13 hijos idénticos a sus padres

La genética es lo que tiene, que le gusta hacer de las suyas. Y a veces es para bien, y otras veces no tanto, porque heredamos rasgos y características que puede que no nos convengan. En cualquier caso, mira estas fotografías de gente idéntica a sus padres, o a sus abuelos.

pa15

Posar para una misma foto

Si eres una de esas personas que ha salido totalmente a su padre o a su madre, seguramente te hayan pedido que posaras en una de esas fotos míticas de tu padre. Es como hacer una imitación, y sabes a qué foto se refiere, y qué mueca debes, pero aún así, a veces te sientes mal, porque sueles estar más a la sombra de tu progenitor.

Y nos referimos a más de lo normal. Si tu padre es buena persona, siempre estarás a su sombra. Y si ha sido mala persona, también, y te costará esfuerzo y sudor cambiar ese concepto para que no te lo apliquen a ti. En cualquier caso, que te parezcas a tu padre esconde mucho más de lo que hay. 

pa14

Gustos que se heredan

De los padres también heredamos algunos gustos, sobre todo los musicales. Es lo normal: cuando somos bebés, no tenemos la capacidad de elegir la música que nos ponen, por lo que nos acostumbramos a ella, y adquirimos recuerdos con esa música. Entonces, heredamos, prácticamente, los gustos musicales de nuestros padres.

Y si ya heredamos el físico, es inevitable que en nuestros álbumes de fotos familiares, nos encontremos con cosas como estas. Pura parodia… pero también en parte somos nosotros mismos, y eso no lo podemos evitar, por mucho que queramos.

pa13

Gente que sabe quién eres

Una de las cosas que más sufre la gente que se parece a sus padres o a sus abuelos, es que la gente ya sabe quién eres. Por eso, a veces se hace incómodo cuando una señora de la edad de tus padres o de tus abuelos, te para por la calle, y te dice exactamente de quién eres hijo. Ahora ya sabes la razón, pero hasta hace unos años, pensabas que la gente tenía buena memoria, nada más.

Ya, cuando tienes la cabeza un poco más fría, te das cuenta de que en realidad, todo eso se debía a que eras clavadita a tu abuela. Pero con bigote, o algo peor.

pa12

Fotos en su honor

A veces, el hecho de hacerse fotos con la misma pose, no quiere decir que sea una parodia. Hay ocasiones en que esto se hace como una forma de honorificar todo, y hacerlo en memoria de esa persona. Así, por ejemplo, hacerse la foto con el vestido de graduación de tu madre, puede que sea un poco cutre.

Pero a la larga, te darás cuenta de que era bonito. Y de que incluso a ti te quedaba mejor que a ella, aunque eso no se lo vas a decir, por supuesto. También puede ser cosa de la fotografía, ojo, pero… siempre pondremos ese tipo de excusas.

pa16

Cuando no ves el parecido

A veces pasa: todo el mundo te dice que eres igual a tu madre, pero tú te obcecas en no ver el parecido. Pero también pasa a la inversa. Que nadie te ha dicho nada, pero tú crees firmemente que te pareces a tu madre. Es posible, pero si hasta ahora nadie te lo ha dicho, es por algo: que no te pareces, salvo en el blanco de los ojos.

Lo que tú veas es que te pareces, pero en cosas que los demás no perciben: la forma de moverse, los gestos… todo eso se tiende a imitar de forma inconsciente, y al final sí que nos damos un aire a nuestros padres. Pero no por el físico.

pa6

Cuando pareces un escritor ruso

Para suerte o para tu desgracia, es posible que tu abuelo fuese una celebridad, o al menos en su pueblo. Entonces, cuando vuelves tú al pueblo y te encuentras con los de su generación, no puedes evitar sentirte casi como una celebridad. La gente ve en ti a esa persona, que igual ya no está, pero te tratan como si fuera él.

No es ningún problema, mientras sepan distinguirte de él, después de todo. Eso sí, procura comportarte como alguien de tu edad, para no causar más confusiones de las habituales.

pa4

Heredar aspiraciones

Hay gente que está destinada a cumplir los sueños de sus padres. Puede que sea un arma de doble filo, porque son las aspiraciones que ellos han puesto en nosotros, y en nosotros está la decisión de cumplirlo o no. Es posible que se de el caso de que el sueño de nuestros padres para nosotros, coincida con el resto.

Y es posible que por el camino haya decepciones. Es más que seguro, porque todos hemos sido adolescentes. Aún así, es habitual pensar que lo que queremos es aquello en lo que han insistido nuestros padres durante muchísimo tiempo. ¿Te sientes identificado con esto?

pa11

Vivir las mismas experiencias

Hay cosas que uno tiene que vivir. Y ese pensamiento lo tenemos todos, y todos tenemos una lista de cosas que hacer antes de ser muy viejo, o demasiado tarde. Aunque ya te lo decimos nosotros: nunca es demasiado tarde. De todas formas, no podemos vivir a través de nuestros padres. Es posible que una misma experiencia, como la de ir a un sitio en concreto, fuese el mejor viaje de nuestros padres.

Pero como en el fondo, esto es cuestión de gustos, hay que decir que puede que para nosotros fuera un viaje horrible. Pero es algo que tenemos que vivir, y ya hemos vivido.

pa17

Heredar hábitos

Al igual que es probable heredar gustos, también es de lo más lógico que se hereden ciertas aficiones: si tu padre era un crack con los deportes, es lógico que tú también, porque habrás pasado con él muchos momentos, que te harán rememorar tu infancia. Pero también puede ser algo malo, porque los niños imitan a sus padres.

Así que si ven a su padre bebiendo todo el día, pueden creer que es un comportamiento óptimo, cuando en realidad, todos sabemos que no lo es para nada.

pa3

Gestos

Parecernos mucho a nuestro padre, tiene un problema: y es que nuestra madre lo conoce tan bien, que también nos conoce a nosotros por extensión. Y nos referimos a las muecas faciales que tenemos. A veces son tan imperceptibles, que solo una madre puede diferenciarlas. Pero es que una madre es muy madre, y muy capaz de saber lo que nos pasa.

Así que hay pocas cosas que podamos ocultar a nuestra madre, sobre todo si físicamente nos parecemos a nuestro padre.

pa10

Gemelas

Al hacer el mítico posado de nuestra madre, nos damos cuenta también de que hemos tenido vidas parecidas. Por ejemplo, el hecho de ser madres más o menos a la misma edad, o cometer algunos fallos. Incluso cuando pensamos que nuestra madre es una persona normal, con sus cosas, nos damos cuenta de que “esas cosas”, también las tenemos nosotros. 

Pero darte cuenta de que el bebé rollizo de la foto eres tú, mientras que el de la derecha es tu hijo, es algo asombroso, que te hará sentir nostalgia, porque el tiempo habrá pasado demasiado rápido, ¿verdad?

pa8

Cuando erais ese niño adorable

En realidad, parece la misma persona en dos momentos de su vida distintos. Pero no, son padre e hijo. La verdad es que parecerse tanto a otra persona puede dar un poco de grima, porque no sabes hasta qué punto eres tú, o la opinión de tus padres ha calado tanto en ti. Pero son esas cosas con las que tenemos que convivir, así que… no hay nada más que podamos hacer.

pa2

Foto avejentada

Si no fuera por el color de la foto, podríamos incluso decir que la foto está retocada, y que es la misma persona. Pero claro, ahora como hay tantos filtros de fotografías hipsters… igual sí que es la misma persona, intentando simular que han pasado los años, no? Porque hasta el chaleco es igualito.

Tal vez regenten un restaurante, y llevan tantos años abiertos, que era imposible hacer esta similitud. O no hacerla.

La entrada 13 hijos idénticos a sus padres aparece primero en Ocio.

Ocio

15 Fotos de padres e hijos que son idénticos a la misma edad

Tan pronto como nace un bebé, todas las tías comienzan el debate de nunca acabar de a quién se parece el recién nacido, si a su madre o a su padre. Pero a veces no se necesitan estas discusiones.

Hemos recopilado una lista de hijos y padres fotografiados a la misma edad, la similitud entre ambos es sorprendente.

1. Madre e hija (25 años).

doble1

¡Solo falta que los lentes sean rojos!
2. Padre e hijo (20 años).

doble2

¿Acaso no son hermanos?

The post 15 Fotos de padres e hijos que son idénticos a la misma edad appeared first on Bocalista.

Bocalista