El juicio del caso Nóos quedará listo para sentencia previsiblemente hoy

El juicio del caso Nóos, que se encuentra en fase de exposición de los informes finales por parte de las defensas, quedará previsiblemente este miércoles visto para sentencia. Y lo hará tras seis meses en los que han comparecido más de 300 testigos y numerosos peritos, además de los propios acusados del presunto desvío de más de seis millones de euros de las Administraciones públicas a través del entramado urdido por Iñaki Urdangarin y Diego Torres en torno al Instituto Nóos.
LA VOZ LIBRE

El Ayuntamiento no recurrirá la sentencia sobre Tabacalera

Valencia Noticias | Redacción.- “No vamos a recurrir la sentencia sobre Tabacalera. Aunque el Ayuntamiento sea la parte que pierde no la vamos a recurrir, porque estamos de acuerdo con ella; nos parece correcta y vamos a estudiar su ejecución”, dijo el alcalde de Valencia, Joan Ribó, anunciando hoy la voluntad del Equipo de Gobierno de acatar la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Valencia que anula la modificación del planeamiento que permitió el derribo de dos de las naves laterales del edificio de la antigua Tabacalera, y anula también el subsiguiente convenio que posibilitó la permuta de bienes municipales con claro perjuicio para las arcas públicas.

En similares términos se manifestó en rueda de prensa el delegado de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, quien realizó una primera valoración de la decisión del Tribunal, dado que en estos momentos los Servicios Jurídicos Municipales están analizando el alcance de la sentencia.

Joan Ribó, anunciando hoy la voluntad del Equipo de Gobierno de acatar la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Valencia.
image-300137

Joan Ribó, anunciando hoy la voluntad del Equipo de Gobierno de acatar la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Valencia.

El alcalde, Joan Ribó, destacó la “gravedad” del tema que, asegurando, “tiene el mismo espíritu que, por ejemplo, el caso de El Cabanyal; y nos dice dos cosas fundamentales: que no se ha respetado el patrimonio (en este caso industrial) de la ciudad; y que esa falta de respeto a nuestro patrimonio nos genera después unos enormes conflictos legislativos que cuesta mucho resolver y volver a poner en marcha”.

Además, el alcalde destacó que la sentencia “habla de aspectos especulativos muy graves”. “Yo diría que tanto el anterior gobierno de la Generalitat como el anterior equipo de gobierno municipal han tenido suerte porque los demandantes no tenían recursos suficientes y no han podido presentar pruebas periciales”, añadió y citó como ejemplo el precio por metro cuadrado por el que se valoraron las dependencias municipales de la plaza de América, mucho menor que el de mercado en aquel momento. “¿Fue un pelotazo de algunos?, ¿un menosprecio de los recursos propios municipales de otros? Lo cierto es que es muy grave”, se preguntó.

Por su parte, el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, calificó el texto judicial de “contundente, clarificador, y que entra en fondo de la cuestión”, y explicó que “viene, desgraciadamente, a confirmar lo que calificamos en su momento de ‘pelotazo urbanístico’, de ‘grave atentado patrimonial a un bien protegido de la ciudad, concretamente el edificio de Tabacalera, y de oscura operación urbanística”.

El concejal recordó que se trata de una operación que se saldó “con la mutilación de un bien protegido”. De hecho, Valencia fue la única ciudad donde había un edificio de estas características, que en su momento tenía la calificación de edificio industrial, en que se ha dado esta situación. El resto de inmuebles de la antigua Tabacalera fueron protegidos íntegramente en otras ciutats, y dedicados a edificios públicos.

“Pero aquí se optó, después de una compra por parte del Grupo Guadalmedina-Altadis del edificio, por recalificar una parte del suelo y derribarlo, pese a saber que constaba de elementos que gozaban de protección patrimonial”, recordó Sarrià. “Se le otorgó una mayor edificabilidad y se firmó un convenio urbanístico por el cual se daba el edificio municipal de la plaza de América a un coste tres veces inferior a lo que era en aquellos momentos su valor de mercado”, continuó. De hecho, el concejal recordó que en aquellas mismas fechas, la Generalitat subastó los edificios de los juzgados “por tres veces más el valor del metro cuadrado que se tasó en ese momento el edificio municipal de la plaza de América”.

Un “varapalo” en toda regla al anterior gobierno del PP

La sentencia da la razón a los recurrentes: anula la modificación del planeamiento y anula el convenio que posibilitó la permuta. “Es un varapalo en toda regla a la política urbanística del anterior Gobierno Municipal: un varapalo a la anterior alcaldesa, Rita Barberá, que se implicó personalmente en este proceso, y al anterior vicealcalde, Alfonso Grau”, dijo Sarrià.

La sentencia del TSJ respalda el recurso presentado en su día por la plataforma Salvem Tabacalera a una anterior sentencia desestimatoria de la denuncia presentada contra el Ayuntamiento, la Generalitat Valenciana y la promotora Guadalmedina por la recalificación de uso y el posterior convenio que posibilitó derribar dos de las naves laterales de Tabacalera y la permuta por el antiguo edificio municipal de la plaza de América. Hay que recordar que recurso se produjo después de una sentencia favorable al Ayuntamiento en aquel momento, que recurrió Salvem Tabacalera, y que el Supremo obligó a reconsiderar porque no se había entrado en el fondo de la cuestión.

“Esta sentencia sí entra en el fondo de la cuestión y viene, desgraciadamente, a confirmar las sospechas y la denuncia que en su momento hizo la Oposición, y concretamente el Grupo Municipal Socialista”, informó Sarrià (en aquel entonces, ni Compromís ni València en Comú tenían representación en el Consistorio).

Las consecuencias de la sentencia del TSJ

La sentencia tiene una consecuencia obvia, ha explicado el concejal de Desarrollo Urbano, y es que se anula el planeamiento. Por ello, ha anunciado que, en cuanto esté clarificada toda la información, se iniciará el proceso de revisión del planeamiento para dar cumplimiento a la sentencia.

En este sentido, y a preguntas de los periodistas, el alcalde, Joan Ribó, recordó que la ejecución de la sentencia la ha de pedir quien la ha ganado, en este caso Salvem Tabalacera, por lo que ha anunciado que desde el Ayuntamiento se contactará con ellos. “Hay partes posibles de recuperar, pero hay otras muy difíciles”, reconoció, como por ejemplo rehacer alguna parte de las naves que se tiraron. No obstante, ha asegurado que se va a estudiar detalladamente el tema.

Responsabilidades políticas

Ribó aseguró que la sentencia del TSJ “es un texto duro, pero muy recomendable de leer, para ver cómo de mal se han hecho las cosas hasta ahora”, y ha citado como ejemplos los casos de la Feria de Muestras, el Palacio de Congresos o la Dársena. “Si de la derecha se dice que gestiona bien que vengan los dioses y lo vean”, concluyó.

Por su parte, Vicent Sarrià aseguró que de la sentencia se deriva una serie de responsabilidades políticas, y ha manifestado que “los que en su momento tomaron esta decisión lesiva tanto para el patrimonio protegido de la ciudad como para las arcas municipales  tendrían que explicar, o al menos pedir disculpas y asumir la responsabilidad política, por una decisión que hoy los tribunales han venido a confirmar que se hizo incorrectamente”. El concejal aseguró que dicha decisión “constituye además una muestra de una forma de hacer urbanismo, en la etapa de Gobierno del Partido Popular, dominada por el oscurantismo y por las malas prácticas; pero que, poco a poco, se va confirmando en sentencias como ésta”.

Valencia Noticias

L’Ajuntament no recorrerà la sentència sobre l’antiga fàbrica de Tabac

Valencia Noticias | Redacción.- “No anem a recórrer la sentència sobre Tabacalera. Encara que l’Ajuntament siga la part que perd, no l’anem a recórrer, perquè estem d’acord amb ella; ens sembla correcta i anem a estudiar la seua execució”. L’alcalde de València, Joan Ribó, ha anunciat hui la voluntat de l’equip de govern d’acatar la decisió del Tribunal Superior de Justícia de València que anul·la la modificació del planejament que va permetre l’enderrocament de dos de les naus laterals de l’edifici de l’antiga Fàbrica de Tabac, i anul·la també el subsegüent conveni que va possibilitar la permuta de béns municipals amb clar perjudici per a les arques públiques.

En similars termes s’ha manifestat en roda de premsa el delegat de Desenvolupament Urbà, Vicent Sarrià, qui ha realitzat una primera valoració de la decisió del Tribunal, atés que en estos moments els Servicis Jurídics Municipals estan analitzant l’abast de la sentència.

L’alcalde, Joan Ribó, ha destacat la “gravetat” del tema que, ha assegurat, “té el mateix esperit que, per exemple, el cas del Cabanyal; i ens diu dos coses fonamentals: que no s’ha respectat el patrimoni (en este cas industrial) de la ciutat; i que eixa falta de respecte al nostre patrimoni ens genera després uns enormes conflictes legislatius que costa molt resoldre”.

Joan Ribó, anunciando hoy la voluntad del Equipo de Gobierno de acatar la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Valencia.
image-300141

A més, l’alcalde ha destacat que la sentència “parla d’aspectes especulatius molt greus”. “Jo diria”, ha afegit, “que tant l’anterior govern de la Generalitat com l’anterior equip de govern municipal han tingut sort perquè els demandants no tenien recursos suficients i no han pogut presentar proves pericials”, i ha citat com a exemple el preu per metre quadrat pel qual es van valorar les dependències municipals de la plaça d’Amèrica, molt menor que el de mercat en aquell moment. “Va ser un ‘pelotazo’ d’alguns? Un menyspreu dels recursos propis municipals d’uns altres?”, s’ha preguntat. “La veritat és que és molt greu”.

Per la seua banda, el regidor de Desenvolupament Urbà, Vicent Sarrià, ha qualificat el text judicial de “contundent, clarificador, i que entra en el fons de la qüestió”, i ha explicat que “ve, desgraciadament, a confirmar el que vam qualificar en el seu moment de ‘pelotazo urbanístic’, de greu atemptat patrimonial a un bé protegit de la ciutat, concretament l’edifici de l’antiga Fàbrica de Tabac, i de fosca operació urbanística”.

El regidor ha recordat que es tracta d’una operació que es va saldar “amb la mutilació d’un bé protegit”. De fet, València va ser l’única ciutat on hi havia un edifici d’estes característiques, que en el seu moment tenia la qualificació d’edifici industrial, en què s’ha donat esta situació. La resta d’immobles de l’antiga Fàbrica de Tabac van ser protegits íntegrament en altres ciutats, i dedicats a edificis públics.

“Però ací”, ha recordat Sarrià, “es va optar, després d’una compra per part del Grup Guadalmedina-Altadis de l’edifici, per requalificar una part del sòl i enderrocar-lo, malgrat que se sabia que constava d’elements que gaudien de protecció patrimonial”. “Se li va atorgar una major edificabilitat”, ha continuat, “i es va signar un conveni urbanístic pel qual es donava l’edifici municipal de la plaça d’Amèrica a un cost tres vegades inferior al que era en aquells moments el seu valor de mercat”. De fet, el regidor ha recordat que en aquelles mateixes dates, la Generalitat va subhastar els edificis dels jutjats “per tres vegades més el valor del metre quadrat en què es va taxar en eixe moment l’edifici municipal de la plaça d’Amèrica”.

Una “garrotada” en tota regla a l’anterior govern del PP

La sentència dóna la raó als recurrents: anul·la la modificació del planejament i anul·la el conveni que va possibilitar la permuta. En paraules de Sarrià: “És una garrotada en tota regla a la política urbanística de l’anterior govern municipal: una garrotada a l’anterior alcaldessa, Rita Barberá, qui es va implicar personalment en este procés, i a l’anterior vicealcalde, Alfonso Grau”.

La sentència del TSJ recolza el recurs presentat en el seu moment per la plataforma Salvem Tabacalera a una anterior sentència desestimatòria de la denúncia presentada contra l’Ajuntament, la Generalitat Valenciana i la promotora Guadalmedina per la requalificació d’ús i el posterior conveni que va possibilitar enderrocar dos de les naus laterals de l’antiga Fàbrica de Tabac i la permuta per l’antic edifici municipal de la plaça d’Amèrica. Cal recordar que el recurs es va produir després d’una sentència favorable a l’Ajuntament en aquell moment, que va recórrer Salvem Tabacalera, i que el Suprem va obligar a reconsiderar perquè no s’havia entrat en el fons de la qüestió.

“Esta sentència sí entra en el fons de la qüestió”, ha afirmat Sarrià, “i ve, desgraciadament, a confirmar les sospites i la denúncia que en el seu moment va fer l’oposició, i concretament el Grup Municipal Socialista” (en aquells moments, ni Compromís ni València en Comú tenien representació al consistori).

Les conseqüències de la sentència del TSJ

La sentència té una conseqüència òbvia, ha explicat el regidor de Desenvolupament Urbà, i és que s’anul·la el planejament. Per açò, ha anunciat que, quan estiga aclarida tota la informació, s’iniciarà el procés de revisió del planejament per a donar compliment a la sentència.

En este sentit, i a preguntes dels periodistes, l’alcalde, Joan Ribó, ha recordat que l’execució de la sentència l’ha de demanar qui l’ha guanyada, en est cas Salvem Tabalacera, per la qual cosa ha anunciat que des de l’Ajuntament es contactarà amb ells. “Hi ha parts possibles de recuperar, però hi ha unes altres molt difícils”, ha reconegut, com per exemple, refer alguna part de les naus que es van tirar. No obstant això, ha assegurat que s’estudiarà detalladament el tema.

Responsabilitats polítiques

Ribó ha assegurat que la sentència del TSJ “és un text dur, però molt recomanable de llegir, per a veure com de malament s’han fet les coses fins ara”, i ha citat com a exemples els casos de la Fira de Mostres, el Palau de Congressos o la Dàrsena. “Si de la dreta es diu que gestiona bé”, ha conclòs, “que vinguen els déus i ho vegen”.

Per la seua banda, Vicent Sarrià ha assegurat que de la sentència es deriva una sèrie de responsabilitats polítiques, i ha manifestat que “els que en el seu moment van prendre esta decisió lesiva, tant per al patrimoni protegit de la ciutat com per a les arques municipals, haurien d’explicar, o almenys demanar disculpes i assumir la responsabilitat política, per una decisió que hui els tribunals han vingut a confirmar que es va fer incorrectament”. El regidor ha assegurat que esta decisió “constituïx,a més, una mostra d’una forma de fer urbanisme, en l’etapa de govern del Partit Popular, dominada per l’obscurantisme i per les males pràctiques; però que, a poc a poc, es va confirmant en sentències com esta”.

 

Valencia Noticias