintas panorámicas, paisajes y posibilidades de una localidad que cuenta con un importante patrimonio cultural, social y donde cada calle, paseo y edificio cuenta con un pasado.

Garcilaso de la Vega, El Greco o Miguel de Cervantes Saavedra son figuras que nacieron, residieron y murieron (El Greco), o bien, se basaron en su contexto para situar una historia, unos personajes o narraciones de una interesante calidad literaria.

Ergüin buscó Toledo a lo largo de las fases del día hasta la noche (1972), la descripción de los distintos edificios (Catedral, El Alcázar, Puente de San Martín, etc) y la profundidad de sus perspectivas desde la lejanía, con el objeto de jugar con los colores, tonalidades y elementos y materiales. El 12 de enero de 2012 se realizó en la Galería de Lumbreras una exposición que llevó el título de Toledo y que resumió los cincuenta años de trayectoria profesional del pintor.

Es muy probable, aunque está todavía por confirmar, que se pueda repetir la experiencia, pero en la propia ciudad de Toledo.

Para más información:
www.garciaerguin.es/hablamos-de-toledo/
galerialumbreras.com/exposiciones/inaki-garcia-erguin-2/
infoenpunto.com/not/5653/inaki_garcia_erguin_celebra_en_l…
www.elcorreo.com/vizcaya/v/20120112/cultura/regreso-maest…

-Castilla:

Tierra de Campos es una colección que recoge los paisajes de la meseta, de Castilla La Vieja (Burgos, Soria, Segovia, Ávila, Valladolid y Palencia, aunque en 1833 aparecieron Logroño y Santander), y Castilla La Nueva (Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Madrid y Toledo), sin dejar de lado aquellos viajes realizados por Iñaki García Ergüin a Salamanca, para descubrir las fincas, su frío, el pasto de los toros y conseguir una serie de obras de gran calidad por medio del contraste de la luz, según la estación del año.

Los colores, la descripción de las iglesias, pueblos, personas, ciudadanos, campos y las explanadas fueron refugio de un artista que encontró la quietud, silencio y reflexión en unos paisajes que “eran como el mar, pero sin agua”. La investigación desde 1960 en adelante logró que Ergüin se consolidase como un experto en los campos de Castilla, por medio de un interés manifiesto y la admiración que sintió al encontrar nuevos argumentos y referencias para su pintura.

-Etapa religiosa:

El retablo de la Iglesia de San Antón de Bilbao (2003), La Cena del Señor (Parroquia de San Vicente Mártir de Abando – 2008) y El Pórtico de Gracia (Parroquia de San Vicente Mártir de Abando – 2010) son algunas de las obras más importantes en la etapa religiosa de Iñaki García Ergüin, el cual manifiesta que “asumí el reto como parte de un proyecto de gran envergadura”.

En el caso de la Iglesia de San Antón, el Retablo Mayor es un conjunto sin mazonería que consta de doce elementos: siete pinturas realizadas por el artista bilbaíno contemporáneo Iñaki García Ergüin e, intercaladas entre ellas, cinco motivos escultóricos, a saber: en la predela, dos relieves representando el Lavatorio de los Pies y la Última Cena; en el cuerpo intermedio, dos bultos redondos de San Pedro y San Pablo; y en el lugar del ático, un Cristo crucificado.

Los dos bultos y los dos relieves formaban parte de un desaparecido retablo romanista correspondiente a los últimos años siglo XVI, ejecutado por Esteban de Velasco según trazas de Martín Ruiz de Zubiate. El Cristo es una talla anterior, de la primera fase del renacimiento español. Inmediata al presbiterio, junto a la puerta de entrada, se dispone una talla en madera policromada de San Antón, gótica del siglo XV. Con respecto a La Cena del Señor, el 24 de octubre de 2008 se estrenó el Mural la “Cena del Señor” del pintor Ignacio García Ergüin en la Parroquia San Mártir de Abando (Bilbao).

El colorido, la complejidad de la escena y el mensaje de las distintas tablas supusieron un estudio pormenorizado del tema, argumento y mensaje por parte del pintor. Asimismo, en el año 2010, se realizó el Pórtico de Gracia que es la descripción de la Gracia de Dios, uno de los momentos más importantes en la religión católica, que se muestra en una manifestación que Ergüin desarrolló y describió en forma de tríptico.

Para más información:
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157631785094961/
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157630080044758/
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157630017706325/

-Jazz:

Un estilo, un movimiento, un dinamismo en el escenario, una sucesión de melodías, armonías y destellos de la Preservation Hall Jazz Band, que es un conjunto que nació a principios de los sesenta en New Orleans, Louisiana, y que tienen por objetivo recuperar el estilo del auténtico Jazz de la zona, dar la oportunidad a nuevos músicos para la interpretación de las canciones y dar conciertos por todo el mundo. A mediados de los sesenta, Ergüin conoció la realidad del Barrio Francés de Nueva Orleans, vivió allí, consiguió exponer y personalizó su pintura hacia el nuevo descubrimiento del Jazz, que fue una sonora influencia por las atmósferas, naturaleza del propio estilo musical y espectáculo generado por los músicos, que fueron más que un divertimento verlos en directo.

De la etapa dedicada al Jazz, han aparecido multitud de cuadros, referencias y trabajos que aparecen en un lugar importante en la vida de Ergüin, así como en el Bar Grill del Hotel Carlton, que recoge dos obras de una colección que ha levantado excelentes críticas para el pintor. La Exposición Preservation Hall Jazz Band, bajo el título de Pinturas negras, tuvo un recorrido a mediados de los 90 por toda España, en especial por Vitoria y Madrid. De la misma manera, en 1980, en la Sala de Exposiciones Brosolí (Barcelona), se llevó a cabo un evento para recoger las mejores obras expuestas con respecto a esta temática.

Para más información:
hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1980/11/15/pagina-30/…
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157630668763872/
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157630509735680/

-Playas:

Las Playas es una colección que ha tenido tres lugares y espacios que han posibilitado la creación de una sucesión de cuadros con respecto a un tema que recoge la tranquilidad, quietud, perspectiva, dimensión y paz desde Hendaya hasta Corralejo (Fuerteventura), pasando por Playa Blanca (Lanzarote) y las distintas playas que conoció por primera vez en 1976.

Pueblo Marinero (Teguise), Playa Blanca, Yaiza o la Playa Papagayo son localidades, lugares y sitios en los que Ergüin siguió creando y apostando por una temática en la que la luz, los colores, la aparición de pequeños elementos decorativos han acercado sus playas a países como Estados Unidos, Méjico o las distintas exposiciones que se realizaron en España. La Galería Arte y Proyección de Méjico fue una de las salas que recuerda el pintor cuando mira la vista atrás y analiza, paso a paso y de forma cronológica, su proyección internacional, que le llevó a Estados Unidos, de nuevo, a principios de los 90.

Para más información:
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157631194310554/
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157631178725480/
www.garciaerguin.es/del-inicio-a-la-madurez/
www.garciaerguin.es/lanzarote/

-Cielos:

El contraste perfecto entre los campos de Castilla y las playas de Hendaya, Lanzarote y Fuerteventura, así como una continuidad entre la tierra y el cielo, los amaneceres, atardeceres y anocheceres que son propios de la fase del día. La desaparición del sol, la aparición de la luna, un cielo con nubes, la claridad entre las nubes o la luminosidad de cada cielo en función de donde se ha realizado el cuadro son representaciones y escenas de la propia colección.

En obra grande (medidas), nos encontramos con una serie de representaciones de una etapa que cautivó a la crítica a mediados de los noventa, después del éxito de la Ópera Carmen, la participación en los telones y escenarios de La Boheme, así como los recuerdos de otros retratos ejecutados en la ciudad de Bilbao.

Para más información:
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157632319427465/
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157632165713355/

-Lonja de Bermeo:

Sus gentes, la cofradía, los barcos, el puerto, el cielo, la salida de un pesquero y la fiesta en sí, su ambiente y los retratos de los ciudadanos de una localidad que llamó la atención del pintor por su fuerza, el uso del negro y la planificación de una obra más grande de lo habitual a finales de los setenta, aunque los primeros esbozos datan de la década de los sesenta y las primeras exposiciones en las que participó en Bermeo.

Tierra de pescadores, tratamiento del pescado, pesqueros pequeños y mundo de lonja, el pintor hace un significativo repaso a una singular localidad que, con el paso de los años, ha evolucionado su mercado, puerto y barcos.

Para más información:
www.youtube.com/watch?v=fG2guK77-t0

-Athletic Club de Bilbao:

Amante del deporte en general, pero en especial del fútbol, boxeo y de los deportes vascos, García Ergüin recibió un encargo del Athletic Club de Bilbao para la realización de una serie de murales sobre el club, los jugadores y el significado del fútbol a mediados de los setenta. Ese proyecto, que con el paso del tiempo se convirtió en la primera piedra de una colaboración que se ha consolidado en el tiempo, logró la realización de una serie de murales y cuadros sobre el equipo, los valores y cultura en general, así como una significativa colección que recoge una serie de acciones de los propios partidos a los que asistió junto a los jugadores.

La alegría en la consecución de un gol, la parada de un portero, un cabezazo en el área rival o la creación del logotipo del centenario del Athletic Club de Bilbao en 1998 han formado parte de un arte consolidado, respetado y querido por la ciudad, afición, peñas y directivos del equipo.

Para más información:
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157630841531714/

-Deporte vasco:

Jai Alai (punta de cesta), Harrijasoketa (levantamiento de piedras) o Sokamuturra (toro ensogado) son algunas obras de un estilo, tema y colección que tuvo su apogeo a mediados de los setenta, debido a la acción descrita, uso del negro y movimiento de los propios cuadros, en los que aparecen varios jugadores.

Jai Alai (punta de cesta) y otros títulos introducen al testigo y visitante en un escenario que es extraordinario, no sólo por su antigüedad, sino por la propia forma en la que se juega a este deporte. En la cesta-punta, se agarra la pelota con la cesta, se toma impulso y se lanza hacia el frontón. El peso de ésta oscila entre los 200 y 600 gramos, siendo su longitud de 62 cm para los delanteros y 68 cm los zagueros. La cesta se fabrica con madera de castaño, tejida de mimbre, no obstante en la actualidad se utilizan materiales sintéticos.

La forma de la cesta curva, cóncava, alargada y estrecha es al parecer una modificación de la antigua chistera. Encaja en la mano a modo de guante (atándola con una cuerda) y va provista de una bolsa que ayuda a retener la pelota, según las informaciones consultadas.

De origen vasco, jugado en frontones, generalmente entre 54 a 60 m. La principal característica de la cesta es la de lanzar la pelota con mayor fuerza y eficacia después de recogerla y dejarla deslizar hasta su extremo, desde donde saldrá despedida contra el frontón, intentando hacer “tanto” para conseguir el mayor número de puntos. La modalidad habitual es el juego por parejas, siendo los países más especializados Francia, España, México, Filipinas y Estados Unidos.

En este sentido, García Ergüin se atrevió con el Harrijasoketa, es decir, el levantamiento de piedras propio del deporte rural vasco y que se practica en los territorios tradicionales, en el que los dos jugadores compiten por levantar un número superior de veces piedras de diferentes formas, dimensiones y pesos determinados. Uno de los harrijasotzaile campeón más célebre es Iñaki Perurena quien en 1999 alcanzó el récord de 1000 levantamientos continuos de una piedra de 100 kg en 5 h, 4 minutos y 46 segundos. Fue el primer levantador que alzó piedras de 300 o más kg, llegando en 1994 a 320 kg. Mikel Saralegi, de Leiza como Iñaki, ostenta el récord actual (329 kg), obtenido en 2001.

Para más información:
www.garciaerguin.es/deporte-vasco/

-Expresionismo:

El expresionismo es una corriente artística y movimiento cultural que surgió en Alemania a principios del siglo XX y que transformó la realidad para expresar de forma más subjetiva la naturaleza y al ser humano, dando primacía a la plasmación de los sentimientos más que a la descripción objetiva de la realidad. El viaje realizado a la ciudad de Múnich en 1963, por medio de una beca concedida por Iberduero, transformó el concepto de la pintura en García Ergüin, que aprovechó para avanzar en su evolución, adaptar aquello que le gustaba y lograr evocar un mensaje más social en sus propios cuadros, aunque respetando el origen, su interpretación de la realidad y logrando un mensaje, como apareció en determinadas críticas artísticas de finales de los sesenta.

El expresionismo, como movimiento, tendencia, corriente y forma de expresión, amplió los conocimientos del pintor en la elaboración de paisajes, narrar la Fiesta Vasca de Hendaya 1900, los trajes de época o los paisajes de la propia ciudad de Bilbao, con la incorporación de nuevos colores y el tratamiento de la luz.

-Espacios:

En el año 2000, después de haber realizado el proyecto del logotipo para la celebración del centenario del Athletic Club de Bilbao, el pintor desea plasmar nuevos proyectos creativos por medio del uso del color en la colección Espacios, que deja al interesado y público la opción de interpretar de forma libre una sucesión de imágenes, en las que nos encontramos con una línea que divide cada cuadro en función del uso de un color.

Rojo, amarillo, negro, blanco o naranja se dan cita en una obra que es actual, innovadora y sedujo a la crítica por su originalidad, y supone un paso más en la evolución de la pintura de García Ergüin.

Para más información:
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157630764123022/

-Obra sobre papel arroz:

El papel arroz, descrito como “una buena piel”, logró que el pintor se fijase en otros materiales al margen del óleo para poder crear nuevos proyectos y definir una serie de colecciones en un soporte delicado, pero con buenas sensaciones desde el punto de vista visual, y que ha sido empleado para algunas de sus colecciones más prestigiosas (Toledo, Lanzarote, etc).

-Retratos:

El análisis e interpretación son dos factores esenciales en el arte del retrato. Desde los miembros de la familia, personalidades del mundo de la política, empresarios, futbolistas, desconocidos, amigos, otros pintores y músicos, Ergüin ha recurrido al retrato, al desafío de captar el mensaje de una cara y de la figura de la propia esencia del ser humano, en una colección que se inició a mediados de los cincuenta del siglo XX.

Para más información:
www.flickr.com/photos/garciaerguin/sets/72157632238216006/

Fuente de información:
-Archivos de Iñaki García Ergüin.
-Medios de comunicación.

Para más información
Ignacio García Ergüin
Web: www.garciaerguin.es
Facebook: facebook.com/garciaerguin
Twitter: twitter.com/garciaerguin
Flickr: flickr.com/photos/garciaerguin
YouTube: youtube.com/inakigarciaerguin
Google Plus: plus.google.com/108846756574271829051

Paz Vega en pelotas

SLQH: Hoy el programa va de chorras, pelotas y genitales varios

Así, como lo oyes. Pero mucho mejor verlo contado por los protagonistas. Al principio Patri se ruboriza, pero como bien dice ella, al final todo se pega…
Video Rating: 4 / 5

Patricia haciéndole la pelota a este maravilloso público- 01/10/2009.
Video Rating: 0 / 5

Desnuda Clara Alonso En Pelotas fotos

Fotos de Clara Alonso en pelotas imágenesI encontradas:Mirá estas Clara Alonso en pelotas images:

Beato Sebastián de Aparicio (Capilla Interior Convento San Francisco de Asís) Puebla de los Ángeles,Estado de Puebla,México
Clara Alonso en pelotas
Fotos Nuevas Septiembre 2011

catedraleseiglesias.com
© Álbum 0076
By Catedrales e Iglesias
Arquidiócesis de Puebla

Beato Sebastián de Aparicio
Capilla Interior Convento San Francisco de Asís
Puebla de los Ángeles,Estado de Puebla,México
Blvd. Héroes del 5 de mayo y 14 Ote. 1009
C.P. 72000
RR. PP. FRANCISCANOS
Tel. 222 235 83 08

La capilla anexa al presbiterio alberga la pequeña escultura de la Virgen Conquistadora que trajo consigo Hernán Cortés y el cuerpo incorrupto del Beato Sebastián de Aparicio.

Es aquí donde los peregrinos vienen a venerar los restos del Beato Sebastián de Aparicio (1502-1600). Su momia se expone en una urna ataúd de vidrio.
Aunque todavía no se ha canonizado, los poblanos lo consideran el santo patrono de los choferes y todos aquellos que manejan vehículos.

Beato Sebastián de Aparicio, el de las carretas
Vida de el Frayle lego Sebastián de Aparicio

Resumen del Texto copiado de
hispanidad.tripod.com/hechos14.htm

Un santo analfabeto

Conocemos bien la santa vida del Beato Sebastián de Aparicio, pues al morir en 1600 la fama de santidad de este gallego-mexicano es tan grande, que ya en 1603 el rey Felipe III escribe al obispo de Tlaxcala para que haga información procesal de su vida y milagros. Y el obispo, en 1604, le remite la biografía escrita por fray Juan de Torquemada. Muy tempranas son también las vidas escritas por el médico Bartolomé Sánchez Parejo, fray Bartolomé de Letona (1662) y fray Diego de Leyva (1685). En ellas y en otros antiguos documentos se apoyan las recientes biografías de los franciscanos Alejandro Torres (19682), Gaspar Calvo Moralejo (19762) y Matías Campazas (19852), según las cuales va mi relato.

El 20 de enero de 1502, en el pueblo gallego de Gudiña, en el matrimonio de Juan Aparicio y Teresa del Prado, nace después de dos niñas un varón, al que le ponen por nombre el santo del día: Sebastián. Nada hace presagiar que la vida de este niño va a ser tan preciosa. En realidad no es sino un chico gallego como otros tantos, que nunca aprenderá a leer y a escribir -la escuela entonces era cosa de pocos-, y que desde niño, en cambio, será instruido en las oraciones, en el catecismo, y en las muy diversas artes campesinas: hacer leña, cuidar los animales, regar, cultivar el campo, arreglar el carro, las cercas y tejados, y tantas cosas más que va a seguir ejercitando toda su vida. A los cinco o seis años, aquejado de una grave enfermedad contagiosa, y aislado por su madre en una choza solitaria, recibe en la noche la visita misteriosa de una loba que le libra de su tumor. Según Sánchez Parejo, el mismo Sebastián «refirió este suceso varias veces a sus amigos, cuando ya era fraile»

Un hombre casto

Pasada la adolescencia entre los suyos, emigra a Castilla en su primera juventud, buscando trabajo. Lo encuentra en Salamanca, en la casa de una viuda joven y rica, que se enamoró perdidamente del mozo. Asistido por la gracia del Salvador, huyó Sebastián a tiempo de aquel incendio de lujuria, sin chamuscarse en él siquiera. En la extremeña Zafra, entra al servicio de Pedro de Figueroa, pariente del Duque de Feria.

También de allí, alertado por Cristo, hubo de huir Sebastián, pues una de las hijas del amo comenzó a rondarle con exceso. Así dispuso la Providencia que se llegara Sebastián a Sanlúcar de Barrameda, de donde partían los barcos hacia América. Allí sirvió siete años, muy bien pagado, en una casa fuerte, lo que le permitió enviar a sus hermanas las dotes matrimoniales entonces en uso. En este lugar venció otra vez, sostenido por Cristo, violentos asedios femeninos, que procedieron esta vez de la hija del dueño y también de una joven de Ayamonte. De estos sucesos dio noticia él mismo, siendo ya fraile.

Se ve que las mujeres sentían gran atracción por este joven gallego. Pero aún era más amado y preferido por nuestro Señor Jesucristo.

Puebla de los Angeles

A los 31 años, en 1533, se decide Sebastián a entrar en la corriente migratoria hacia América, y se radica hasta 1542 en la ciudad mexicana de Puebla de los Angeles, fundada por Motolinía dos años antes con cuarenta familias, precisamente para acoger emigrantes españoles. Llega, pues, cuando la ciudad está naciendo, y todo tipo de trabajo y profesión son necesarios…

Sebastián cultiva, sin gran provecho, trigo y maíz. Pero pronto inicia una labor de más envergadura. Por aquellos años el ganado caballar y vacuno llevado por los españoles se ha multiplicado de tal modo que es ya, concretamente en la región de Puebla, ganado cimarrón. Sebastián, iniciador del charro mexicano, se dedica a perseguir novillos, lacearlos y domarlos, para formar con ellos buenas yuntas de bueyes.

Por otra parte, por Puebla pasan interminables caravanas que del puerto de Veracruz se dirigen a la ciudad de México, siguiendo un camino ya abierto desde 1522. Asociado Sebastián con otro gallego, probablemente carpintero, forma una pequeña sociedad de carretas de transporte -quizá la primera del Nuevo Mundo-, que evita a los indígenas el duro trabajo de portear cargas. Más aún, conseguido el permiso de la Audiencia Real, abre aquel camino al tráfico rodado, trabajando de ingeniero y de peón, y enseñando a trabajar a indios y españoles. Las carretas de Aparicio, durante siete años, recorren sin cesar aquellas primeras «carreteras» de América, como buenas carretas gallegas, chirriantes y seguras…
La casa de Aparicio en Tlalnepantla fue testigo de muchas obras de misericordia, así corporales como espirituales. En efecto, en palabras del doctor Pareja, era «refrigerio de sedientos, hartura de hambrientos, posada de peregrinos, alivio de caminantes, albergue y roca de los miserables indios» (Calvo 77). Allí Aparicio enseñaba a trabajar, daba aperos y semillas, perdonaba deudas, arreglaba carretas, enseñaba las oraciones, se esforzaba en aprender la lengua de los indios…

En su forma de vivir, no obstante su riqueza, se distinguía por una austeridad desconcertante. Vestía como cualquiera, aunque sabía trajearse adecuadamente en las ocasiones señaladas. No tenía cama, sino que dormía sobre un petate o en una manta tendida al suelo. Comía como la gente pobre tortillas de maíz con chile y poco más, y añadía algo de carne cocida en domingos y fiestas. No pocas veces pasaba la noche a caballo, protegiendo su hacienda de animales malignos, y alguna vez le vieron dormido sobre su montura, apoyado en su lanza. Todos los días rezaba el rosario, y de su tierra gallega conservó siempre una gran devoción al santo Señor Santiago.

Chapultepec y Atzcapotzalco, dos bodas

A los 55 años pasó Aparicio a vivir al pueblo de Atzcapotzalco, donde un hidalgo, con más pretensiones que riquezas, trató de conseguirle como rico y honesto marido para su hija. Aparicio preguntó al padre cuál era la dote que pretendían para la joven, y cuando supo que eran 600 pesos, los entregó al padre y él quedó libre de ulteriores apremios.

Pocos años después ha de trasladarse a Chapultepec, donde la abundancia de ganado requería su presencia. Allí tiene una enfermedad muy grave y recibe los últimos sacramentos, pensando ya en morirse. Recuparada la salud, muchos le recomiendan que se case. Tras muchas dudas y oraciones, acepta el consejo, y a los 60 años, en 1562, se casa con la hija de un amigo vecino de Chapultepec en la iglesia de los franciscanos de Tacuba, haciendo con su esposa vida virginal. Pensando estaban sus suegros en entablar proceso para obtener la nulidad del matrimonio, cuando la esposa muere, en el primer año de casados, y Aparicio, después de entregar a sus suegros los 2.000 pesos de la dote, de nuevo se va a vivir a Atzcapotzalco.

Un segundo matrimonio contrajo a los 67 años en Atzcapotzalco, con una «indita noble y virtuosa, llamada María Esteban», hija jovencita, como su primera esposa, de un amigo suyo. Fue también éste un matrimonio virginal, como Sebastián lo asegura en cláusula del testamento hecho entonces: «Para mayor gloria y honra de Dios declaro que mi mujer queda virgen como la recibí de sus padres, porque me desposé con ella para tener algún regalo en su compañía, por hallarme mal solo y para ampararla y servirla de mi hacienda». Para ésta, como para su primera esposa, fue como un padre muy bueno.

Pero tampoco esta felicidad terrena había de durarle, pues antes del año la esposa muere en un accidente, al caerse de un árbol donde recogía fruta. Aparicio la quiso mucho, como también a su primera esposa, y de ellas decía muchos años después que «había criado dos palomitas para el cielo, blancas como la leche».

Los extraños caminos del Señor

Sebastián de Aparicio, humilde y casto al estilo de San José, debió sentir como éste muchas veces profundas perplejidades ante los planes de Dios sobre él. Siempre inclinado a la austeridad de vida, el Señor ponía en sus manos la riqueza. Siempre inclinado al celibato, la Providencia le llevaba a dos matrimonios, seguidos -nuevo desconcierto- de prematura viudez. Pasando por graves enfermedades, el Señor le daba larga vida… Muchas veces se preguntaría Sebastián «¿pero qué es lo que el Señor quiere hacer conmigo?». Y una y otra vez su perplejidad tomaría forma de súplica incesante: «enséñame, Señor, tu camino, para que siga tu verdad» (Sal 85,11)…

Una gravísima enfermedad ahora le inclina a hacer su testamento, dejando todos sus bienes a los dominicos de Atzcapotzalco, con el encargo de que parte de su hacienda se empleara en favor de sus queridos indios mexicanos. Pero la salud vuelve completamente, y aumenta el desconcierto interior en Sebastián, a quien Dios da al mismo tiempo graves enfermedades y muy larga vida. Cada vez está más ajeno a sus tierras y ganados, y pasa más horas de oración en la iglesia. Cada vez son más largas y frecuentes sus visitas al convento franciscano de Tlanepantla. Una voz interior, probablemente antigua, le llama con fuerza siempre creciente a la vida religiosa, pero esta inclinación no halla en sí mismo sino dudas, y se ve contrariada por los consejos de sus amigos, incluso por las evasivas y largas de su mismo confesor.

Tiene ya 70 años, y aún no conoce su vocación definitiva. ¿Cómo se explica esto?… «¿Qué he de hacer, Señor?» (Hch 22,10). ¿Será que una pertinaz infidelidad a la gracia, obstinadamente mantenida durante tantos años, le ha impedido conocer su verdadera vocación? ¿O será más bien que esta misma vida suya, llena de zig zags, no es sino fidelidad a un misterioso plan divino?… Todo hace pensar que Sebastián de Aparicio pasó realmente las moradas, las Moradas del Castillo interior teresiano, con todas sus purificaciones e iluminaciones progresivas, hasta llegar a la cámara real, donde había de consumarse su unión con el Señor.

Verdaderamente la vida de Sebastián de Aparicio nos asegura una vez más que los caminos de la Providencia divina son misteriosos. Si él mantuvo su castidad virginal incólume en dos matrimonios y tras los graves peligros pasados en Salamanca, San Lúcar y Zafra; si guardó su devoción cristiana viviendo solo y en continuos viajes de carretero; si conservó su corazón de pobre en medio de no pequeñas riquezas, es porque siempre estuvo guardado y animado por el mismo Cristo. Ahora bien, si continuamente fue guiado por el Señor, esto nos lleva a pensar que su extraña y cambiante vida no fue sino el desarrollo fiel de un misterioso plan divino. Quiso Dios que Sebastián de Aparicio fuera todo lo que fue hasta llegar a fraile franciscano.

Portero de clarisas en México

El tiempo de «Aparicio el Rico» ha terminado ya definitivamente. Este hombre bueno, aunque parezca cosa imposible, «en todo el tiempo que fue señor de carros y labranza ganó cosa mal ganada -dice el doctor Parejo-, ni que le remordiese la conciencia a la restitución» (Calvo 81). Un verdadero milagro de la gracia de Cristo. Él mismo, ya viejo, pudo decir con toda verdad: «Siempre he trabajado por el amor de Dios» (Calvo 48).

Las clarisas de México, a poco de su fundación, pasan por graves penurias económicas. Y el confesor de Aparicio sugiere a éste que les ayude con sus bienes y sus conocimientos de la Nueva España. La respuesta es inmediata: «Padre, delo por hecho; mas de mi persona ¿qué he de hacer?»… El mismo confesor le indica la posibilidad de que sirviera a las clarisas como donado, portero y mandadero. Aquí es cuando Sebastián comienza a entrever la claridad de la vida religiosa… A fines de 1573, ante notario, cede todos sus bienes, que ascendían a unos 20.000 pesos, a las clarisas, y sólo de mala gana, por contentar a su precavido confesor, deja 1.000 pesos a su disposición por si no persevera.

Y entonces, cuando en México los numerosos conocidos de Sebastián empiezan a no entender nada de su vida, viendo que el antiguo empresario y rico hacendado se ha transformado en modesto criado de un convento femenino de clausura, entonces es precisamente cuando a él se le van aclarando las cosas: por fin su vida exterior va coincidiendo con sus inclinaciones interiores más profundas y persistentes. Es la primera vez que ocurre en su vida.

Fraile francisco

La vocación religiosa de Sebastián, después de más de un año de mandadero y sacristán de las clarisas, queda probada suficientemente, y el 9 de junio de 1574, a los 72 años de edad, es investido del hábito franciscano en el convento de México. Los buenos frailes de San Francisco, que le conocían y estimaban hacía mucho tiempo, tuvieron la generosidad de recibir a este anciano, que probablemente estimarían próximo a su fin… Pero el buen hermano lego Sebastián da en el noviciado muestras no solo de oración y virtud, sino también de laboriosidad: barre, friega, cocina, atiende a cien cosas, siempre con serena alegría.

Sin embargo, en este año de noviciado fray Sebastián va a sufrir no poco, por una parte de la convivencia, no siempre respetuosa, de sus jóvenes compañeros de noviciado, y por otra, sobre todo, de las impugnaciones del Demonio… Y además de todo esto, sus hermanos de comunidad no acaban de ponerse de acuerdo sobre la conveniencia de admitirlo definitivamente a la profesión religiosa, pues aunque reconocen su bondad, lo ven muy anciano para tomar sobre sí las austeridades de la Regla franciscana. En ese tiempo tan duro para él, fray Sebastián tiene visiones de San Francisco y de su querido apóstol Santiago, el de Galicia, que le confirman en su vocación. Al referir con toda sencillez estas visiones a un novicio que dudaba de volverse al mundo, confirmó a éste en su vocación.

Finalmente, llegado el momento, y después de tres días de deliberación, deciden recibirlo, de modo que el 13 de junio de 1575 recita la solemne fórmula:

«Yo, fray Sebastián de Aparicio, hago voto y prometo a Dios vivir en obediencia, sin cosa alguna propia y en castidad, vivir el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, guardando la Regla de los frailes menores».

Y un fraile firma por él, pues es analfabeto.

Mendigo de Dios en Puebla

Fray Sebastián, ya fraile, con toda la alegría del Evangelio en el pecho, y con sus 73 años, se va a pie a su primer destino, Santiago de Tecali, convento situado a unos treinta kilómetros al este de Puebla. En este pueblo de unos 6.000 vecinos, siendo el único hermano lego, sirve un año de portero, cocinero, hortelano y limosnero.

Pero en seguida le llaman a Puebla de los Angeles, donde el gran convento franciscano, con su centenar de frailes, empeñados en mil tareas de evangelización y educación de los indios, necesitan un buen limosnero. Aquí, donde había comenzado su vida seglar en Nueva España, va a transcurrir el resto de su vida.

A sus 75 años, con el sombrero de paja a la espalda, el hábito remendado, la bota, «su compañera», siempre al hombro, el rosario en una mano y la aguijada en la otra para conducir sus bueyes, fray Sebastián retoma su carreta y se hace de nuevo a los caminos, recorriendo sin cesar una región de unos 250 kilómetros a la redonda, esta vez para recoger ayudas no sólo para los frailes de su comunidad, sino también para los pobres que en el convento se atienden día a día. «Ahí viene Aparicio», se decían con alegría los que le veían llegar. Y su fórmula era: «Guárdeos Dios, hermano, ¿hay algo que dar, por Dios, a San Francisco?»… «Aparicio el Rico» se ha transformado de verdad en un «fraile mendicante».

A los otros limosneros les dice siempre: «No pidáis a los pobres, que harto hacen los miserables en sustentarse en su pobreza». Más aún, él daba a los pobres muchas veces su propia ropa o les repartía de los bienes que había reunido para el convento. El superior no veía clara la conveniencia de tal proceder, pero fray Sebastián le decía: «Más que me dé cien azotes, que no tengo de dejar de dar lo que me piden por amor de Dios».

A los sesenta años había comenzado el Hermano Aparicio a beber algo de vino, que «casi no era nada». Y ahora, ya fraile y penitente, siempre llevaba consigo la bota, quizá para que no le tuvieran por santo, quizá para reconfortarse en momentos de agotamiento, tal vez para ambas cosas. Un día del Corpus se encontró con él don Diego Romano, obispo de Tlaxcala, y como le apreciaba mucho, le dijo a fray Sebastián si podía ayudarle en algo. No tuvo mucho que pensar el buen fraile. Acercándole la bota, le dijo: «Que me llenéis esta pobretilla» (Calvo 150)…

A la sombra de la Cruz

El viejito que los frailes franciscos han recibido por pura generosidad, va a servirles de limosnero 23 años, de los 75 a los 98. Siempre de aquí para allá, muchas noches las pasa al sereno, a la luz de las estrellas, al cobijo de su carreta. Incluso cuando estaba en el convento, no necesitaba celda y prefería dormir en el patio bajo su carro. El padre Alonso Ponce, Comisario General franciscano, en una Relación breve de 1586, decía de fray Sebastián:

«Siendo de casi 90 años de edad, anda con su carreta de cuatro bueyes, sin ayuda ninguna de fraile español, ni indio, ni otra persona, acarreando leña y maíz y otras cosas necesarias para el sustento de aquel convento, y nunca le hace mal dormir en el campo al sol, ni al agua, antes este es su contento y regalo, y cuando está en el convento ha de tener la puerta de la celda abierta y ver el cielo desde la cama en que duerme, porque de otra manera se angustia y muere; si se le moja la ropa nunca se la quita, sino que el mismo cuerpo la enjuga, y si por estar sucia la ha de lavar, sin aguardar a que se seque se la viste y él la enjuga y seca con el calor del cuerpo, sin que de nada de esto se le renazca enfermedad, ni indisposición alguna» (Campaza 40).

Los datos son ciertos, pero no parece tan exacta la apreciación idílica de los mismos. En realidad fray Aparicio pasó en estos años de ancianidad, siempre de camino, innumerables penalidades. A veces sus penitencias eran consideradas como manías; pero eran en realidad mortificaciones. Así, poco antes de morir, le dice a su mismo superior: «Piensa, padre Guardián, que el dormir yo en el campo y fuera de techado es por mi gusto; no, sino porque este bellaco gusanillo del cuerpo padezca, porque si no hacemos penitencia, no iremos al cielo» (Calvo 108).

Y según refiere el doctor Pareja, a un fraile que le aconsejaba ofrecerlo todo a Dios, le responde: «Hartos días ha que se lo he ofrecido, y bien veo que si no fuera por su amor, era imposible tolerarlo; porque os certifico, Padre, que ando tan molido y cansado, que ya no hay miembro en el cuerpo que no me duela; y a un puedo certificaros que hasta los cabellos de la cabeza siento que me afligen, cuando de noche me quiero acostar o tomar algún reposo» (Campazas 40).

Consolado por los ángeles

También es cierto que el Hermano Aparicio se vio asistido muchas veces por consolaciones celestiales, como suele suceder tantas veces a los santos, cuando por amor de Dios renuncian a todo placer mundano. Él tuvo, concretamente, una gran devoción a los ángeles, especialmente al de su guarda, y experimentó muchas veces sus favores.

El mismo fray Sebastián contó al provincial Alonso de Cepeda una anécdota bien significativa. Le refirió que «caminando para Puebla hizo noche junto a una gran barranca que está en el camino de Huejotzingo. Y estando acostado en el suelo, debajo de una carreta, como acostumbraba, era tanta el agua que llovía que corrían arroyos hacia él, sin poderlo remediar, ni hacer otra diligencia más que ofrecer a Dios nuestro Señor aquel trabajo que padecía, con una total resignación y conformidad con su voluntad santísima».

Pero Dios acudió en auxilio de su siervo. Un hermosísimo mancebo se apareció y con una vihuela comenzó a tocar tan suave y dulcemente, que le pareció estar en la gloria, olvidándose de la incomodidad de la lluvia, y levantándose para acercarse al músico, éste se iba retirando, hasta que saltando la barranca de un salto, desapareció, dejando a Aparicio muy consolado» (Campazas 57). Otra vez, con la carreta atascada en el barro, se le presenta un joven vestido de blanco para ofrecerle su ayuda. «¡Qué ayuda me podéis dar vos, le dice, cuando ocho bueyes no pueden sacarla!». Pero cuando ve que el joven sacaba el carro con toda facilidad, comenta en voz alta: «¡A fe que no sois vos de acá!» (Campazas 71)…

Fueron numerosas las ocasiones en que a fray Sebastián, como a Cristo después del ayuno en el desierto, «se acercaron los ángeles y le servían» (Mt 4,11), o como en la agonía de Getsemaní, «un ángel del cielo se le apareció para confortarle» (Lc 22,43).

Impugnado por los demonios

Como también es normal en quienes han vencido ya el mundo y la carne, fray Sebastián experimentó terribles impugnaciones del Demonio en muchas ocasiones. En la hacienda de Tlanepantla, agarrado a las astas de un toro furioso, luchó a brazo partido contra el Demonio. En las clarisas de México los combates contra el Maligno era tan fuertes que la abadesa le puso una noche dos hombres para su defensa, pero salieron tan molidos y aterrados por dos leones que por nada del mundo aceptaron volver a cumplir tal oficio.

Ya de fraile, según cuenta el doctor Pareja, el demonio «le quitaba de su pobre cama la poca ropa con que se cubría y abrigaba, y, echándosela por la ventana del dormitorio, lo dejaba yerto de frío y en punto de acabársele la vida. Otras veces, dándole grandes golpazos, lo atormentaba y molía; otras lo cogía en alto y, dejándolo caer como quien juega a la pelota, lo atormentaba, inquietándolo; de manera que muchas veces se vio desconsoladísimo y afligido» (Campazas 31).

Los ataques continuaron en muchas ocasiones. En una de ellas los demonios le dijeron que iban a despeñarlo porque Dios les había dado orden de hacerlo. A lo que respondió fray Sebastián muy tranquilo: «Pues si Dios os lo mandó ¿qué aguardáis? Haced lo que Él os manda, que yo estoy muy contento de hacer lo que a Dios le agrada»…

Tan acostumbrado estaba nuestro Hermano a estos combates, que al Provincial de los Descalzos, fray Juan de Santa Ana, le dijo que ya no le importaban nada, «aunque viese más demonios que mosquitos». Y poco antes de morir, a los hermanos que le recomendaban acogerse a Dios para librarse de los asedios del Malo les dice: «Gracias a Dios, ha mucho tiempo que ese maldito no llega a mí, por haberle ya muchas veces vencido».

«Florecillas» de fray Sebastián

De los 568 testigos que depusieron en el proceso que la Iglesia hizo a su muerte, y de otros relatos, nos quedan muchas anécdotas, de las que referiremos algunas. Al mismo fray Juan de Santa Ana, buen amigo suyo, le contó fray Sebastián esta anécdota:

«Habéis de saber que todas las veces que voy al convento, procuro llevar a los coristas y estudiantes fruta u otra cosa que merienden, y cuando no lo hago me esconden las herramientas de las carretas (que sin duda las letras deben hacer golosos a los mozos), y esta vez que no les llevé nada, me cercaron con mucho ruido y alboroto; me pusieron tendido sobre una tabla, diciendo que ya estaba muerto, y cantando lo que cantan cuando entierran a los muertos, me llevaban por el claustro adelante a enterrar entre las coles de la huerta, donde tenían ya hecho el hoyo. Acertolo a ver desde su corredor el Guardián, que era entonces el R. P. fray Buenaventura Paredes, y preguntó: -¿Dónde lleváis a Aparicio? Y respondieron: -Padre nuestro, está muerto y lo llevamos a enterrar. Entonces dije yo: -Padre Guardián, ¿yo estoy muerto? Y visto por el Guardián que había yo respondido, les dijo: -¿Pues cómo habla si está muerto? A lo cual los dichos coristas dijeron: -Padre nuestro, muchos muertos hablan y uno de ellos es el Hermano Aparicio. Y por último el Guardián les mandó que me dejasen, que de otra suerte ya estuviera enterrado» (Campazas 47).

En una ocasión un religioso le exhortaba a amar a Dios, ya que Dios tanto le quería. A lo que fray Sebastián respondió con dudosa exactitud teológica, pero con toda veracidad de corazón: «Más le quiero yo a Él, pues sólo por Él he trabajado toda mi vida, sin descansar un punto, y por su amor me dejaría hacer pedazos». Aquel gallego analfabeto, pura bondad para todos, tenía en cambio sus problemas para amar a los judíos, y alegaba: «No son nuestros prójimos los que no creen en Jesucristo, sino herejes». Y cuando le hacían ver que Jesucristo, la Virgen María y San José, así como los santos apóstoles, eran judíos, respondía conteniendo su indignación: «Mirad que decís herejía»…

El Hermano Aparicio, tan devoto de la Eucaristía, sufría no poco a veces por no poder estar siempre presente en los oficios litúrgicos. Por eso en ocasiones, cuando estaba con el ganado en el monte, lo dejaba abandonado y se iba al convento a la hora de la misa. Y a los que ponían objeciones les decía: «Allá queda mi Padre San Francisco, cuya hacienda es ésa; él la guardará, y yo os aseguro que no faltará nada». Como así fue siempre.

Regresaba fray Sebastián con su carro bien cargado de Tlaxcala a Puebla, cuando se le rompió un eje. No habiendo en el momento remedio humano posible, invoca a San Francisco, y el carro sigue rodando como antes. Y a uno que le dice asombrado al ver la escena: «Padre Aparicio, ¿qué diremos de esto?», le contesta simplemente: «Qué hemos de decir, sino que mi Padre San Francisco va teniendo la rueda para que no se caiga» (Campazas 53-4).

Señorío fraternal sobre los animales

En realidad, fray Sebastián era bueno con todos, con los novicios de coro, a quienes les llamaba «novillos», y también con los mismos novillos, a quienes les decía «coristillas». Tenía sobre los animales un ascendiente verdaderamente sorprendente. A sus bueyes, Blanquillo, Aceituno…, hasta una docena que tenía, o al jefe de ellos, Gachupín, les hablaba y reconvenía como a hermanos pequeños, y le hacían caso siempre. Cuando se le meten a comer en una milpa, y una mujer se acerca gritando desolada, fray Sebastián le tranquiliza: «No se preocupe, hermana, mis bueyes no hacen daño». Y éstos obedientes se retiran, dejando los maizales intactos.

En otra ocasión, acarreando piedra para la construcción del convento de Puebla, un buey se le cansó hasta el agotamiento, y hubo que desuncirlo. Fray Sebastián entonces, por seguir con el trabajo, se acerca a una vaca que está por allí paciendo con su ternero, le echa su cordón franciscano al cuello, y sin que ella se resista, la pone al yugo y sigue en su trabajo. Y al ternerillo, que protesta sin cesar con grandes mugidos, le manda callar y calla. El antiguo domador de novillos los amansa ahora en el nombre de Jesús o de San Francisco.

Regresando una vez de Atlixco con unas carretas bien cargadas de trigo, se detiene el Hermano Aparicio a descansar, momento que las hormigas aprovechan para hacer su trabajo. «Padre, le dice un indio, las hormigas están hurtando el trigo a toda prisa, y si no lo remedia, tienen traza de llevárselo todo». Fray Sebastián se acerca allí muy serio y les dice: «De San Francisco es el trigo que habéis hurtado; ahora mirad lo que hacéis». Fue suficiente para que lo devolvieran todo.

A un hermano le confesaba una vez: «Muchas veces me coge la noche en la sabana y, sin otra ayuda que la misericordia de Dios, como me veo solo y tan enfermo, vuelvo los ojos al cielo, al Padre universal de la clemencia, y dígole: «Ya sabe que esto que llevo en esta carreta es para el sustento de vuestros siervos y que estos bueyes que me ayudan a jalar la carreta son de San Francisco; también sabéis mi imposibilidad para poderlos guardar y recoger esta noche, y así los pongo en vuestras manos y dejo en vuestra guardia para que me los guardéis y traigáis en pastos cercanos, donde con facilidad los halle». Con esto me acuesto debajo de la carreta y paso la noche; y a la mañana, cuando me levanto con el cuidado de buscarlos, los veo tan cerca de mí que, llamándolos, se vienen al yugo y los unzo, y sigo mi jornada» (Calvo 146).

«No perder a Dios de vista»

Fray Sebastián de Aparicio, con todas estos prodigios, nada tenía de hombre excéntrico; bien al contrario, su vida estaba perfectamente centrada en su centro, que es Dios. Desde Él actuaba siempre, y con Él y para Él vivía en todo momento. Y si San Francisco mandaba en su Regla a todos los hermanos legos rezar 76 Padrenuestros cada día, ésta era, con el Ave María, la oración continua del Hermano Aparicio. No salía de ahí, y en el «hágase tu voluntad» él decía todo lo que tenía que decir, y no tenía más que pensar o expresar. Fray Sebastián era, como bien dice Calvo Moralejo, «el Santo del Padre Nuestro» (131).

Noches enteras pasaba en oración de rodillas, mirando al cielo. «No tenía horas determinadas de oración, refiere el padre Letona, porque la tenía continua. en especial los últimos años de su vida andaba siempre tan absorto en Dios que no atendía a las palabras y preguntas que le hacían… Los 24 años que vivió en el convento de Puebla, jamás durmió debajo de techado, sino siempre en campo raso por no perder de vista el cielo» (Campazas 87). Varias veces le vieron, frailes y seglares, elevado durante la oración en éxtasis, pero lo más común era verle entre sus bueyes, a veces, cuando no podía menos, hasta en días de fiesta.

«Lo que yo hago -le confesaba a un fraile- es hacer lo que me manda la obediencia: duermo donde puedo, como lo que Dios me envía, visto lo que me da el convento; pero lo mejor es no perder a Dios de vista, que con eso vivo seguro». Y a esto añadía: «Si no fuera así, ¿quién había de pasar la vida que yo paso? A Él ofrezco los trabajos ordinarios de cada día, y a mi Padre San Francisco, por quienes los hago; ellos me lo reciban en descuento de mis pecados para que con eso me salve».

Como decía su biógrafo Sánchez Parejo, «toda su confianza y cuidado estaba puesto en sólo Dios. Él era su compañía, su comida, su bebida, su techo y amparo y, como dijo su padre San Francisco, y todas mis cosas» (Calvo 133).

Devoto seguro de la Virgen María

El Señor, San Francisco, el apóstol Santiago, y la dulcísima Virgen María… Muchos testigos afirmaron que la mano de fray Sebastián de Aparicio, siempre que no estaba ocupada en algún trabajo, se ocupaba en pasar una y otra vez el Rosario de la Virgen, sin cansarse de ello nunca.

En una fiesta de la Virgen, llega fray Sebastián al convento de Cholula en el momento de la comunión, y allá se acerca a comulgar, desaliñado y con la bota al cinto, recogiéndose después a dar gracias. En ello está cuando se le aparece la Virgen, y él la contempla arrobado… Cuando el padre Sancho de Landa se le interpone, le dice el hermano Aparicio: «Quitáos, quitáos, ¿no veis aquella gran Señora, que baja por las escaleras? ¡Miradla! ¿No es muy hermosa?». Pero el padre Sancho no ve nada: «¿Estás loco, Sebastián?… ¿Dónde hay mujer?»… Luego comprendió que se trataba de una visión del santo Hermano (Compazas 89).

98 años…

El 20 de enero, día de San Sebastián, de 1600, el Hermano Aparicio cumple 98 años, y una vez honrado su patrono, está trabajando con sus carretas. Todavía le aguantaba la salud, aunque una antigua hernia le daba cada vez más sufrimientos. El 20 de febrero, viene a casa desde el monte de Tlaxcala con un carro de leña, cuando los dolores de la hernia se le agudizan hasta producirle náusea y vómitos. Se las arregla, quién sabe cómo, para llegar al convento de Puebla, donde fray Juan de San Buenaventura, también gallego, le recibe, espantándose de verle tan desfallecido.

Allá queda fray Sebastián en el patio, bajo la carreta, en el lugar acostumbrado. Pero el padre Guardián le obliga a guardar cama en la enfermería. Cinco días dura allí, sobre la cama inusual. Y a su paisano fray Juan de San Buenaventura se le queja: «¿Qué os parece?, cómo no me quieren dejar donde tengo consuelo»… Él, de hacía tiempo, como los indios, tenía preferencia por sentarse directamente en el suelo: «Mejor está la tierra sobre la tierra», solía decir.

Pide entonces que le traigan a la celda el Santísimo, y que le dejen adorarlo postrado en tierra. Más tarde el padre Guardián le acerca el crucifijo, para que le pida perdón al Señor por sus pecados: «¿Ahora habíamos de aguardar a eso? -le dice fray Sebastián-. Muchos días ha que somos viejos amigos»… Otro fraile le pone en guardia contra posibles asaltos del demonio: «Ya está vencido -le responde-. Todo lo veo en paz. El Señor sea bendito».

El 25 de febrero, con 98 años, postrado en tierra, al modo de San Francisco, fray Sebastián de Aparicio entrega a Dios su espíritu al tiempo que dice «Jesús».

En seguida se abre su proceso de beatificación, y llegan a documentarse hasta 968 milagros… Por fin, tras tantas demoras, en 1789 es declarado Beato, y desde entonces su cuerpo incorrupto -parece un hombre dormido, de unos 60 años- descansa en una urna de plata y cristal en el convento franciscano de Puebla de los Angeles. Hay en la plaza, sin esperar a Roma, un hermoso monumento en granito y bronce, con una inscripción bien clara:

San Sebastián de Aparicio

Precursor de los caminos de América

1502-1600
Clara Alonso en pelotas