REFLEXIONES DROGADICTAS

 

whitney-biennial-2010-thomas-houseago

TEXTO DE LEBENSWELT

Lo trágico es impensable, y debemos sin embargo pensarlo. M. Maffesoli.

A propósito de los múltiples fallecimientos por consumo de drogas no recetadas ocurridos en una fiesta de música electrónica, el tratamiento aturullado que está ofreciendo la intelligentsia y el vulgo profano se puede interpretar como el epítome de la dislexia, por decir poco, con la que un segmento de la sociedad mundial enfrenta el consumo de drogas. Excuso a la contundencia por necesaria, ya que emparejada al mito del progreso y del ser racional, la cantaleta continúa encerrada en los términos de un paralogismo, en un pensamiento urobórico, condenando a la sociedad a una especie de sempiterna “etapa del espejo”, es decir, a esa tensión entre la imagen, que representa el todo, y el sujeto, que fragmentado no logra coordinar y dominar todas sus partes. Las expresiones de la mediocracia mediocre y de los ávidos comentaristas cibernéticos, se imponen sobre todas las voces aglutinándose en dos cuestiones: el nivel de responsabilidad de la víctima; y la frenética búsqueda de un victimario. A favor de una dialéctica que nos acerque cuanto menos a ideas menos falsas, si no es a la verdad, ofrezco este rejunte de reflexiones y datos, adelantando disculpas por su extensión, por si acaso de que saquemos ventaja alguna del instante de atención que suscita este acontecimiento.

Respecto de la víctima(s).

Una nota online de Juan Gabriel Batalla en Infobae, da cuenta del “perfil de los jóvenes que consumen drogas de diseño”. Por cierto, el interés del periodista por los perfiles psicológicos de las personas no es aleatorio, como cuando el 21 de noviembre de 2015 nos presentaba las diferencias neuronales entre los votantes de Macri y Scioli; o como cuando el 16 de septiembre del mismo año exponía la “polémica” entorno al cambio de protocolo de extracción de sangre que ya no requeriría preguntar por la orientación sexual del donante. Al respecto de los jóvenes que consumen drogas, el periodista indica que se trata de un “público ávido por pasarla bien”, y la especialista consultada advierte que es un “público muy vulnerable donde la moda actual es ser feliz a cualquier precio”. Continúa, “los chicos dicen que la razón más común por la que las toman es el aburrimiento. Es una <generación> aburrida, en búsqueda de nuevas experiencias y sensaciones. Los jóvenes sienten euforia, empatía, y aumenta la sensualidad, pero no la sexualidad. Se sienten solos, van el sábado a bailar y están buscando sentir empatía. El éxtasis da la sensación de conectar con el otro. En la época de mayor comunicación, Tablet o smartphones, la comunicación está fragmentada. Lo virtual hace que se pierda conexión con lo real.” El periodista explica también que “algunos de los compuestos de las pastillas buscan liberar la sustancia neuronal serotonina, lo que genera una falsa sensación de felicidad, desinhibición, plenitud física prolongada, buen humor y falta de apetito.” El diagnóstico es acertado en su apreciación de la droga(s) como un medio y no un fin, aunque es apresurado en tanto reconoce exclusivamente a los jóvenes como albergadores de esas necesidades existenciales. Un poco de contexto.

El “juvenilismo”, sin ser peyorativo, escapa a un problema de generación, explica Maffesoli. Ser joven, en su manera de vestirse, de hablar, de “construir” y de cuidar su cuerpo, o incluso de pensar y meditar, es el imperativo categórico contemporáneo que no deja a nada ni a nadie indemne. El hombre adulto, realizado, racional, dueño de sí y de la naturaleza, es tan antiguo como la modernidad; dando paso al puer aeternus, niño eterno, juguetón y travieso que caracteriza al hombre posmoderno.

thomas_houseago_east_la_figure_crouching_2009_ths_09_0400_940x560_q80

La figura de Dionisio se nos impone por doquier, gracias a lo que impera “lo festivo, la potencia de la naturaleza y del entorno, el juego de las apariencias, el retorno de lo cíclico acentuando el destino, cosas que hacen de la existencia una sucesión de instantes eternos, como el que representa en forma alegórica una muerte en escena festiva.

Esto no hace más que evidente el sentimiento trágico de la existencia que, volens nolens, domina nuestra sociedad, y que es sinónimo de intensidad.

Época actual, no olvidemos, que se distingue fundamentalmente por la búsqueda de felicidad y de placer individual, aporía que empuja a <<todas>> las personas de esta sociedad de individuos a intentarlo incesantemente, utilizando todos los <<medios individuales>> que dispongan, y en competencia con el resto de los individuos que no hacen más que literalmente lo mismo. También, sociedad posmoderna que desprotegiendo la herramienta con más potencial del siglo XXI, ha convertido a Internet en un cofre de placeres, aventuras, y nuevas sensaciones. Sociedad de consumo, así mismo, que interpela y alienta vehementemente a sus integrantes a buscar en los comercios (y sólo allí) soluciones a los problemas y alivio para el dolor y la ansiedad, en un raid in aetérnum de satisfacción de deseos y necesidades que se renuevan en forma compulsiva, y fundamentalmente, <<adictiva>>. Sociedad del Homo Sexualis, que ha liberado al sexo de las ataduras pacatas y conservadoras, y lo ha instituido en el epítome de la “relación pura” (vaya oxímoron), en el modelo predominante de vinculación, en la meta ideal de las relaciones humanas, esperando que finalmente aporte no más que placer y goce instantáneo, expectativa que, por otro lado, es publicitada en exceso negando su rotundo fracaso. Por si fuera poco, sociedad <negativamente globalizada>, cuyos miembros son las personas objetivamente más seguras en la historia de la humanidad y, así mismo, exhiben una adicción al miedo y una obsesión securitaria sin precedentes históricos. Nos acosan las enfermedades, las bacterias, las guerras, la naturaleza, la escasez de recursos, la moral descontrolada, todo amenaza nuestra existencia, aun siendo la sociedad más mimada y segura (materialmente) de la historia. Ya sea que lo veamos como un periodo de interregno o como una nueva era con vida propia, el tiempo presente está sustancialmente marcado por la velocidad a la que cambian las condiciones de actuación de los miembros de la sociedad, sin llegar nunca a consolidarse en hábitos y rutinas determinadas. La única certeza irrefutable es que vivimos un tiempo de absoluta incertidumbre en el que todo puede pasar, y que nos condena a una insoportable sensación de inseguridad existencial, y a un estado de extrema ansiedad. El optimismo radical y la promesa de una felicidad universal inherentes al <mito> del progreso, cedieron paso a expectativas que se encuentran en el polo opuesto, de carácter extremadamente distópico y fatalista. La inseguridad sobre el presente y la incertidumbre sobre el futuro se combustionan segundo a segundo para quitarnos el respiro y la esperanza de volver a gozar paz y descanso. Como dijo Nietzsche, “Aquí podríamos vivir puesto que aquí vivimos”. Las ocasiones de tener miedo son de las pocas cosas de las que nuestra época actual, tan carente de certeza, garantías y seguridad, no anda escasa. Los miedos son múltiples y variados, pero hay uno que sobresale: el temor a una catástrofe personal. El temor a ser un blanco seleccionado para el padecimiento de una condena personal. El temor a ser arrojado del interior de un vehículo que no cesa de acelerar, mientras el resto de viajeros –con sus cinturones de seguridad bien abrochados- no dejan de disfrutar cada vez más del viaje.

El temor a quedarse atrás. El temor a la <<exclusión>>. Y el derivado principal de este estado es una profunda ansiedad, para la cual hay todo tipo de soluciones ineficaces, según la edad, el género, la condición social, etcétera, del paciente. Para estar seguros que tales miedos no son producto de la imaginación o simplemente una sensación, disponemos de la destacada autoridad de los medios de comunicación, representantes visibles y tangibles de una realidad imposible de ver o tocar sin su ayuda. Lo que en ellos se muestra es real, y más importante aún, lo real es lo que aparece en ellos.

13020164_10154120951414461_76993862_n

Con ellos descubrimos, por ejemplo, que nuestras instituciones políticas –que se alzaron en un tiempo pretérito como los garantes de la seguridad de todos- forman un aparato ajustado al servicio del orden del egoísmo y que el principio de interpretación central de ese orden es el de la apuesta por el más fuerte, o sea, una apuesta por los ricos, por aquellos que gozan de la fortuna de ser ya ricos, pero, fundamentalmente, por aquellos con la aptitud, el tesón y la suerte de hacerse ricos.

¿Prueba la escena de la fiesta de música electrónica y su cruel desenlace la marca paradójica que ha sido una constante en la historia de América Latina, y que en la actualidad se profundiza cada vez más?

Debemos darnos cuenta que nuestra sociedad ya no está estructurada en función del ideal del progreso dirigido por el Estado paternal, sino que lo hace en su propio interior por medio de un galopante tribalismo. Ya no son las grandes instituciones las que marcan el sentido de la dinámica social, sino más bien pequeñas entidades, microgrupos, que emergen progresivamente en diferentes campos: sexuales, religiosos, deportivos, musicales, sectarios, etc. Así como las sociedades europeas emplean las actividades lúdicas, deportivas y culturales para ocultar su aburrimiento y desesperanza, las sociedades latinoamericanas enmascaran el sufrimiento y la desesperanza con una actitud contradictorial enmarcada en un ambiente de esperanza y fiesta, con una abundante energía dionisiaca. La fiesta como emblema no es solamente un exceso, también es una revuelta, una súbita inmersión en lo informe, en la vida pura. A través de la fiesta la sociedad se libera de las normas que se han impuesto (normas que no son más que un espectro), se burla de sus principios y leyes: se niega a sí misma. Con esta actitud se tapan los dos aspectos inmanentes de los latinoamericanos, la desesperanza y el sufrimiento. La posmodernidad está situada en una época de tragedia y no en un ambiente dramático. De hecho, en los países latinos yace una tendencia con carácter trágico. Lo trágico, a diferencia de lo dramático (característico de la sociedad europea), no busca superar el mal funcionamiento, el Mal o la imperfección, sino de vivir con éstos, realizar con todo esto lo mejor posible la vida de cada uno. Ya los antropólogos han mostrado que hay una relación entre lo trágico, la fiesta y la muerte, y al mismo tiempo una intensidad de la existencia.

drogas Screen Shot 2016-04-17 at 05.12.29

¿A esta altura cabe preguntarse, entonces, de qué mundo salen los jóvenes cuando ingresan “al mundo de las drogas”, que no puede ser, técnicamente, más que aquél mundo?

Aclarar que la psicología tiende a individualizar problemas generados socialmente no sería más que una triste anécdota, sino fuera que Argentina, según la OMS, cuenta con la mayor proporción de psicólogos en el mundo, 1 cada 600 habitantes. El segundo país de la lista es Dinamarca con la mitad de la proporción, y luego USA con 1 cada 2200. Uno de cada tres argentinos confirma haber hecho terapia, y el consumo de psicofármacos (ansiolíticos, pastillas inductoras del sueño, etc.) es muy elevado, ubicándonos en el nivel de consumo por habitante más alto después de EE.UU.

Según datos mundiales de la OMS en 2014, más de 450 millones de personas sufren de desórdenes mentales, cada 40 segundos una persona se suicida, casi 75% de las personas con trastornos mentales en los países en vías de desarrollo no reciben tratamiento, 1 de cada 4 personas sufrirá en algún momento de su vida un problema de salud mental, y la depresión es la principal causa de discapacidad afectando a más de 350 millones de personas. Respecto a América Latina, entre 19% y 24% de la población adulta sufre de algún trastorno mental, 65.000 personas se suicidan cada año, 7 de cada 10 adultos que tiene un trastorno mental no recibe tratamiento, 56% de las personas con esquizofrenia no reciben tratamiento, 80% de las personas con depresión o trastornos mentales derivados del alcohol no reciben tratamiento.

Cada vez hay más adolescentes que sufren depresión. Vastos estudios recientes indican un retroceso en el consumo de alcohol, tabaco, drogas y embarazos en adolescentes, aunque confirman que están crecientemente sujetos a una crisis de salud mental. La depresión en la niñez se empezó a reconocer hace sólo un par de décadas y de acuerdo a un informe de la OMS en 2014, se constituye como la principal causa de enfermedad y discapacidad de niños, niñas y adolescentes entre 10 y 19 años de edad. Aun así, la OMS no recomienda su tratamiento con antidepresivos. Sin embargo, otro estudio de la OMS publicado en la Revista Europea de Neuropsicofarmacología reflejó que entre 2005 y 2012, la costumbre de recetar antidepresivos en niños se incrementó a niveles alarmantes. El Director de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS, Shekhar Saxena, advierte que el uso de antidepresivos en niños y jóvenes preocupa por que se pueden estar prescribiendo sin motivos suficientes, y porque pueden ocasionar daños importantes.

ccbcce5dbb38ab15414ef615eb66a3bcbde6c110

Según la OMS y el CDC (Centro para el Control de las Enfermedades) 1,3 millones de adolescentes mueren en el mundo cada año, la mayoría por causas tratables o prevenibles. Los suicidios ocupan el segundo lugar luego de accidentes viales que es la principal. En América Latina los países con mayores índices de suicidio joven son en primer lugar Bolivia con 20,6 casos por cada 100.000 personas de población, segundo El Salvador con 17,6, tercero Chile con 16,5, cuarto Ecuador con 15,7 y quinto Argentina con 13,8. Bolivia, además, es el único país de la región que entra en el grupo de los 15 con más suicidios del mundo, y es el tercer país del mundo con el índice de suicidio más alto entre los niños de 5 a 14 años, solo precedido por Burundi y Mozambique. En Chile la tasa de suicidio entre las mujeres, en todos los grupos de edad, creció en un 98% entre los años 2000 y 2012. Vaya alegoría la del “momento prozac” o la del trago prozac. Los fármacos causan más sobredosis y más muertes que todas las drogas ilegales combinadas. Cada día en los Estados Unidos 2,500 adolescentes entre 12 y 17 años abusan por primera vez de medicación para el dolor recetada. Un 80% de los iniciados en heroína ha abusado anteriormente de medicación para el dolor recetada. (Es interesante ver “Out of Reach” un documental creado por un adolescente que desarrolla este tema). La promesa de la anulación del dolor extremo es siempre paroxística. Sea heroína, morfina, vicodín, fentanyl o meperdina, el consumo de drogas derivadas del opio viene creciendo de manera descomunal, tanto a través de drogas recetadas o ilegales. Un informe de la ONU reveló que existen en el mundo 32,4 millones de personas que son consumidores de opioides farmacéuticos u opiáceos, como la heroína. En 2014 la producción potencial mundial de opio alcanzó las 7.554 toneladas, el segundo nivel más alto desde la década de 1930, liderando en la producción Afganistán.

Las drogas opiáceas son de las más amenazantes de la actualidad en el mundo. El camino a la adicción es muy accesible (vía internet, anónimo, y puerta a puerta) y la probabilidad de sufrir una sobredosis de un día para otro es muy amplia. Más de 78 personas mueren por día en EE.UU. por opioides, con 18,893 por opioides analgésicos en 2014, y 10,574 por heroína el mismo año. Según los historiadores el consumo de drogas opiáceas se remonta a eras prehistóricas mediante la ingesta de té de opio. La morfina fue la primera droga opiácea utilizada mediante prescripción médica. Si bien difiere si se fuma, inyecta o ingiere, el consumo de los opiáceos analgésicos (opio, heroína, morfina, codeína, hidromorfona, oxicodona, meperdina, difenoxilate, hidrocodona, fentanyl, propoxifeno) provoca un torrente de placer intravenoso (que muchos comparan con un orgasmo) y una sumersión en una fase de sueño agradable en la que existe una <<ínfima sensibilidad al dolor>>. Actualmente las drogas opiáceas son las que registran una mayor cantidad de adictos, después del alcohol, y algunos sostienen que comparte el segundo lugar junto a la nicotina. Si bien el 90% son consumidores de pastillas para calmar el dolor, el consumo de heroína está experimentando un crecimiento escalofriante. La heroína es una de las drogas más agresivas y peligrosas de la humanidad, y al no estar regulada, su producción estuvo compuesta por innumerables cantidades de químicos llegando a comercializarse con sólo un 5% de pureza. Según la DEA hay diez veces más personas adictas a opiáceos con prescripción que a la heroína.

De acuerdo al Sedronar, los jóvenes comienzan a acercarse a las drogas a los 12 años. En cuatro años el consumo de drogas ilegales en los estudiantes de los colegios secundarios de la ciudad de Buenos Aires se duplicó. Del 12% de los jóvenes escolarizados que reconocieron en 2011 haber fumado marihuana al menos una vez, se pasó al 21% en 2014. El estudio realizado por el Ministerio de Desarrollo Social porteño señala que el 35% de los estudiantes consumidores de marihuana lo hace por lo menos diez días al mes, en tanto que un 12% lo hace en forma diaria. Un 15% de los que consumen cocaína (mismo segmento) presentan signos de adicción, mientras que el 12% de los consumidores de drogas sintéticas las ingieren más de diez días de cada mes. El consumo de alcohol alcanza un promedio de 11 días por mes, y un 29% de los estudiantes reconoció haber tomado distintas bebidas alcohólicas cuando se encontraba solo. Una persona muere <<cada 6 segundos>> en el mundo por el cigarrillo, según la OMS, lo que representa casi 6 millones de muertes al año, un Holocausto cada dos años (o tres según la estimación). De los 6 millones, 2 millones son por cáncer de pulmón, estimando que en 2030 la cifra llegará a más de 8 millones de fallecidos. El 40% de la población mundial de entre 15 y 65 años fuma. En Argentina se estima en un 27% de la población, lo que superaría los 9 millones de personas que consumen tabaco, de las cuales 3 millones fuman más de 25 cigarrillos por día. Lo más chocante es que cada año mueren 40.000 argentinos a causa del tabaquismo. El 44,5% de adolescentes de nuestro país probó fumar por primera vez entre los 12 y 13 años, en tanto un 21% lo hizo a los 11 años o menos. Se estima que el 15% del gasto en salud corresponde a enfermedades relacionadas con el tabaquismo activo y pasivo. Respirar humo de tabaco ajeno incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer y enfermedades respiratorias en aquellos que no fuman. De hecho, se calcula que de las 40,000 muertes anuales por tabaquismo, 6.000 corresponden a personas que nunca probaron un cigarrillo pero que estuvieron expuestas al humo de un fumador cercano.

De todos los tipos de cáncer, el de pulmón es el que tiene mayor mortalidad, aunque la Corte Suprema rechazó una demanda contra dos tabacaleras de familiares de un fumador que murió por cáncer de pulmón. En Argentina, 8 de cada 10 personas desconoce la gravedad del cáncer de pulmón. De venta libre y publicitados como estimulantes para quitar la fatiga, las bebidas energizantes suscitan graves peligros en adolescentes cuyo organismo está en permanente desarrollo, pudiendo provocar un shock cardíaco o neurológico poniendo en riesgo la vida, más aún si se lo mezcla con alcohol. De acuerdo al Sedronar, el 67% de los estudiantes secundarios ya lo probó alguna vez en la vida. En realidad, los argentinos son grandes consumidores de bebidas energizantes en función de su desesperante búsqueda de vitalidad. El 55,9% de los jóvenes de entre 13 y 14 años probó bebidas energizantes alguna vez. Estas bebidas poseen 80 mg de cafeína por cada lata de 250 ml. De unos 300 padres entrevistados por Focus Latin, el 40% dice que no habló ni alertó a sus hijos sobre el consumo de alcohol, y el 81% cree que sus hijos no consumen.

El profesor de Yale, Bill Deresiewicz, describe la generación presente de estudiantes superesforzados como la “oveja excelente”, caracterizada por un miedo al fracaso y sin ningún tipo de conocimiento sobre lo que va a pasar en el futuro. Probablemente teman que no haya futuro: las proyecciones de la OCDE para el mundo económico entre el presente y 2060 apuntan a un descrecimiento y casi un estancamiento en las economías avanzadas.

¿Estamos educando a los jóvenes para un mundo que ya no existe porque no logramos comprender el que se aproxima? Presionados para obtener los mejores resultados, las escuelas presionan a los estudiantes con la falsa certeza de que los resultados en los exámenes determinarán el resto de sus vidas. La ansiedad que les provoca a los jóvenes se transmite a sus padres, retroalimentándose sobre si mismos, en la medida en que los padres los presionan aún más, en muchos casos viendo en ellos un indicador de su propio valor. Las notas son consideradas una medida del nivel de los docentes y el colegio, cuando en realidad son una medida del nivel económico de la familia del estudiante. De hecho, Argentina es el país del mundo con la mayor distancia en calidad educativa entre el 20% más pobre y el 20% más rico de los alumnos. Las notas rankean, clasifican, y valorizan a los estudiantes, por medio de una ponderación que no es ni científica ni objetiva, y que los incorpora como objetos homogeneizados, y no como universos potenciales diferentes entre sí. Una de las tantas paradojas que se observan es la resistencia de los padres frente a los cambios pedagógicos de envergadura, ya que se rehúsan a que sus hijos conformen la camada de “conejillos de indias”. La repetición escolar no hace más que aumentar, alcanzando 1 de cada 10 estudiantes, y registrando su máximo entre primer y segundo año en un 15%. Cabe remarcar que la repetición es en muchas ocasiones seguida de deserción.

Y en tanto la “disrupción” no se produzca dentro del aula, continuará descomprimiéndose por fuera, como en las tantas revueltas de las que los estudiantes de Macedonia, Chile y el Nacional Buenos Aires son sólo un puñado de ejemplos. Lo que fuera que esté sucediendo dentro de nuestros colegios, nos posiciona en algunas mediciones como el país con peor clima escolar del mundo. Para la salud de nuestro ego cabe mencionar que hasta Finlandia retrocedió en los rankings. La educación vive la crisis más grande de su historia, y el debate está abierto, variopinto por cierto, ya que no se limita a la dicotomía de la que habló Noam Chomsky, entre la corriente que aboga por una educación edificada en las esencias (míticas) de la Ilustración,

o en la escuela del adoctrinamiento; abarca un rango de visiones que, cuanto mucho, son más de lo mismo. La especialista Agustina Blanco señala que la crisis se debe a que “en los últimos años se pasó a destinar del 3% a casi el 6% del PBI en educación, el tema es que la mayor parte va a salarios”. Para The Economist el principal motivo de la crisis educativa latinoamericana es que la región capta grandes cantidades de docentes de entre los egresados menos lucidos, los entrena pobremente y les paga entre el 10 y el 50% menos que otros profesionales. Una postura que recorre todo el globo es la que alarma respecto de la mutación de la educación en un negocio corporativo, y del retroceso en las escuelas públicas. El Ministro de Educación y Deportes de la Nación Argentina, quién aclaró que no envía a sus hijos a un colegio público porque opta por una educación religiosa, señaló hace un tiempo que en la Argentina hay 638.000 niños de 3 a 5 años que no van a la escuela. En una nota del 28 de febrero de 2014 publicada en su página personal, Bullrich desarrolla una detallada defensa frente a la acusación de la oposición política de que Macri está vaciando la escuela pública, enumerando una serie de acciones conectadas bajo el emblema de “llenar la escuela”. Lo que habría que preguntarle al Ministro es qué acciones puede implementar la Argentina para <<llenar la educación>> de <<sentido>>. En definitiva, podemos suponer que el <<acercamiento a Dios>> es un sentido que prefiere en forma personal para sus propios hijos. En un escrito presentado ante el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires el 21 de agosto de 2015, Amnistía Internacional advirtió que “la asignación de recursos destinados a escuelas primarias en los distritos más pobres, ha resultado en una oferta limitada en comparación con los distritos más ricos de la ciudad.” El 22 de diciembre del mismo año Clarín informó que más de 35 mil chicos pobres dejan la primaria cada año, 5,5% de los chicos en edad escolar viven en hacinamiento severo o en viviendas muy precarias, y 4,7% (medio millón) padece inseguridad alimentaria por problemas económicos y falta de ayuda social. El 21 de enero de este año Clarín daba cuenta de los jóvenes entre 15 y 24 años que no estudia ni trabaja, 1 de cada 5, el doble que hace 20 años, alcanzando los casi 900 mil en todo el país. Algunas de las soluciones propuestas son “el aula invertida”, donde el alumno lleva conocimiento a la escuela y no necesariamente lo extrae de allí (después de todo “los chicos tienen un instinto docente” según el neurocientífico Mariano Sigman); la “enseñanza tipo Yoda”, basada en una experiencia personalizada; la flexibilización del régimen de promoción, iniciativa propuesta para los colegios bajo la órbita de la UBA; calificación de los profesores por parte de los estudiantes, colegas, directivos y padres, propuesta por el kirchnerismo; flexibilizar el CBC en la UBA; método de premios y castigos propuesto por el Massismo; reemplazar al 6% de los peores maestros para triplicar el PBI, sugerido por Eric Hanushek; incentivar por Ley que se conviertan en maestros los mejores alumnos del colegio secundario; sucumbir en la irrelevancia a las carreras universitarias, como se planteó en el Global Education & Skills Forum en Dubai; o un cambio radical en la estructura educativa introduciendo métodos de aprendizaje basado en fenómenos , como está por comenzar a implementar Finlandia. Lo que uno extrae de todo esto es, como dijo el Rector de la UBA Alberto Barbieri cuando le preguntaron en La Nación respecto a eliminar el examen de ingreso a los colegios que dependen de la Universidad, que “todas las posibilidades están abiertas.”

¿Y los chicos que piensan? Con seguridad perciben que el modelo “estudia, ingresa a una empresa y asciende allí a lo largo de los años” es una leyenda del pasado, que el sistema educativo los prepara para el desempleo, y probablemente temen que crecerán más pobres que sus padres. Federico Pistono, un egresado de la Singularity University, está convencido que hace 2000 años teníamos la visión pero no las herramientas, y que hoy tenemos las herramientas pero no la visión. En función de esto, propone fijar como meta el pleno desempleo, dejando más y más trabajo en manos de robots y software, liberando nuestro tiempo para tareas más edificantes (si no puedes con tu enemigo…). Se repite en los medios que la generación Z visualiza un mundo donde no haya que ganarse la vida, donde la vida ya esté ganada, el trabajo pierda importancia, y el mayor desafío sea la búsqueda de la felicidad. El planteo de Pistono y los deseos de la Generación Z se cruzan en la quintaesencia de esta realidad. Ya hoy, el desempleo juvenil en el mundo duplica el desempleo de la población adulta. Algo que seguramente motiva a los jóvenes en USA para apoyar en masa a Bernie Sanders. Casi la mitad de los trabajos de hoy serán hechos por robots en 2035, y no podemos decir que nadie nos avisó, dado que ya en 1983, Wassily Leontief advirtió que el rol de los humanos como el factor de producción más importante está destinado a disminuir, de la misma manera que el rol de los caballos en la producción agropecuaria fue primero disminuido y luego eliminado por la introducción de los tractores. Según una nota de La Nación del 6 de diciembre de 2015, la mayoría de los trabajadores serán cuentapropista en 2040. Rohit Talwar expresó a The Guardian que los niños de hoy podrían terminar trabajando hasta los 100 años, atravesando 40 trabajos diferentes. También predice que entre el 30% y 80% de los trabajos que existen hoy desaparecerán en los próximos 10 a 20 años, en la medida que las empresas están invirtiendo cada vez más en automatización. Linda Gratton anticipa en su libro <El Cambio> que el mundo laboral del futuro se caracterizará por la fragmentación, el aislamiento y la exclusión. Alerta que no se están tomando precauciones para evitar que el mundo no se parta en dos, entre profesionales a la vanguardia de la tecnología demandados y bien pagos, y una masa de desempleados sin redención. Su dato de color señala que alrededor de la mitad de las empresas que figuren en el Fortune 500 Index en 2025 todavía no comenzaron a funcionar.

Y el futuro no nos embestirá únicamente con avances científicos y tecnológicos, nos enfrentaremos también a gravísimas cuestiones ambientales, escases de recursos naturales, crisis de salud pública, densidad poblacional, y violencia. Y frente a todo esto, no podemos culpar a los jóvenes de no tener esperanzas en la eficacia de un sistema-modelo inaugurado un poco en la catástrofe de Lisboa (1755) y otro tanto en la Revolución Francesa que 200 años más tarde produce 850 millones de personas que sufren de hambre, de las cuales 600 millones carecen de agua potable, y condiciona a 3 mil millones de personas (prácticamente la mitad de la población) a vivir con menos de us$ 2,5 por día. ¿Qué explicación le podemos dar a los jóvenes cuando se sienten desheredados del futuro, y cuando cuestionan cómo la humanidad en lugar de alcanzar un estado verdaderamente humano, se hunde en una nueva forma de barbarie, de la que ellos serán los protagonistas? ¿Cuánto tiempo más podemos distraerlos con nociones innecesarias como el crossfit mental, el brain training, la lista de hábitos que acercan al éxito, los nuevos tipos de inteligencia, la moda de la “garra” o de los “empleados difíciles”, el ingreso básico universal (IBU), entre otros? ¿Cuánto tiempo más antes de que crean de verdad que el único camino eficaz para hacer dinero es ser corrupto, como creen la mayoría de los argentinos según un estudio de la Universidad de Palermo y la consultora Gallup comentado por Infobae el 6 de Octubre de 2015?

¿Cuán cerca estamos de replicar a Gran Bretaña en la distribución de un folleto como parte de una campaña contra el extremismo, en el que se advierte que cuestionar al gobierno o las informaciones ofrecidas por los medios de comunicación, podría considerarse como signos de “radicalización” en los jóvenes?

Sea como sea, no existe un sustituto alguno a la educación y la autoeducación como medios con los que influir en el curso de los acontecimientos, que cuestione a la realidad, que remueva las conciencias y haga sentir culpable a la sociedad.

La generación Z (o en su denominación más reciente, K, por Katniss Everdeen) está creciendo en una era bajo la sombra del declive económico, inseguridad laboral, desigualdad creciente, falta de optimismo financiero, y amenaza a la existencia. Investigadores de la OMS a cargo de una investigación de adolescentes de 42 nacionalidades, reconocieron que lo que más los impactó fue la caída de satisfacción de vida en el rango de 11 a 15 años en todo el mundo. Esta generación vive una profunda ansiedad. El Centro de Control y Prevención de Enfermedades de USA informó que el 17% de los estudiantes secundarios ha considerado seriamente suicidarse. En Inglaterra se triplicó durante los últimos diez años la cantidad de adolescentes que se auto lesionaron. Esta generación desconfía mucho de las instituciones, tanto gubernamentales como privadas. Cuando se les pregunta que piensan de las corporaciones globales surgen palabras como explotación, egoísmo, arrogancia, codicia, engaño, y poco fiables. La obesidad es mayor en los varones, aunque las mujeres son más proclives a pensar que son gordas, con un cuarto de las adolescentes de 15 años estando a dieta. En Inglaterra 50% de las adolescentes y 25% de los varones se mostraron preocupados por su peso, niveles mayores que los promedios internacionales ubicados en 43% las chicas y 22% los chicos. En Argentina 60% de las patologías alimentarias que sufren los adolescentes responden a mandatos sociales, informó la fundadora de Aluba a Infobae. El 51,43% de los adolescentes siente temor por subir de peso y más del 33% está atemorizado por la posibilidad de ser gordo. En esos jóvenes se observa una conducta obsesiva y perfeccionista, y eso que no son, seguramente por su edad e intereses, espectadores de la sección “diosas” del portal Infobae. La ansiedad por el cuerpo y la imagen, el presente y el futuro, produce otra fuga a la que hay que prestarle mucha atención, que a diferencia de las drogas, utiliza a “los otros” y no a sí mismos, como única alternativa para poner el grito en el cielo. Como las dos niñas británicas que “sorprendieron” y “conmocionaron” a los ingleses al infligirle más de 100 heridas durante 7 horas de tortura a una mujer alcohólica, y enviar fotos de su cara ensangrentada por Snapchat; o la masacre de Sandy Hook donde un adolescente de 20 años asesinó a 20 niños y 6 adultos; o el mexicano de 14 años contratado por Facebook para cometer un asesinato por el que cobró us$ 1,900; o Hamza, hijo de Osama Bin Laden, denominado por los suyos como “el príncipe de la corona del terror”, que con 20 años es el candidato potencial a liderar la red terrorista especialmente luego de enviar un mensaje incitando a atacar Londres, EEUU, y sus aliados; o los “cachorros de león” en Turquía, niños que son entrenados por el Estado Islámico con una clase de “decapitación de muñeca”; o los 20 estudiantes de la escuela número 19 de Moreno que golpearon violentamente a una compañera de 13 años a raíz de un post en Facebook. Prestarle atención en toda su dimensión, incluyendo la exposición a la violencia que ofrecen muchos juegos virtuales, que según varios analistas estaría influyendo intensamente en la mentalidad de los adolescentes. De hecho, María José Ferrari del Grupo Planeta nos reveló hace poco que los géneros que lideran el mercado de la literatura juvenil son el fantasy y las distopías. Y si la <fuga> de la ansiedad y depresión no es simbólica, se vuelve real, como los 6047 casos de menores argentinos extraviados de sus hogares durante 2014, un 8,31% más que al año anterior, de los cuales el 84,6% entre 12 y 17 años se fuga por <<voluntad propia>>. O como el millón de “aislados”(Hikikomori) en Japón, que a la inversa, son adolescentes que abandonan la sociedad y se encierran en sus casas, en ocasiones durante décadas. Atención que debe extenderse incluso a los crecientes ejemplos de llamamiento a las diosas Erinias, como el Gobierno de Catamarca, que en su página de Facebook anunció la apertura de la inscripción para el “reclutamiento” de niños entre 6 y 14 años para conformar una “policía infantil”, o como la Universidad de Texas que autorizó la portación de armas a sus estudiantes; al régimen penal juvenil; a las medidas improvisadas de último momento, como la elevación de la edad de uso digital con consentimiento de 13 a 16 años para los adolescentes europeos; y a hasta las publicidades de las compañías farmacéuticas que persuaden a padres y jóvenes de consumir sustancias “seguras”, <<populares>>, y “beneficiosas” para calmar la tensión provocada por el colegio, como Adderall y Xanax.

Según una encuesta de Microsoft, el 40% de los adolescentes argentinos está conectado a Internet las 24 horas, y sólo el 10% menos de tres horas diarias. La especialista Roxana Morduchowicz sostiene que para los adolescentes “las pantallas son su vida”, y que “necesitan estar conectados todo el día, necesitan saber que están comunicados, en permanente contacto con amigos.” Será por ello que, según otro estudio, Facebook es lo primero que ven cuando se levantan, y lo último que chequean cuando se van a dormir. A pesar de que la modelo australiana y <<estrella de Instagram>> Essena O´Neill confesó a sus seguidores que había manipulado las fotos solo para gustar y que “las redes no son la vida real”, la modelo británica Stina Sanders perdió 5,000 de sus seguidores cuando, siguiendo el impulso profano de Essena, posteó una seguidilla de fotos caseras y sin maquillaje, suum cuique!. Por lo visto, ser un <<influencer>> es una actividad sujeta a una regla de oro: no alterar el molde que que representa la última esperanza de los influenciados, o del hedonismo juvenil se elevará una rebelión paroxística que te aplastará. Es que la atención de los jóvenes está muy bien sincronizada con la oferta pletórica dirigida a ellos, que incluye consejos y reyes o reinas a admirar, como la “nena genio con más coeficiente intelectual que A. Einstein”, o la moda de los “yuccies” que desplazaron a los “hípsters”, o el manual de “como copar las pistas”, o “el auto cool para la generación Z”, o que “ser original también es un valor” (ya no una virtud!), o que “los youtubers son la generación que llegó para conquistar el mundo” (que sería equivalente a pensar que <<el mundo será conquistado por youtubers>>), o la lista de los jóvenes entre 20-35 más poderosos del planeta (Kim Jong-Un, Justin Bieber, Lady Gaga, Beyoncé, Kim Kardashian, Mohammed bin Salman, Ekaterina Tikhonava, Neymar, Lupita Nyong’o, Mark Zuckerberg), o el “nuevo rey de la generación Z que con apenas 18 años ya se consolidó como el principal “influencer” de los veinteañeros en New York”. Este joven, Luka Sabbat, “se convirtió en un ícono absoluto de la moda joven y la gran mayoría de la generación z de New York quiere parecerse a él.” Entre sus logros se destaca su look estilo “Jimi Hendrix” (ya es llamado el J.H. del siglo XXI), ser vestido por Tom Ford, salir en la tapa de Vogue, ser una de las personalidades de Adidas, ser amigo de Kanye West, y tener 66 mil seguidores en Twitter y 194 mil en Instagram.

El “It Boy” del momento sentencia: “Cuando eres un chico, hay dos caminos que puedes seguir: ser un influencer o ser influenciado. Sos un líder o un seguidor.”

Las drogas actúan como represores (y a la vez exutorios) de la sensación de ansiedad, aquella que es provocada por un presente anomico y un futuro indómito.

La vida quizá no vale nada pero, ya sabemos, nada vale la vida. Lo trágico nos obliga a pensar esta paradoja. Paradoja infranqueable en cuanto a que, más allá de las ideologías tranquilizadoras sobre la perfectibilidad del hombre y de la sociedad, más allá de las múltiples ilusiones de todo género que formaron el progresismo occidental, apela a una lucidez fortificante incitando a vivir su muerte de todos los días, lo que, después de todo, es una buen manera de vivir la vida que nos tocó. Integrar homeopáticamente la muerte es el mejor medio de protegerse o, al menos, de sacar provecho. (M. Maffesoli). Después de todo, fata viam invenient.

Respecto de la frenética búsqueda de un victimario.

Lo que se activa en circunstancias como los fallecimientos en la Time Warp, la guerra contra el narcotráfico, y los linchamientos públicos a perpetradores cazados, es el <<deseo mimético>>, que René Girard explica como una disposición continua de los seres humanos a imitarse recíprocamente en su calidad de rivales que compiten por el mismo objeto, en un círculo creciente de violencia. La violencia crece hasta que se produce la unión de todos los antagonistas contra un solo individuo o grupo. Aquí entra en juego el mecanismo victimario, la acción sacrificial de todos contra uno solo que es ubicado en el lugar del chivo expiatorio, de forma que se <<reestablezca el orden>>, y así la víctima se convierta en ley y rito. Al explicar esto, René Girard obviamente se refiere a las víctimas sacrificadas como los explotados, oprimidos, excluidos, desocupados, y hambrientos, entre otros. Es fácil suponer la existencia de violencia mimética en los casos mencionados arriba, dado que existe un objeto pretendido (el “orden social”), un victimario sacrificado que también es víctima porque emerge de la misma sociedad que lo sacrifica, y una sociedad que actúa bajo la ideología de un sistema social autónomo y fatalmente autoregulado por sacrificios humanos. La revelación cristiana desvela el mecanismo victimario en la raíz de toda cultura. Cristo sitúa a la humanidad ante una alternativa terrible: o renunciar a su violencia o correr el riesgo de autodestruirse. La elección que hemos hecho es evidente. El Apocalipsis se constituye como el rechazo al “ofrecimiento del Reino”. Es absolutamente necesario que las víctimas sean consideradas culpables para que el fenómeno victimario funcione. El conocimiento que tenemos de la inocencia de Cristo denuncia el proceso de desconocimiento mediante el cual cada cual se convence de que la víctima es culpable. El tema es que los hombres tendrán cada vez menos exutorio para su violencia, y por eso todos los días nos acercamos lo que Clausewitz llamó <<el ascenso de los extremos>> (harina de otro costal). Estamos hablando de un deseo violento basado en la envidia, los celos y el odio impotente. Los tiempos que corren son de tal gravedad, complejidad y urgencia, que estamos obligados a cambiar radicalmente nuestros modos de pensamiento, ya que todo lo que nos ocurre como sociedad es consecuencia de nuestros actos como sociedad. ¿Cómo es posible que los hombres tengan textos que anuncian el apocalipsis, que no se los crean, y que hagan todo lo posible para conseguir que suceda?

“Esta Nación enfrenta una gran crisis en términos del incremento en el uso de drogas, particularmente entre los jóvenes”, argumentó Nixon hace 45 años cuando firmó el “Comprehensive Drug Abuse Prevention and Control Act”. Luego dijo que el abuso de drogas era el enemigo público número 1 en los Estados Unidos, y que en función de enfrentar y vencer este enemigo, era necesario librar una nueva y suprema ofensiva. No cabe duda de que así lo hicieron, aunque logrando un supremo fracaso. Más de us$ 1 trillion ha costado la guerra pírrica contra las drogas. En cuarenta años EEUU gastó u$ 20 billones para luchar contra las bandas narcos fuera del país, u$ 33 billones en campañas tipo “just say no”, u$ 49 billones en las fuerzas de seguridad nacionales que participan de esta guerra, y u$ 121 billones para arrestar más de 37 millones de delincuentes no violentos, cerca de 10 millones por posesión de marihuana.

Vastos estudios prueban que la encarcelación provoca mayor abuso de drogas, aunque el Fiscal Javier de Luca recibió planteos críticos cuando manifestó que pedirle a la pareja de un preso que no le suministre droga es inhumano (marihuana y diazepam en este caso), como Infobae que tildó de “insólitos” sus argumentos.

Más de 100,000 personas murieron en México producto de la guerra contra el narcotráfico desde 2006, más de 200,000 estudiantes en EEUU perdieron la elegibilidad para asistencia financiera producto de condenas por drogas, 47,055 personas murieron en EEUU durante 2014 por sobredosis, y la recaudación impositiva que la legalización de drogas acarrearía anualmente en impuestos se compara a la del alcohol y el tabaco: u$ 46.7 billones. La industria de provisión de drogas ilegales asciende a más de u$ 320 billones. Un informe de la ONU del 2015 estimó que 246 millones de personas consumieron una droga ilícita en 2013, de los cuales sólo 27 millones son considerados consumidores problemáticos.

El 25 de febrero de 2015 Andrés Picone, Director del Centro de Recuperación para Adictos “Creer es Crear”, denunciaba ante la opinión pública que su fundación, al igual que otros centros de ayuda similar, está saturada. “Faltan recursos para que el Estado se pueda abocar a esta problemática y haya más centros de recuperación. <<Estamos recibiendo demasiados chicos en situación de calle, arruinados por las drogas>>”.

De acuerdo a la Comisión Provincial por la Memoria, los 619 jóvenes que están en los 27 centros cerrados bonaerenses viven una “situación carcelaria” aun cuando la ley no permite que los menores de edad estén presos. En su informe, el CPM advierte que “existe una ausencia total del <<acceso a derechos>> y de la posibilidad de pensar proyectos de vida que potencien sus posibilidades de transformación, de hecho, sólo cuentan con tres horas semanales para ver a sus familiares en las que tienen prohibido ir al baño (a no tomar mate!). Los centros son verdaderas cárceles para niños y niñas.” “El Estado llega cuando es demasiado tarde” admitió Pilar Molina, Directora Organismo Provincial de Niñez y Adolescencia.

La actualidad ilustra a más no poder la vida real, sin embargo, continúa siendo malinterpretada por quienes tienen el poder de decir, quienes tienen el monopolio legítimo de la palabra, los que se sienten responsables de la sociedad.

En una entrevista al programa Intrusos, la Dra. Mariana Lestelle resalta que “la droga no da talento”, y que “tenemos muchos ejemplos públicos de gente talentosa que ha consumido droga que si no terminaba en un hospital, terminaba muerta.” Cuando dice lo primero, sería válido interpretarlo como que las drogas no son autotélicas, es decir, que no tienen en sí mismas la justificación de su propio fin, debido a que no están compuestas con dosis de talento; y cuando dice lo segundo, sería válido interpretarlo como que las drogas si son autotélicas, dado que cargan con la muerte. Más allá de esta aparente paradoja, lo que a esta altura está harto probado por las experiencias históricas y las evidencias concretas, es que la <<justificación>> de drogarse es exógena a la acción de drogarse, o sea, es exógena al sujeto, quien sólo representa la necesidad. En la misma entrevista manifiesta que “le preocupa que en un determinado nivel cultural haya tanta ignorancia de lo que es esto como enfermedad”, y Rial cuenta que la Dra. le explicó que más allá de la rinoscopia (en referencia al Moriagate) hay otra manera de saber sobre la adicción de alguien: el estilo de vida, la manera de manejarse, la historia, un montón de cosas que él obviamente desconocía, agregó.

En una nota al sitio perfil.com, la Dra. se opone con claridad a la legalización de las drogas, expresando su consternación sobre la practicidad de dicho cambio de paradigma, en función de cuestiones como si la fabricaría algún laboratorio de renombre, uno que fabrique antibióticos; si el ANMAT tendría que aprobarlas sabiendo que son de efectos nocivos; si las prescribiría un médico; si se venderían con triple receta archivada; y si los narcotraficantes comprarían los laboratorios. Luego nos interpela como sociedad a “no caer en la ilusión de pensar que legalizar terminaría con el narcotráfico”. Y tiene razón, en tanto querramos torcer la realidad con los mismos métodos que la constituyen, y en tanto nos convenzamos de que es un pensamiento ilusorio porque se enfrentaría a obstáculos que no son más que ilusorios.

Los factores entrópicos no son las drogas, son otros. El consumo de drogas son uno de los tantos efectos colaterales de la base social entrópica que los suscita, como lo es el consumo abusivo de alcohol, cigarrillos, drogas legales, como lo es el consumismo, y el rompimiento de los lazos sociales, aquellos que justamente resultarían tremendamente útiles para contrarrestar la base social entrópica de la que venimos hablando. Base social cuya responsabilidad es exclusiva de la sociedad que se pone en el lugar de víctima, que transforma a la víctima en victimario, y que pone al tercero en discordia, el narcotráfico, en el rol de un telonero cuyo protagonismo se ha expandido a niveles cínicos. Enfrascados en retórica, estrategias electorales, e ignorancia, los paladines de la política, o sea, los propietarios de iure de la sociedad, continúan pronunciando las estrofas míticas sobre el progreso, la democracia y la libertad, pasando por alto lo obsoleto de su discurso y de su acción, y profundizando la ya de por sí record distancia entre la notabilidad instituida y la anomia instituyente. O, al menos, las evidencias históricas nos incitan a desconfiar de propuestas como una política criminal más punitiva, desfederalizar la lucha contra las drogas, la cazería de narcopolíticos, un aumento de la estrictez, o <<echar>> al narcotráfico del país.

El emblema “o la droga o nuestros jóvenes” (y sus acciones derivadas) elevado por Mauricio Macri, ya ha cosechado el voto de confianza del titular del Sedronar, quien expresó que “el Presidente ha puesto el tema de la droga en la agenda pública”.

Lo que cabe preguntarle a nuestro presidente es cuán bien nos puede ir si intentamos “echar” del país a una industria que maneja más de 320 mil millones de dólares y que no acostumbra precisamente a acatar órdenes, sobre todo si utilizamos <<recetas>> que no le han funcionado ni a la nación más poderosa del mundo a lo largo de más de cuatro décadas. No vaya a ser que estemos tomándonos en serio el consejo que le dio Obama a los jóvenes británicos en su última visita, al decirles que tengan una mirada más optimista de la historia y que no se sientan decepcionados si las cosas no resultan como esperaban. Después de todo, Obama se estaba hablando a sí mismo.

También podríamos preguntarle a Mauricio si la dicotomía, jóvenes o drogas, no habría que pensarla como una vinculación inmanente entre los jóvenes y las drogas. Para el caso, reflexionemos en el ejemplo que nos dan los propietarios de facto de la sociedad, como Facebook, cuyos usuarios jóvenes son absolutamente elocuentes respecto a esa inmanencia que viven, como la adolescente que le dijo a la autora del libro American Girls “las redes sociales nos están destruyendo la vida”, y ante la pregunta de Nancy Jo Sales “¿Por qué no las dejan?”, la adolescente sentenció: “Porque no tendríamos más vida”.

Tal vez deberíamos como individuos librarnos de nuestros prejuicios, o al menos ignorarlos por un rato, y dudar de las ideas convencionales, esas que no cuestionan nada, mojigatas, beatería política, que se remiten unas a otras. Se trata de cuestionar un discurso que ignora que el rey está desnudo, que, como dijo Hannah Arendt, no revela lo que es, sino que lo barre debajo de la alfombra”, y “esas exhortaciones (morales o de otro tipo) que, bajo el pretexto de sostener viejas verdades, degradan toda verdad a una trivialidad sin sentido”. La conversión romántica le cabe tanto a la víctima como a los verdaderos victimarios, integrantes todos de la sociedad. Y en esa conversión sólo pueden yacer nuestras esperanzas, porque la vida está en todas partes salvo en las instituciones.

Eso sí, si lo vamos a hacer, que no se demore más, no sea que cuando nos empecemos a alejar del desvío, ya sea post festum.


LOVEARTNOTPEOPLE

Reflexiones propias sobre la muerte del ex presidente Néstor Carlos Kirchner 1950 – 2010 (debate)

Fotos de Romina Yan imágenesI encontradas:Mirá estas Romina Yan images:

Reflexiones propias sobre la muerte del ex presidente Néstor Carlos Kirchner 1950 – 2010 (debate)
Romina Yan
Quienes digan solo "lindas palabras" o algo similar, dejarán por sentado que no lo leyeron

I

Ignorantes aquellos que digan que soy oficialista. Disto mucho de serlo. Son aquellos ignorantes que siempre están preparados para voltear a un gobierno, con cacerolas o palabras baratas, sin sentido constructivo de argumento. Son aquellos inmorales e ignorantes de conocimiento político, quienes nunca participaron siquiera de una simple juntada barrial pero que están preparados a lo fácil, escondiendo bajo sus mangas una faceta fascista y discriminativa hacia la propia democracia. Lo voté en 2003 y no me arrepiento de ello. Lo prefería mil veces antes que al innombrable (para no tener que tocarme el huevo izquierdo). Siempre decía que estábamos mejor con Néstor (más de uno me habrá leído). Por el contrario, no me gustó cuando asumió Cristina. Muchos dicen que son lo mismo. Pero no.. no para mí. Por ej. entre Ciudad y Nación hubo una diferencia, lo bien que ambas jurisdicciones se llevaban cuando Ibarra en la Ciudad y Néstor en Nación se juntaban a dialogar, sin confrontar. Caso contrario sucede con los opuestos que hoy gobiernan ambas jurisdicciones. Del ejemplo de Néstor e Ibarra tenemos que valernos, para tratar de volver a esas pequeñas relaciones que llevaron a la construcción de las insitituciones, de la democracia (exceptuando lo de Cromañón.. porque bien pudo haberle pasado a Telerman, a Macri, a Olivera o a De La Rúa cuando era Jefe de Gobierno). Si bien con Alfonsín volvimos a la democracia, con Néstor volvimos al diálogo y a la diversidad política. Porque antes, parecía una cuestión privada todo lo que tenía que ver con la política, en la que el pueblo no podía participar. Hoy, gracias a él y a unos cuantos que lo siguieron (no solo ideológicamente, valga la redundancia), hay participación y vamos rumbo a eso. Que digan lo que quieran los pesimistas que tienden a tirar abajo un gobierno.
Por otro lado, es difícil criticar a un político el día de su muerte. Prácticamente no hay fuerzas para ello y por el contrario, se tiende a respetarlo, que es lo mínimo que podemos hacer, desde nuestro lugar, por ética y moral. Despedir a un adversario sería lo más inteligente y sabio que podemos hacer de nuestra parte. Pero de ahí a festejar la muerte de alguien, por ej. tocando la bocina del auto, me parece muy bajo y lamentable, retrógrado e infantil y perdón por lo que voy a decir, pero me parece hasta un acto de pelotudez potenciado y elevado al cuadrado. Esa gente merece ser desterrada de nuestro país. Contaminan el porvenir de una Nación. Emanan olor a podrido demostrando tinieblas y miedo en las profundidades de sus almas. Nos guste o no, un ex presidente merece el respeto de todos. La investidura presidencial estuvo muy vapuleada en la Argentina y eso, hay que cambiarlo (fue una de las frases que dijo estos días el ex presidente De La Rúa, al referirse a Néstor Kirchner). Para seguir un proyecto de país y no volver a lo de antes, hay que estar unidos pero a la vez, atentos, siguiendo los ideales de cada uno y respetando al otro, sin confrontar, debatiendo y tratando de llegar a un consenso maduro.
La muerte de Kirchner quizá fue una señal de que debemos estar más unidos, porque así es cada vez que muere alguien importante en el país. Murió porque dejó su salud de lado. Como todo Tigre (y lo digo porque Néstor era del año del Tigre en el horóscopo chino, ej: 1950 – 1962 – 1974 – 1986 – 1998 – 2010 – 2022 – etc), tiende a ser una fiera en todo y luego, así termina, devastado por sus propias acciones. Y no es casualidad que haya muerto en su propio año chino. Otro "Tigre" que murió hace poco fue Romina Yan (1974). Otro? Fernando Peña (1962).. que me dicen? Creo que en estos términos, debemos ser Open Mind para comprender mejor el significado de la vida. Digo esto porque todo, tiene que ver con todo. Todo encaja en un rompecabezas que evidentemente, pocos entienden y por eso el ser humano, ignorante de la sabiduría con la cual nació y luego desgeneró, producto del condicionamiento religioso y educativo en la que está sumergido y dependiente, cegado por el sistema corrupto de valores, heredado desde hace siglos, tiende a cometer los mismos errores.
La muerte libera a los represores de su castigo. El mejor castigo, para ellos, es la prisión, la condena. Y estoy hablando de los dictadores que ocuparon el poder entre 1976 y 1983. Por el contrario, la muerte no es igual ni "la salvación" para aquellos que sacaron al país adelante de la crisis atravesada durante el 2001 – 2002 y para aquellos que le devolvieron la democracia, en 1983. Las gracias, también, se la debemos a Roberto Lavagna, a quien voté en 2007 como presidente. Seguro nadie lo reconoce hoy. Pero cuando muera, como el ser humano es tan hipócrita, homenajearemos sus acciones, algo que debería hacerse cuando los "próceres" están en vida. Cara a cara y no escondido en un cajón, dejándolos sin derecho a expresarse.

No se pierdan el video de Lanata sobre la muerte de Kirchner: www.youtube.com/watch?v=Ik-Gde__LSs
Saquen sus propias conclusiones.

I

Texto: Propio.
Foto: Propia (cualquier copia o reproducción requiere del previo permiso y/o consulta al autor).
Si algún medio importante quiere la foto (sin marcas), puede pedírmela por correo a [email protected]
Si no contesto la petición de las fotos, quiere decir que no estoy interesado en la oferta (petición válida solo para aquellos que residan en Capital Federal y alrededores).

I

=========================================================================
Para comentar aquí debes agregarme como contacto y luego cuando me conecte agregarte (si te preguntas porque hago esto consultame por privado)

Si sos nuevo en Flickr y te haces una cuenta para agregarme y así poder comentar, indicame quien sos o a que grupo u organización perteneces por Flickrcorreo porque no agrego a los no identificados o anónimos que no tengan fotos en su haber.
________________________________________________________________________
To comment here you must add me as a contact

Romina Yan

Reflexiones sobre el libro “Derecho Internacional Público”, del doctor Juan Antonio Travieso -Piedra y camino-

Algunas fotos Monica Gutierrez imágenes:

Reflexiones sobre el libro “Derecho Internacional Público”, del doctor Juan Antonio Travieso -Piedra y camino-
Monica Gutierrez
Sesión académica a cargo de Hortensia D. T. Gutiérrez Posse, Mónica Pinto, Lilian del Castillo y Silvina González Napolitano
Moderador: Marcos Nelio Mollar
Organizada por el Instituto de Derecho Internacional
Monica Gutierrez
IMG_6415
Monica Gutierrez

Monica Gutierrez
IMG_6536
Monica Gutierrez

Monica Gutierrez

Mujeres Inmaduras VS Mujeres Maduras. Que mujer eres tu, reflexiones de amor.

Suscribete a: ReygandVideos, poemas, reflexiones, historias y mucho mas Mujeres Inmaduras VS Mujeres Maduras. Que mujer eres tu, reflexiones de amor. Las muj…
Video Rating: 4 / 5

VIDEOS DEL CANAL:bolito1960 CHICAS MIX:https://www.youtube.com/watch?v=o85IuLkM6Q4 CHICAS LATINAS:https://www.youtube.com/watch?v=N7yjkhpZh3w CHICAS EN ALICA…
Video Rating: 3 / 5

Reflexiones propias sobre la muerte del ex presidente Néstor Carlos Kirchner 1950 – 2010 (debate)

Fotos de Romina Yan imágenesI encontradas:Mirá estas Romina Yan images:

Reflexiones propias sobre la muerte del ex presidente Néstor Carlos Kirchner 1950 – 2010 (debate)
Romina Yan
Quienes digan solo "lindas palabras" o algo similar, dejarán por sentado que no lo leyeron

I

Ignorantes aquellos que digan que soy oficialista. Disto mucho de serlo. Son aquellos ignorantes que siempre están preparados para voltear a un gobierno, con cacerolas o palabras baratas, sin sentido constructivo de argumento. Son aquellos inmorales e ignorantes de conocimiento político, quienes nunca participaron siquiera de una simple juntada barrial pero que están preparados a lo fácil, escondiendo bajo sus mangas una faceta fascista y discriminativa hacia la propia democracia. Lo voté en 2003 y no me arrepiento de ello. Lo prefería mil veces antes que al innombrable (para no tener que tocarme el huevo izquierdo). Siempre decía que estábamos mejor con Néstor (más de uno me habrá leído). Por el contrario, no me gustó cuando asumió Cristina. Muchos dicen que son lo mismo. Pero no.. no para mí. Por ej. entre Ciudad y Nación hubo una diferencia, lo bien que ambas jurisdicciones se llevaban cuando Ibarra en la Ciudad y Néstor en Nación se juntaban a dialogar, sin confrontar. Caso contrario sucede con los opuestos que hoy gobiernan ambas jurisdicciones. Del ejemplo de Néstor e Ibarra tenemos que valernos, para tratar de volver a esas pequeñas relaciones que llevaron a la construcción de las insitituciones, de la democracia (exceptuando lo de Cromañón.. porque bien pudo haberle pasado a Telerman, a Macri, a Olivera o a De La Rúa cuando era Jefe de Gobierno). Si bien con Alfonsín volvimos a la democracia, con Néstor volvimos al diálogo y a la diversidad política. Porque antes, parecía una cuestión privada todo lo que tenía que ver con la política, en la que el pueblo no podía participar. Hoy, gracias a él y a unos cuantos que lo siguieron (no solo ideológicamente, valga la redundancia), hay participación y vamos rumbo a eso. Que digan lo que quieran los pesimistas que tienden a tirar abajo un gobierno.
Por otro lado, es difícil criticar a un político el día de su muerte. Prácticamente no hay fuerzas para ello y por el contrario, se tiende a respetarlo, que es lo mínimo que podemos hacer, desde nuestro lugar, por ética y moral. Despedir a un adversario sería lo más inteligente y sabio que podemos hacer de nuestra parte. Pero de ahí a festejar la muerte de alguien, por ej. tocando la bocina del auto, me parece muy bajo y lamentable, retrógrado e infantil y perdón por lo que voy a decir, pero me parece hasta un acto de pelotudez potenciado y elevado al cuadrado. Esa gente merece ser desterrada de nuestro país. Contaminan el porvenir de una Nación. Emanan olor a podrido demostrando tinieblas y miedo en las profundidades de sus almas. Nos guste o no, un ex presidente merece el respeto de todos. La investidura presidencial estuvo muy vapuleada en la Argentina y eso, hay que cambiarlo (fue una de las frases que dijo estos días el ex presidente De La Rúa, al referirse a Néstor Kirchner). Para seguir un proyecto de país y no volver a lo de antes, hay que estar unidos pero a la vez, atentos, siguiendo los ideales de cada uno y respetando al otro, sin confrontar, debatiendo y tratando de llegar a un consenso maduro.
La muerte de Kirchner quizá fue una señal de que debemos estar más unidos, porque así es cada vez que muere alguien importante en el país. Murió porque dejó su salud de lado. Como todo Tigre (y lo digo porque Néstor era del año del Tigre en el horóscopo chino, ej: 1950 – 1962 – 1974 – 1986 – 1998 – 2010 – 2022 – etc), tiende a ser una fiera en todo y luego, así termina, devastado por sus propias acciones. Y no es casualidad que haya muerto en su propio año chino. Otro "Tigre" que murió hace poco fue Romina Yan (1974). Otro? Fernando Peña (1962).. que me dicen? Creo que en estos términos, debemos ser Open Mind para comprender mejor el significado de la vida. Digo esto porque todo, tiene que ver con todo. Todo encaja en un rompecabezas que evidentemente, pocos entienden y por eso el ser humano, ignorante de la sabiduría con la cual nació y luego desgeneró, producto del condicionamiento religioso y educativo en la que está sumergido y dependiente, cegado por el sistema corrupto de valores, heredado desde hace siglos, tiende a cometer los mismos errores.
La muerte libera a los represores de su castigo. El mejor castigo, para ellos, es la prisión, la condena. Y estoy hablando de los dictadores que ocuparon el poder entre 1976 y 1983. Por el contrario, la muerte no es igual ni "la salvación" para aquellos que sacaron al país adelante de la crisis atravesada durante el 2001 – 2002 y para aquellos que le devolvieron la democracia, en 1983. Las gracias, también, se la debemos a Roberto Lavagna, a quien voté en 2007 como presidente. Seguro nadie lo reconoce hoy. Pero cuando muera, como el ser humano es tan hipócrita, homenajearemos sus acciones, algo que debería hacerse cuando los "próceres" están en vida. Cara a cara y no escondido en un cajón, dejándolos sin derecho a expresarse.

No se pierdan el video de Lanata sobre la muerte de Kirchner: www.youtube.com/watch?v=Ik-Gde__LSs
Saquen sus propias conclusiones.

I

Texto: Propio.
Foto: Propia (cualquier copia o reproducción requiere del previo permiso y/o consulta al autor).
Si algún medio importante quiere la foto (sin marcas), puede pedírmela por correo a [email protected]
Si no contesto la petición de las fotos, quiere decir que no estoy interesado en la oferta (petición válida solo para aquellos que residan en Capital Federal y alrededores).

I

=========================================================================
Para comentar aquí debes agregarme como contacto y luego cuando me conecte agregarte (si te preguntas porque hago esto consultame por privado)

Si sos nuevo en Flickr y te haces una cuenta para agregarme y así poder comentar, indicame quien sos o a que grupo u organización perteneces por Flickrcorreo porque no agrego a los no identificados o anónimos que no tengan fotos en su haber.
________________________________________________________________________
To comment here you must add me as a contact

Romina Yan
Flyer Gig Prisioneros Verdes
Romina Yan
En el flyer Mauricio Makri, Alicia Michetti y el "Fino Palacios" presentando su nueva banda tributo llamada "TURBIONEGRO".
El cierre esta a kargo de la "Yan", ke desde la ultratumba se hizo presente para hacer el "Aguante".
Romina is dead… CRIS MORENA YOURE NEXT!!!

"Las distorsiones introducidas en los elementos tergiversados deben ser tan simples como sea posible, ya que la fuerza principal de una tergiversación está en la afinidad directa con la conciencia o en la vaga recreación de los contextos originales de los elementos. Esto es bien conocido. Permitidme simplemente anotar que si esta dependencia de la memoria implica que uno debe contar con el público antes de idear un desvío, esto es sólo un caso particular de una ley general que no gobierna sólo el desvío, sino cualquier otra forma de acción en el mundo. La idea de expresión pura, absoluta, está muerta; sobrevive sólo temporalmente en forma de parodia tanto como nuestros otros enemigos sobreviven. "

Métodos de tergiversación

Guy Debord y Gil J. Wolman

Detounement.
Romina Yan